Menú

España vence a Italia y se proclama campeona de Europa sub'21

Thiago con un hat-trick, ha sido el héroe de la tarde en Israel. Isco se sumaba a la fiesta al aumentar la cuenta de penalti.

0

No hubo color en el Estadio Teddy de Jerusalén. La selección española se ha impuesto con autoridad a la de Italia (2-4) para proclamarse campeona de Europa sub’21 por cuarta vez en su historia, revalidando así el título logrado hace dos años en Dinamarca ante Suiza.

El conjunto de Julen Lopetegui, que ha recogido con éxito la herencia dejada por Luis Milla, fue superior a la azzurra de principio a fin. Y el héroe de la tarde no fue otro que Thiago Alcántara, que con su hat-trick llevó en volandas al equipo español, mientras que Isco se sumó a la fiesta al marcar un cuarto tanto de penalti. Italia, en una acción aislada sin aparente peligro, firmó el 2-4 a once minutos del final del tiempo reglamentario, por medio de Borini, y entonces se vino arriba. Pero su tímido empuje fue controlado sin problemas por una España que demuestra que también triunfa en las categorías inferiores.

El show de Thiago

Lopetegui apostó por Morata tras su gran partido ante Noruega en semifinales (3-0), en detrimento de Rodrigo –máximo goleador de la historia de la selección española sub'21–, y el delantero madridista no defraudó. A los cinco minutos protagonizó una gran acción por la banda izquierda para poner un medido centro al área pequeña. Ahí apareció Thiago, aprovechándose del desajuste defensivo de los transalpinos, para cabecear a la red.

Pintaban oros en Tierra Santa, pero Italia logró empatar sólo cuatro minutos después. Ciro Immobile, del Génova, controló a la perfección un pase en largo, ganándole la espalda a Íñigo Martínez, para batir con calidad a De Gea en su salida. De nuevo vuelta a empezar.

Lo cierto es que la igualada azzurra pareció no inmutar a España, que siguió a lo suyo, teniendo la pelota y llegando con rapidez y peligro al área de un Bardi que tuvo muchísimo trabajo. Morata volvió a dejar su impronta con dos ocasiones consecutivas –la primera invalidada por fuera de juego–, mientras que Koke también rozó el gol con un remate de espuela, a pase de Thiago, que se encargaron de sacar entre el capitán Caldirola y el portero del Novara casi en la misma raya de gol (m.19). También De Gea tuvo que emplearse a fondo, cinco minutos después, para desviar un peligroso remate de Florenzi que llevaba marchamo de gol.

Se llegó a la media hora de partido, y a partir de ahí España acrecentó su dominio para terminar poniendo tierra de por medio. A los 31 minutos, Thiago Alcántara bajó con el pecho un preciso pase en largo de Koke para terminar batiendo con calidad al meta transalpino. Seis después, el mediocentro azulgrana transformaba con maestría un penalti provocado por su compañero de club Christian Tello al ser derribado dentro del área.

Thiago asestaba dos bofetadas consecutivas a su rival, logrando su hat-trick particular en la primera mitad y acercando la copa a España.


España controla la situación

Más de lo mismo al comienzo de la segunda parte, en la que el talentoso hijo de Mazinho tuvo el cuarto gol en sus botas, aunque Bardi lo evitó con una buena mano. Isco, cómo no, y Tello también dispusieron de buenas ocasiones para aumentar la cuenta, mientras que Florenzi protagonizó el único aviso con cierto peligro de los italianos en el arranque del segundo acto con un remate que se marchó por encima del larguero.

Superada la hora de partido, Montoya provocó otra pena máxima a favor de España e Isco se encargó de transformarla para, parecía que esta vez sí, poner tierra de por medio (m.64). Pero si algo distingue a esta Italia de Devis Mangia es que nunca pierde la fe, por muchas y grandes que sean las adversidades. El técnico lombardo movió pronto el banquillo para tratar de dar otra cara al equipo.

Morata dispuso de otra gran ocasión para marcar el quinto tanto, que hubiera sido letal, pero lo que acabó llegando fue el 2-4 que daba cierto intríngulis a la final. El tanto fue obra de Fabio Borini, delantero del Liverpool, al batir a De Gea con un remate lejano en una acción aislada y en principio sin peligro (m.79).

Con el duro Crimi en el campo, que repartió estopa a diestro y siniestro en los 20 minutos que jugó al entrar por Verratti –el futbolista el París Saint-Germain es el mejor de esta selección italiana sub'21, aunque no lo demostró en la final–, la azzurra creyó en sus posibilidades y fue en busca de ese tercer gol que volviera a meterla en la final. Pero los chicos de Julen Lopetegui se defendieron a la perfección, imponiendo su presencia en el campo y, sobre todo, su calidad para terminar amarrando el cuarto título continental para el fútbol español en esta categoría.


Ficha técnica

Italia, 2: Bardi; Donati, Caldirola, Bianchetti, Regini; Florenzi (Saponara, m.57), Verratti (Crimi, m.75), Rossi, Insigne; Immobile (Gabbiadini, m.57) y Borini
España, 4: De Gea; Montoya, Bartra, Íñigo Martínez, Alberto Moreno; Illarramendi, Koke (Camacho, m.85), Thiago; Isco; Tello (Muniain, m.70) y Morata (Rodrigo, m.80)

Goles: 0-1, m.5: Thiago; 1-1, m.9: Immobile; 1-2, m.31: Thiago; 1-3, m.37: Thiago, de penalti; 1-4, m.65: Isco, de penalti; 2-4, m.79: Borini
Árbitro: Matej Jug (Eslovenia). Mostró tarjeta amarilla a los españoles Koke (m.11), Tello (m.26) e Íñigo Martínez (m.47), así como a los italianos Verratti (m.17), Regini (m.64), Caldirola (m.70) y Crimi (m.78)
Incidencias: Final del Europeo sub'21 disputado en el Estadio Teddy de Jerusalén ante cerca de 30.000 espectadores. En el palco de autoridades se encontraban el presidente y el secretario general de la UEFA, Michel Platini y Gianni Infantino, y el presidente de la Federación Española de Fútbol (RFEF), Ángel María Villar

En Deportes

    0
    comentarios

    Servicios