Menú

El clásico vuelve a destapar el lado oscuro de Messi

En el terreno de juego apenas le salió nada. Luego, tras el partido, protagonizó dos feos incidentes que no le dejan en muy buen lugar.

0
En el terreno de juego apenas le salió nada. Luego, tras el partido, protagonizó dos feos incidentes que no le dejan en muy buen lugar.

Nadie duda de la calidad de Leo Messi, considerado por muchos como el mejor futbolista del mundo e incluso de la historia. Ahí están sus números, de nuevo brutales esta temporada, con 33 tantos en Liga y nueve marcados en este mes de enero. Una auténtica burrada. ¿Que Cristiano Ronaldo marca tres goles en un partido? Pues él hace cuatro. Es el eterno pique entre las dos bestias del orbe futbolístico.

Después de su póquer al Osasuna (5-1), llegaba el rosarino dispuesto a comerse otra vez el Santiago Bernabéu, donde ha firmado grandes gestas. Suele crecerse la Pulga en casa del eterno enemigo, uno de los estadios talismán para él.

Pero en este último duelo ante el Real Madrid, el pasado miércoles en la ida de semifinales de la Copa del Rey (1-1), apenas le salió nada. Si bien es verdad que asistió a Cesc Fábregas en la jugada que suponía el 0-1 provisional, al inicio de la segunda parte, poco más se le vio sobre el campo. Básicamente porque entre Varane, el héroe de la noche, y Essien se encargaron de frenarlo en todo momento. Además, tuvo que soportar los punteros láser y los insultos que le dedicaron algunos seguidores madridistas durante el encuentro, entre ellos el de "subnormal".

Todo empezó con un escupitajo

Donde sí se hizo sentir el argentino fue en otros aspectos que nada tienen que ver con el juego. Según puede verse en las imágenes de televisión, en el minuto 77 escupió al césped mientras dirigía una mirada desafiante al banquillo del Real Madrid.

Una vez acabado el clásico, en el túnel de vestuarios, la estrella azulgrana se encaró con Aitor Karanka. Según cuentan La Sexta y la Cadena COPE, las palabras que le dijo fueron: "¡Tú cállate! ¿Qué coño miras, muñeco de Mourinho?".

Pero la cosa no acabó ahí. El futbolista de Rosario se encontró en el parking del Bernabéu con Arbeloa, con quien ya había tenido sus más y sus menos sobre el terreno de juego. Según el relato de algunos testigos, el defensa salmantino se hallaba en su coche junto a su mujer Carlota, que está embarazada, cuando de repente vio a un airado Messi.

Según había adelantado la periodista Irene Junquera en el programa Punto Pelota, de Intereconomía TV, el argentino se encaró con el madridista y le dedicó varios insultos, entre ellos "bobo", a lo que la mujer del futbolista español respondió: "¿A éste qué le pasa?". Un empleado del Barça acudió al lugar para frenar el incidente y se llevó a Messi hacia el autobús del equipo.

Los antecedentes

No es la primera vez que Leo protagoniza una polémica en el terreno de juego o fuera de él. Hace más de cuatro años, durante un Málaga-Barcelona disputado en La Rosaleda, el argentino escupió a Duda en el terreno de juego.

Sin embargo, una de sus acciones más tristemente recordadas fue el balonazo a la grada del Bernabéu durante un clásico liguero disputado en abril de 2011 que acabó con empate a un gol. Con el tiempo reglamentario ya cumplido, el argentino protagonizó esta fea acción después de que la afición madridista estuviera pitándole e insultándole cada vez que tocaba la pelota.

Cuatro meses después, durante el partido de vuelta de la Supercopa de España ante el Madrid, propinó un empujón a Fabio Coentrao para celebrar el 3-2 que acababa de marcar y que acabaría dando el título al Barça, en un partido marcado por el dedo en el ojo de Mourinho a Tito Vilanova.

Esta temporada ya ha tenido dos encontronazos con su compañero David Villa. El 22 de septiembre, durante un partido de Liga ante el Granada el argentino recriminó al asturiano que no le pasara un balón. La escena se repitió un mes y medio después en la Champions, durante la derrota que el Barça encajó en Celtic Park (2-1). Aunque desde el Barça tratan de negar la mayor, parece que la relación entre Messi y el asturiano no es precisamente buena.

Toda una retahíla de polémicas que sacan a relucir, una vez más, el lado oscuro de Messi. Un futbolista genial pero que también se gasta de vez en cuando muy malas pulgas.

En Deportes

    0
    comentarios

    Servicios