Menú

Neymar, el último ejemplo de la obsesión lingüística en el Barça

Sandro Rosell, en su afán nacionalista, llegó a declarar que "la mejor manera de demostrar que se siente el Barça es hablar en catalán".

0
Sandro Rosell, en su afán nacionalista, llegó a declarar que "la mejor manera de demostrar que se siente el Barça es hablar en catalán".
Rosell y Neymar, el día de la presentación del brasileño. | EFE

La identificación del Barcelona como símbolo del catalanismo más exacerbado comenzó de la mano de Joan Laporta. Sin embargo, su sucesor en la presidencia, Sandro Rosell, está empeñado en superarle. Más allá de diversos gestos e imágenes que han generado polémica en Cataluña y fuera, es en el tema del idioma donde más se ha visto al máximo mandatario azulgrana poner empeño.

Y no porque jugadores o entrenadores que tienen el catalán como primera lengua suelan realizar sus ruedas de prensa en ese idioma, sino porque Rosell se ha propuesto establecer el catalán como única y exclusiva seña de identidad del Barcelona.

Son muchos los ejemplos que lo demuestran, recuperados ahora tras las sorprendentes declaraciones de ayer de Neymar, en las que aseguraba que se sentía "más cómodo con el catalán que con el castellano", y que de hecho ya había recibido algunas clases en Brasil.

Unas semanas atrás, el club había impulsado una guía lingüística, Con el catalán, chuta y gol, para fomentar el uso del catalán entre los más pequeños en el mundo del deporte como vía de "inclusión y cohesión social", con testimonios de exdeportistas azulgranas y reconocidos periodistas.

Era el siguiente episodio, después de haberse posicionado clara y enérgicamente del lado de la inmersión lingüística, con un comunicado en el que afirmaba que el catalán es un elemento de integración que permite identificarse con el país, al margen de procedencias y sensibilidades, y subrayando que "forma parte de nuestra identidad y es un elemento fundamental para la cohesión social y la convivencia del pueblo".

Un comunicado al que horas después se adscribían futbolistas del primer equipo como Xavi Hernández o Lio Messi, a pesar de que el argentino nunca ha hablado en catalán y de hecho su hermana se tuvo que marchar de vuelta a Argentina porque no era capaz de estudiar en catalán en la escuela.

Aunque sin duda la mayor muestra de la paranoia de Rosell en ese sentido se produjo en un colegio hace menos de tres meses, cuando delante de todos los niños pronunció frases como "La mejor manera de demostrar que se siente el Barça es hablar en catalán" o "queremos que seáis como Gamper, que llegó, se integró en el país, habló catalán e hizo que fuera la lengua oficial del club".

Continuó el presidente del Barcelona afirmando que "estáis en Barcelona, vivís en Cataluña y compartís los valores que todos los catalanes queremos tener", y "que vosotros lo habléis, lo entendáis y que seáis del Barça en Cataluña en catalán es exactamente lo que se debe hacer".

Y terminó delante de todos los niños diciendo: "Quiero reiteraros que penséis que nuestra lengua oficial es el catalán y, por lo tanto, es muy importante que compartáis la lengua del club con todos los niños que convivís en este país". No hace falta añadir ningún comentario.

En Deportes

    0
    comentarios

    Servicios