Menú

Perfil de Tata Martino, nuevo entrenador del Barça

Rosarino y de Newell's, como Messi, el técnico argentino llega al banquillo del Camp Nou para sustituir a Tito Vilanova.

0

El Barça ya tiene nuevo entrenador. Gerardo Daniel Tata Martino será el sustituto de Tito Vilanova en el banquillo. Llegará en las próximas horas a España y firmará un contrato por dos temporadas antes de ser presentado en el Camp Nou. Se convertirá así en el cuarto argentino que dirige al equipo culé tras Helenio Herrera (1958-1960 y 1980-1981), Roque Olsen (1965-1967) y César Luis Menotti (1983-1984).

Natural de Rosario e hincha de Newell's Old Boys, como Leo Messi, Tata Martino –no recuerda quién le puso este apodo– gana así la carrera por el banquillo culé a otros entrenadores como Luis Enrique (Celta) y el holandés Guus Hiddink, quien en las últimas horas sonaba como uno de los tapados del Barça tras dimitir de su cargo en el Anzhi Makachkala ruso.

Alumno aventajado de Bielsa

Pero, ¿quién es Tata Martino? Alumno aventajado de la escuela de Marcelo Bielsa, este argentino de 50 años –cumplirá los 51 el próximo 20 de noviembre– no tiene experiencia como entrenador en el fútbol europeo, pero sí una dilatada carrera en los banquillos. En España se dio a conocer por dirigir a la selección paraguaya que se midió al conjunto de Vicente del Bosque en cuartos de final del Mundial de Sudáfrica. El resto de la película en aquel verano de 2010 ya la conocen...

El último club que Martino ha entrenado es Newell's Old Boys, con el que fue campeón y llegó a la semifinales de la Copa Libertadores. Además de ser sondeado por el Barça, el Tata también había sonado para dirigir esta temporada a otros clubes de Primera División como la Real Sociedad o el Málaga.

"Hasta los suplentes lo abrazaban"

Como Luis Aragonés, este meticuloso técnico argentino prefiere el chándal y las zapatillas al traje y la corbata. Sus ayudantes lo definen como un profesional "muy obsesivo", que se fija absolutamente en todos los detalles. "Gerardo es muy estudioso y obsesivo en el trabajo de campo. Es frontal, sincero y tiene un gran manejo del grupo. En Paraguay hasta los suplentes lo abrazaban", dice de él Elvio Paolorroso, preparador físico de Newell's Old Boys, el club de los amores del Tata, y que, según parece, recalará con él en el Camp Nou.

Newell's, el club de sus amores

Como jugador fue un talentoso mediocentro ofensivo que desarrolló gran parte de su carrera en Newell's, donde marcó 35 goles en 505 partidos, todo un récord en la historia del equipo leproso. Tuvo también un discreto paso por Europa –jugó en el Tenerife, donde anotó un gol en 15 partidos– y de ahí volvió a Sudamérica para jugar en el Barcelona de Guayaquil (Ecuador) durante un año. Regresó a Newell's en 1992 y dos años después fichó por Lanús. Cerró su carrera como jugador en el club que lo vio nacer, Newell's.

En 1998, dos años después de colgar las botas, comenzó su carrera como entrenador. Su primer equipo fue Almirante Brown de Arrecifes, en la Nacional B, para recalar luego en el Platense e Instituto de Córdoba antes de iniciar su periplo en Paraguay, en 2002. Con Libertad y Cerro Porteño logró sus mayores éxitos como entrenador a nivel de clubes al conquistar cuatro títulos de Liga, tres de ellos de forma consecutiva.

Selección paraguaya

Después de renunciar a su cargo en Cerro Porteño a finales de 2004, Martino se tomó unos meses de descanso con el objetivo de pasar un tiempo con su familia para acabar volviendo a los banquillos a mediados de 2005, al frente de Colón de Santa Fe. Tras un discreto paso por el equipo santafesino, el preparador de Rosario regresó a Paraguay, donde dirigió nuevamente a Libertad, hasta que, a finales del año 2006, le llegó la oportunidad de su vida: dirigir a la selección paraguaya en sustitución de Aníbal Maño Ruiz.

Y en el combinado albirrojo, donde tuvo a sus órdenes a futbolistas como Roque Santa Cruz, Nelson Haedo Valdez, Óscar Cardozo o Lucas Barrios, el Tata Martino ha protagonizado logrado dos importantes logros en la historia del fútbol paraguayo: clasificar por primera vez al equipo albirrojo a los cuartos de final de una Copa del Mundo (Sudáfrica 2010), plantando cara a la España de Vicente del Bosque para acabar cayendo por la mínima, y dirigirlo hacia la final de la Copa América de Brasil 2011, donde los guaraníes perdieron frente a Uruguay (3-0). Fue el último partido de Martino al frente de los guaraníes, antes de dejar su puesto a Francisco Chiqui Arce.

Vuelta a Rosario

Al Tata le ofrecieron entonces la dirección técnica de la selección colombiana, en sustitución de Hernán Darío Bolillo Gómez, pero no aceptó y prefirió entrenar al club de sus amores, Newell's Old Boys, con el objetivo de salir al rescate de un equipo rosarino. Y Martino no sólo logró alejar al cuadro rojinegro del descenso, sino que además le hizo campeón del Torneo Final 2013 y lo clasificó para semifinales de la Copa Libertadores, donde cayeron ante el Atlético Mineiro de Ronaldinho.

Como su amigo Bielsa, el Tata es un entrenador que apuesta por el fútbol ofensivo y de toque, muy al estilo del Barça. Sus equipos suelen tener la posesión de la pelota, son agresivos y presionan muy arriba para tratar de recuperar rápidamente la pelota. Algo que sin duda gusta mucho en el club azulgrana y, particularmente, a Leo Messi y su padre. Seguro que La Pulga, también rosarino, algo habrá tenido que ver en la elección del nuevo entrenador...

En Deportes

    0
    comentarios

    Servicios