Menú

Copa del Rey

Diego Costa y Falcao conducen al Atlético a la final de Copa

Los rojiblancos lucharán por el título tras empatar con el Sevilla en un vibrante choque de vuelta. El próximo mes de mayo se medirán al Real Madrid.

0
Los rojiblancos lucharán por el título tras empatar con el Sevilla en un vibrante choque de vuelta. El próximo mes de mayo se medirán al Real Madrid.
Falcao celebra su gol con Diego Costa. | Cordon Press

Partido intenso en el Sánchez Pizjuán, típico de Copa del Rey, en el que hubo absolutamente de todo: emoción, goles, expulsiones, bronca... El duelo entre el Sevilla y el Atlético de Madrid ha acabado en tablas (2-2) después de noventa minutos no aptos para cardíacos, aunque la eliminatoria ha caído del lado rojiblanco.

Es sencillamente espectacular lo que ha conseguido Diego Simeone en los 14 meses que lleva en este equipo al devolverle el gen competitivo y haberlo clasificado para tres finales, habiendo ganado las dos anteriores (Liga Europa ante el Athletic de Bilbao y Supercopa frente al Chelsea). La renovación, que parece estar al caer, se la tiene el Cholo más que ganada.

Costa abrió la veda

Estaba obligado a ganar el Sevilla esta noche en el Pizjuán tras el 2-1 adverso de la ida y por eso salió con el cuchillo entre los dientes. Pero lo cierto es que las cosas se le torcieron muy pronto. Sólo se habían cumplido cinco minutos cuando Diego Costa, el autor de los dos goles de su equipo hace cuatro semanas en el Calderón, se llevó un balón en la frontal y lo remató a las mil maravillas, colocándolo junto a la base del poste para hacer inútil la estirada de Beto.

Al Atlético se le ponía la eliminatoria aún más de cara. Pero los andaluces no se vinieron abajo y adelantaron líneas en busca del tanto del empate. El lateral izquierdo Alberto Moreno empezó siendo el más activo en las filas locales. Aunque enseguida apareció Jesús Navas, el jugador con más desborde del Sevilla. Siempre incisivo, el futbolista de Los Palacios le buscaba las cosquillas a la zaga colchonera y empezaba a llevar muchísimo peligro al área de Courtois. A los 20 minutos, un centro suyo lo cabeceó Gary Medel en el segundo palo, pero el chileno mandó la pelota fuera cuando la grada se preparaba para cantar el empate.

Precisamente Medel protagonizó la acción más dura de la primera parte al dar una patada en el brazo a Tiago. El portugués trató de seguir en el campo, con evidentes gestos de dolor, pero al final tuvo que dejar su puesto a Mario Suárez. El Sevilla imprimía un ritmo cada vez más alto al juego y el Atlético se dedicó a cometer faltas en el medio campo para enfriar el ímpetu local y llevar el partido a su terreno.

Los rojiblancos se echaron atrás, esperando asestar el golpe definitivo al contraataque. Y así llegó el 0-2, a la media hora, después de otra cabalgada de Costa por la izquierda. El brasileño metió un centro al área y ahí apareció Falcao, que remató de primeras, prácticamente en el primer balón que tocó, para fusilar a Beto. El equipo colchonero se metía así medio billete en el bolsillo.

Pero si algo caracteriza a este Sevilla de Unai Emery es que nunca arroja la toalla. Y al filo del descanso logró acortar distancias por medio de Navas, que recibió un balón de Alberto para inventarse un grandísimo disparo con el que sorprendió a un Thibaut Courtois que se quedó haciendo la estatua tras tocar la pelota en el palo y meterse dentro. Todo un golazo que la afición del Pizjuán celebró por todo lo alto, cada vez más convencida de las posibilidades de remontada. Al descanso se llegaba con el 1-2 en el marcador y la ilusión sevillista intacta.

Segunda parte agitada

Tras el descanso, Emery metió a Manu del Moral por Reyes y su equipo protagonizó un inicio fulgurante, gozando de buenas ocasiones para haber logrado el empate a dos. Entre ellas un tiro a bocajarro de Manu dentro del área, repelido por Courtois, y un remate de chilena a cargo de Medel que salió ligeramente desviado. Diego Costa puso la réplica visitante, pero los andaluces, más enchufados, volvieron a avisar con otro cabezazo de Rakitic.

El partido era de ida y vuelta, completamente loco, y el gol podía llegar en cualquier portería, aunque la sensación era que el 2-2 estaba más cerca que el 1-3. Sobre todo después de una inmejorable ocasión de Negredo, que perdonó la igualada con un remate de cabeza en el área pequeña. El ritmo que imponía el Sevilla era altísimo frente a un rival que nuevamente se encargaba de enfriar los ánimos locales.

Mientras la grada del Pizjuán dedicaba más una lindeza a Diego Costa, un jugador tan bueno como marrullero, los centrocampistas locales caían en la trampa de Simeone. Y el más ingenuo de todos fue Medel, que vio dos amarillas en sólo unos segundos para dejar a su equipo con diez. La empresa se le hacía aún más complicada al equipo nervionense, que necesitaba dos goles más para voltear la eliminatoria.

Pese a todo, estaba dispuesto el cuadro andaluz a morir con las botas puestas, dejándose la piel en el campo, y en el descuento logró el empate por medio de Rakitic, minutos después de que el Atlético gozara de dos buenas oportunidades para haber ampliado su ventaja. El partido, que fue intensísimo, acabó con otra expulsión más de un jugador sevillista: Kondogbia vio la roja directa por clavarle los tacos a Costa cuando estaba tendido sobre el césped, ya en los estertores de un duelo que tuvo absolutamente de todo.


Ficha técnica

Sevilla FC, 2: Beto; Coke, Fazio, Botía (Cicinho, m.69), Alberto Moreno; Medel, Kondogbia; Navas, Rakitic, Reyes (Manu del Moral, m.46); y Negredo
Atlético de Madrid, 2: Courtois; Juanfran, Cata Díaz, Miranda, Filipe Luis; Gabi, Tiago (Mario Suárez, m.24); Arda Turan (Cristian Rodríguez, m.63), Raúl García (Koke, m.72); Diego Costa y Falcao

Goles: 0-1, m.5: Diego Costa; 0-2, m.29: Falcao; 1-2, m.39: Navas; 2-2, m.91: Rakitic
Árbitro: Fernando Teixeira Vitienes (Comité cántabro). Expulsó a los sevillistas Medel (m.76) y Kondogbia (m.93), así como al segundo entrenador del equipo local, Juan Carlos (m.77). Además, mostró tarjeta amarilla a Rakitic (m.77), del Sevilla; y a Raúl García (m.44) y Cata Díaz (m.48), del Atlético de Madrid
Incidencias: Partido de vuelta de semifinales de la Copa del Rey disputado en el estadio Ramón Sánchez Pizjuán ante cerca de 45.000 espectadores. Terreno de juego en buenas condiciones, en una noche fría y lluviosa. La Policía Nacional tuvo que intervenir en los prolegómenos del encuentro para evitar que peleas entre aficionados radicales llegaran a mayores

0
comentarios

Servicios