Menú

Europa League

El Chelsea conquista la Europa League ante el Benfica en un cruel final

Un gol de Ivanovic en el minuto 93 ha dado a los blues el título ante un Benfica que fue superior durante muchas fases.

0

Otro título más para el Chelsea. Un año después de ganarle la Champions al Bayern en su feudo del Allianz Arena de Múnich, los blues se han proclamado campeones de la Europa League al derrotar (1-2) al Benfica con un gol de Ivanovic en el minuto 93, cuando la final del Amsterdam Arena parecía completamente abocada a la prórroga.

Cruel castigo para el equipo portugués, que ha recibido la segunda bofetada en cuatro días, tras la derrota ante el Oporto (2-1), también en el descuento, que le aparta del liderato de la Liga portuguesa, y amplía su sequía en el Viejo Continente, que dura ya más de medio siglo. Se sigue cumpliendo, pues, la llamada maldición de Bela Guttman, el técnico húngaro de aquel Benfica que ganó dos Copas de Europa (1961 y 1962), con el mítico Eusebio como gran estrella, y que auguró a los lisboetas que no volverían a ganar un entorchado continental en cien años.

Rafa Benítez, por su parte, se marcha del Chelsea dándole un nuevo trofeo a sus vitrinas. Nunca ha caído en gracia entre la afición de Stamford Bridge el técnico madrileño, que suma esta Liga Europa a la Copa de la UEFA conquistada con el Valencia en 2004 y la Champions y la Supercopa de Europa ganadas con el Liverpool un año después, amén del Mundial de Clubes con el Inter de Milán en 2010. Ese pasado red le ha acabado pesando a Benítez y su promesa, obviamente incumplida, de no entrenar al Chelsea, jamás se la ha perdonado la hinchada blue.

Ahora el técnico español deja paso a un nuevo entrenador en el banquillo del conjunto londinense –salvo sorpresa, su sucesor será José Mourinho–, que ha sido el que más acierto ha tenido de cara a la portería rival frente al mayor juego de los portugueses. Porque el Benfica, desde el pitido inicial, hizo una apuesta valiente y en los primeros minutos llevó la voz cantante del partido, con Cardozo, Nico Gaitán, Rodrigo y Salvio merodeando constantemente el área de Petr Cech y haciendo sufrir a una defensa que se mostraba blanda.

Poco a poco se iban a nivelar las fuerzas sobre el césped del Amsterdam Arena, cargado de agua, mientras Fernando Torres y Juan Mata trataban de asociarse. Sin embargo, fue Óscar el jugador que más aparecería en la ofensiva blue, al menos durante la primera parte, aunque acusó la falta de acierto en los últimos metros. El Chelsea tenía calidad arriba pero le faltaba el jugador más talentoso de la plantilla, el belga Eden Hazard, y lo notaba sobre el terreno de juego. Pese al mayor fútbol que ponían los portugueses, fue el Chelsea el que dispuso de la mejor ocasión antes del descanso, cuando Lampard a punto estuvo de sorprender con un disparo desde la frontal desviado a mano cambiada por Artur, haciendo gala de sus buenos reflejos.

No se había movido el marcador ni tampoco la actitud de unos y otros al comienzo de la segunda mitad, en la que se vio más de lo mismo sobre el terreno de juego: el Benfica era el que se aproximaba más a los dominios de Cech, con Gaitán y Cardozo poniendo en jaque a una defensa que sufría para achicar balones, defendiéndose como gato panza arriba.

El árbitro holandés Björn Kuipers anuló acertadamente un gol a Óscar Cardozo por fuera de juego y, cuando parecía que sería el equipo lisboeta el que tomaría ventaja en el marcador, llegó el 0-1 a la hora de partido. En una contra letal que pilló por sorpresa al cuadro de Jorge Jesús: Cech sacó en largo tras detener un cabezazo y Mata tocó lo justo para que Torres, con velocidad y potencia, se llevara la pelota. El Niño, que está en un buen momento de forma, se marchó como quiso de Garay y Luisao para plantarse dentro del área ante Artur, a quien dejó sentado en su recorte para terminar batiéndole con calidad.

El tanto espoleó al Chelsea, mientras que Jorge Jesús movió ficha metiendo en el campo a Lima y John. Y, en la siguiente acción, Azpilicueta cortó un balón con la mano dentro del área y el colegiado no dudó en señalar un penalti que Óscar Cardozo transformó con maestría.

El cansancio iba haciendo mella en los dos equipos. Especialmente en el Benfica, donde Jorge Jesús tuvo que agotar los tres cambios al dar entrada a Jardel por un Garay que se había lesionado. Benítez, por su parte, aún no había movido el banquillo, ni lo acabaría moviendo. En la recta final se vio un partido de ida y vuelta, con buenas ocasiones para unos y otros: lo intentó primero Cardozo con un gran disparo desde fuera del área al respondió Cech con una buena mano, mientras que Lampard mandó un balón al larguero con un sensacional disparo desde unos 30 metros.

La prórroga llamaba a la puerta del Amsterdam Arena, pero no llegó porque Ivanovic, en el minuto 93, se elevó en el área tras un saque de esquina para batir a Artur con un formidable testarazo y dar al Chelsea la primera Europa League de su historia, el segundo título europeo tras la Champions del año pasado en Múnich. Despiadado final para el Benfica al que, medio siglo después, se le siguen atragantando las palabras del que fuera su entrenador. "Sin mí, el Benfica no volverá a ganar una copa europea en cien años", dijo Bela Guttman en 1962. Desde entonces, el equipo de las águilas ha disputado un total de siete finales europeas, cinco de Champions y dos de Europa League, y las ha perdido todas.


Ficha técnica

Benfica, 1: Artur; André Almeida, Luisao, Garay (Jardel, m.77), Melgarejo (John, m.65); Enzo Pérez, Matic, Gaitán, Salvio; Rodrigo (Lima, m.65) y Cardozo
Chelsea, 2: Cech; Azpilicueta, Cahill, Ivanovic, Ashley Cole; David Luiz, Lampard; Ramires, Mata, Óscar; y Torres

Goles: 0-1, m.59: Torres; 1-1, m.67: Cardozo, de penalti; 1-2: m.93: Ivanovic
Árbitro: Björn Kuipers (Holanda). Mostró tarjeta amarilla a Óscar (m.13), del Chelsea; y a Garay (m.45+1) y Luisao (m.61), del Benfica
incidencias: Final de la cuarta edición de la Liga Europa disputada en el Amsterdam Arena (Holanda) ante unos 50.000 espectadores. Presenció el encuentro en el palco el presidente de la UEFA, Michel Platini, junto al portugués Eusebio y el holandés Johan Cruyff

0
comentarios

Servicios