Menú

Mundial de Brasil 2014

España gana a Francia en Saint Denis y recupera el liderato del grupo de clasificación para el Mundial

El equipo de Vicente del Bosque recupera el liderato del grupo, ahora con un punto de ventaja sobre los bleus, que acabaron con diez.

0
El equipo de Vicente del Bosque recupera el liderato del grupo, ahora con un punto de ventaja sobre los bleus, que acabaron con diez.

Después del patinazo del pasado viernes ante Finlandia en El Molinón (1-1), la selección española estaba obligada a sumar los tres puntos en París para arrebatarle el liderato del grupo a Francia y alejar cualquier fantasma de la repesca. Y los campeones del mundo han vuelto a ganar a los bleus, de nuevo en el país vecino, para allanar su camino hacia el Mundial de Brasil 2014. Lo han hecho gracias a un gol de Pedro, en una jugada que él mismo inició, y también a las paradas de Víctor Valdés, que apareció en los momentos clave.

Una vez más, España vuelve a dejar el pabellón bien alto en París. Como Induráin, Contador o Rafa Nadal, nuestra selección de fútbol también impone su jerarquía en la capital francesa, derrotando esta vez a un tradicional enemigo que nos tenía comida la moral desde la época de Platini hasta Zidane. Pero la situación se ha revertido en los últimos años.

España ya ganó hace tres años en este mismo escenario de Saint Denis, entonces en un amistoso (0-2), o en junio pasado a los galos en los cuartos de final de la Eurocopa, también por 0-2 y con un doblete de Xabi Alonso. Pero faltaba un triunfo en suelo francés en partido oficial. Y ya ha llegado. En un gran momento, para devolverle a los campeones del mundo su hegemonía en un grupo que pintaba mal. Había, además, ganas de revancha tras lo ocurrido hace cinco meses en el Vicente Calderón, cuando la selección del gallo nos empató con un tanto de Olivier Giroud en el descuento (1-1). La revancha estaba servida.

Villa gana la partida a Cesc

Esta noche en París, Vicente del Bosque recuperaba a los dos cerebros, Xavi Hernández y Xabi Alonso, y apostó por un nueve puro como David Villa, dejando en el banquillo a Cesc Fábregas. Didier Deschamps también realizó algunos cambios, dando entrada en el once a Koscielny, Evra y Cabaye.

En el maltrecho césped de Saint Denis, la primera gran ocasión fue para España, que jugó completamente de rojo. Sólo se llevaban seis minutos cuando Xavi, con todo a favor, perdonó el primer gol al mandar la pelota por encima del larguero tras una gran jugada de Iniesta y Monreal, titular por la banda izquierda ante la ausencia por lesión de Jordi Alba. El genio de Fuentealbilla empezaba a dar así muestras de su enorme calidad. Volvió a avisar Xavi minutos después con un remate raso desde fuera del área, evidenciando la superioridad del equipo español, especialmente en cuanto a la posesión de la pelota. Pero eso era algo que se veía venir.

El conjunto galo no estaba especialmente incómodo con el rol de esperar atrás y aguardar su oportunidad a la contra. Replicaron después Valbuena y Ribéry, dos auténticos puñales por las bandas. Los dos extremos fueron de lo más peligroso del equipo de Deschamps porque la referencia arriba, Karim Benzema, estaba desaparecido en combate. Entre su sequía goleadora con la casaca bleu y la negativa a cantar La Marsellesa, acabó siendo despedido con una sonora pitada por su propio público, ya en los estertores del partido.

Arbitraje casero de Kassai

Pero la primera parte dejó varias cosas, entre ellas el arbitraje casero de Viktor Kassai. Además de no sancionar duras entradas por parte de los defensores locales, el colegiado húngaro se tragó un claro penalti de Lloris a Pedro en su salida, lo que encendió los ánimos de los jugadores españoles.

La ocasión más clara de Francia en el primer tiempo fue un mano a mano de Ribéry que Valdés salvó providencialmente. Hubo ocasiones para uno y otro bando –especialmente para los visitantes–, pero al término de los primeros 45 minutos se llegaba sin goles.

Segunda parte de ida y vuelta

Más de lo mismo en el comienzo de la segunda parte: España era la que tenía la pelota, llegando cada vez con más peligro al área de Hugo Lloris, mientras que Francia esperaba su oportunidad al contragolpe. Iniesta tuvo una buena ocasión de poner el 0-1 en el marcador, pero su disparo dentro del área lo sacó providencialmente el meta del Olympique de Lyon.

Fue el preludio del gol de la noche. Cuatro minutos después, poco antes de alcanzarse la hora de partido, Pedro sirvió un balón a Monreal en su subida por la banda izquierda y el lateral del Arsenal puso la pelota en el área pequeña. Ahí apareció el propio jugador canario, en un ejercicio de pundonor, para anticiparse a la defensa y acabar introduciendo la pelota en la portería local, no sin suspense.

Pedro volvió a avisar instantes después, ya jugando como nueve porque para entonces Del Bosque había quitado a Villa para dar entrada a Jesús Navas. Se agradeció la entrada al campo del sevillista, que imprimió mucha velocidad al ataque español por la banda derecha y fue una auténtica pesadilla tanto para Evra como para Koscielny.

Pero también le tocaba sufrir a una selección española que vio cómo Varane, a la salida de un córner, pudo haber empatado el encuentro, aunque apareció providencialmente Nacho Monreal para salvar los muebles en el último instante. Era la confirmación del gran partido que estaba jugando el lateral pamplonés.

A Francia no le salían las cosas y, para más inri, se quedaba con diez al ver Paul Pogba dos amarillas en apenas un minuto. El jugador de la Juventus, bien dotado técnicamente y un portento físico, acabaría pagando cara su inexperiencia y perjudicó a su equipo. No obstante, los galos tuvieron dos buenas ocasiones para empatar el partido: primero Ribéry, el mejor de los suyos junto a Mathieu Valbuena, se sacó un latigazo desde fuera del área que a punto estuvo de sorprender a Valdés, y luego el meta barcelonista se disfrazó de santo al detener un cabezazo a bocajarro de Evra tras una falta lateral botada por Valbuena.

Así se consumaba la gran victoria de la selección española, que da un golpe de autoridad en uno de los templos del fútbol mundial para allanar su camino hacia Brasil. París bien vale un Mundial: si los campeones querían volver a imponer sus galones, necesitaban ganar en una plaza como ésta.


Ficha técnica

Francia, 0: Lloris; Jallet (Giroud, m.91), Varane, Koscielny, Evra; Cabaye (Ménez, m.69), Pogba, Matuidi; Valbuena, Ribéry y Benzema (Sissoko, m.82)
España, 1: Valdés; Arbeloa, Piqué, Sergio Ramos, Monreal; Busquets, Xabi Alonso, Xavi; Pedro (Fabregas, m.75), Iniesta (Mata, m.92) y Villa (Navas, m.61).

Goles: 0-1, m.58: Pedro
Árbitro: Viktor Kassai (Hungría). Mostró tarjeta amarilla a los españoles Xavi (m.32), Cesc Fábregas (m.76) y Arbeloa (m.85) y a los franceses Cabaye (m.53) y Matuidi (m.67). Expulsó a Pogba por doble amonestación (ms.76 y 77)
Incidencias: Partido de clasificación para el Mundial de Brasil disputado en el Estadio de Saint Denis, en París, ante unos 80.000 espectadores. El encuentro fue presenciado en el palco por el presidente francés, François Hollande, y por el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy

En Deportes

    0
    comentarios

    Servicios