Menú

Futbolistas con problemas al volante

El caso de Benzema, cazado a 216 por hora en la M-40, es otro más de una larga lista de jugadores a los que les gusta pisar el acelerador.

0
El caso de Benzema, cazado a 216 por hora en la M-40, es otro más de una larga lista de jugadores a los que les gusta pisar el acelerador.
Futbolistas y coches

Benzema, Cristiano Ronaldo, Beckham, Banega, Royston Drenthe, Guti, Piqué, Cesc... Es larga e interminable la lista de los accidentes de tráfico, delitos contra la seguridad vial y demás temeridades al volante protagonizados por futbolistas. A ellos, famosos y ricos, les gusta pisar el acelerador bastante más de la cuenta.

El último caso de Karim Benzema resucita un expediente de excesos que parecía estar dormido. El pasado 3 de febrero, el delantero francés del Real Madrid fue cazado conduciendo su Audi a 216 kilómetros por hora por la M-40, en un tramo limitado a 100. Lo peor de todo es que Benzema es reincidente porque a finales de 2009 ya se vio envuelto en dos accidentes, uno en Madrid y otro en la Isla de Reunión. Hace casi dos años, en verano de 2001, la Policía de Ibiza le impuso una multa de 250 euros, que pagó al contado, por conducción temeraria al participar en una carrera ilegal por el centro de la ciudad.

Pero Benzema no es ni mucho menos el único. La impericia del francés recuerda los gustos parecidos de David Beckham, quien posee un respetable historial de penalizaciones por exceso de velocidad. El año pasado, el hoy futbolista del París Saint-Germain golpeó con su todoterreno a otro vehículo en Los Ángeles después de "conducir de manera temeraria" y "con exceso de velocidad", según varios testigos y como relata la revista Tráfico y Seguridad Vial en su número 217.

Esta misma publicación revela que Becks, hace unos años, fue "recriminado" por conducir a 96 kilómetros por hora por la famosa calle Sunset Boulevard de Los Ángeles, donde la velocidad máxima es de 56 por hora. Y en mayo de 2011 salió ileso de un accidente de tráfico en esa ciudad.

Drenthe y Ballack

Otros casos sonados en España son los de Royston Drenthe y Michael Ballack. En noviembre de 2010, el exjugador holandés del Real Madrid, que entonces militaba en las filas del Hércules, fue multado por conducir a 180 km/h por las calles de Alicante, además de saltarse seis semáforos en rojo. Lejos de mostrar un arrepentimiento por sus temeridades, el holandés trató de negar la mayor al afirmar que "Alicante es bastante pequeña como para correr tanto".

También memorable fue lo que le ocurrió a Ballack hace cuatro meses y medio, en octubre de 2012, cuando fue cazado circulando a 211 kilómetros por hora en la A-5 en la localidad de Santa Cruz de la Sierra (Cáceres). El fiscal pidió una multa de casi 10.000 euros y la retirada del carné durante dos años y medio para el exjugador alemán, pero éste alegó falta de ingresos y de trabajo para solicitar la mínima multa.

El triste récord de Edmundo

En esta peculiar lista no podía faltar uno de los jugadores más polémicos del mundo como es Mario Balotelli. El hoy futbolista del Milan colecciona infracciones de tráfico en las calles de Gran Bretaña, durante su etapa en el Manchester City, y sus multas suman más de 11.000 euros. De hecho, la grúa de Manchester se ha llevado su coche un total de 27 veces. El colmo de sus locuras se produjo en octubre de 2010, cuando estrelló su Mercedes Cabrio contra una cárcel de mujeres en Brescia (Italia) para poder echar un vistazo.

Sin embargo, la antología de los despropósitos al volante la protagoniza el exinternacional brasileño Edmundo, el jugador que posiblemente ostente el triste récord de número de multas en circulación. Sólo en el año 2008 se le contabilizan hasta 17 notificaciones.

Pero no todo es reincidencia. Pepe Reina, por ejemplo, aprendió la lección en octubre de 2008 tras conducir a mayor velocidad de la permitida en Inglaterra en una calle céntrica de Liverpool. El portero internacional compareció ante el tribunal y se declaró culpable de haber sobrepasado los límites de velocidad cuando conducía su coche, un Porsche 911.

La 'pasión turca' de Guti

Al margen de los excesos de velocidad, otros muchos futbolistas han tenido problemas al volante combinándolos con el alcohol. En diciembre de 2010, Guti, que entonces llevaba unos meses jugando en las filas del Besiktas turco, protagonizó un sonado accidente en Estambul al estrellar su coche contra un autobús a altas horas de la madrugada. El jugador de Torrejón de Ardoz no recibió de buena gana a los periodistas que se presentaron en el lugar y comprobaron los evidentes síntomas de embriaguez del jugador. No en vano, dio positivo quintuplicando la tasa máxima permitida en Turquía.

Medio año antes en la ciudad inglesa de Newcastle, el exfutbolista Paul Gascoigne, uno de los mayores talentos del fútbol moderno, también tristemente conocido por sus escarceos habituales con el alcohol  la cocaína, sufrió un accidente de tráfico que a punto estuvo de costarle la vida.

La mala suerte de Banega

Mención especial merece lo de Ever Banega. Hace un año, el centrocampista argentino del Valencia olvidó echar el freno de mano a su Audi R8 mientras repostaba gasolina y fue atropellado por el vehículo, lo que le costó una fractura de tibia y peroné que le mantuvo alejado medio año de los terrenos de juego. Sólo cinco meses después, el pasado mes de julio, el deportivo sufrió un misterioso incendio cuando se dirigía al entrenamiento del equipo en Paterna.

Otros futbolistas del Valencia han protagonizado notorios incidentes al volante. Ricardo Costa estrelló su vehículo contra una valla tras salir de entrenar de la ciudad deportiva, mientras que Miguel Brito atropelló a dos ancianas al tratar de esquivar una furgoneta que frenó de forma brusca. Afortunadamente las dos mujeres salieron ilesas.

Tampoco se puede olvidar el caso de Sofiane Feghouli, que el pasado mes de noviembre fue detenido por conducir sin carné. Semanas después, el internacional argelino se marchó de rositas después de que el juez diera por cerrado el caso al no haber acusación contra el futbolista.

En el Barça también saben de accidentes: Gerard Piqué se quedó sin la puerta de su coche después de que un autobús se la llevara por delante, tras un despiste del jugador, y hace unos meses fue acusado de huir junto a Shakira de los paparazzi a 200 kilómetros por hora, mientras que Cesc Fàbregas también salió ileso de un accidente durante su etapa en el Arsenal.

Hasta Cristiano

Y no podemos olvidarnos de lo que le ocurrió a Cristiano Ronaldo antes de fichar por el Real Madrid. Hace cuatro años, cuando todavía era jugador del Manchester United, el portugués estrelló su Ferrari contra el muro de un túnel cercano al aeropuerto de la ciudad británica. El vehículo quedó completamente destrozado -hace apenas unos meses fue vendido en una subasta-, pero el futbolista salió ileso.

En Deportes

    0
    comentarios

    Servicios