Menú

La afición estalla contra Kaká y Benzema en el homenaje a Raúl

Cuando el delantero francés fue a tirar un penalti, la grada pidió reiteradamente que lo tirara Morata. Arbeloa y Özil, también silbados.

0
Cuando el delantero francés fue a tirar un penalti, la grada pidió reiteradamente que lo tirara Morata. Arbeloa y Özil, también silbados.
Isco marca de cabeza en el homenaje a Raúl | Efe

"Raú, Raú, Raú", sin la "l'", fue el grito más coreado por las más de 80.000 personas que en la noche del jueves acudieron al Santiago Bernabéu para rendir homenaje a Raúl González Blanco, toda una leyenda -perdón por el tópico- del madridismo. El delantero se emocionó, mandó en el campo y marcó. El estadio se rindió ante él, y hasta pidió que fuera convocado por la selección española de fútbol. Al finalizar el encuentro, el excapitán apeló a la unidad del equipo y la afición, y sus buenas razones tenía.

El entrenador del Madrid, Carlo Ancelotti, eligió como portero titular a Iker Casillas, quien se llevó los primeros aplausos de la grada cuando le entregó el brazalete de capitán a Raúl. El "Iker, Iker" fue coreado en numerosas ocasiones por la mayoría del público, pero la alabanza del respetable estuvo salpicada por algunos pitos. Algunos de los aficionados justificaban los abucheos: "No es porque sea malo, sino porque es un chivato". La rajada de Sara Carbonero en la televisión mexicana contra Mourinho aún escuece.

Cuando la primera parte tornaba a su fin, Diego López salió a calentar. Parte de la afición, con la melodía de We will rock you de Queen, coreó el nombre del portero gallego: "Diego, Diego López, López". Entonces, el sector más 'casillista' respondió con abucheos. López, que jugó la segunda parte del partido, recibió una sonora pitada cuando sacó un balón con la mano sin precisión, arrojándolo fuera de la banda; salvo en ese momento, sus acciones fueron aplaudidas, aunque no tanto como las del actual capitán merengue.

A quien sí tiene crucificado deportivamente el Bernabéu es a Kaká: en cuanto el brasileño perdía un balón o fallaba un pase o un regate -no fueron pocas las ocasiones-, el estadio desataba su ira contra él. El mediapunta, que jugó en la banda izquierda, fue pitado y abucheado con fuerza por una afición que pedía que fuera vendido cuanto antes y que le reprochaba su "sangre de horchata".

Siguiendo por la sustancia que ofrece la chufa y recorre el sistema circulatorio de algunos individuos, Benzema vivió, quizás, uno de los momentos más vergonzantes de su carrera deportiva. Cuando se disponía a lanzar un penalti, buena parte de la grada lo abucheó y pidió, hasta que el delantero francés disparó, que lo lanzara Morata. El público, que no perdona la apatía y la falta de puntería -y de velocidad, y de presión, y de coraje, etcétera- del galo, también exigió la titularidad del canterano. Benzema marcó y no celebró el gol. Había quien se refería a la posible oferta del Arsenal -según algunos medios, el club inglés habría ofrecido 46 millones al Madrid por él: "Un lacito y hasta luego".

Más piadosa, en el peor sentido del término, fue la grada con Arbeloa, quien se mostró dubitativo en defensa y tuvo un par de fallos que fueron solucionados por Nacho, canterano que se mostró muy solvente en su puesto de central derecho. El respetable fue misericordioso con él por su entrega y su casta, pero había quien decía, resignado: "es así de malo, qué le vamos a hacer". En la segunda mitad, Carvajal sustituyó al internacional español, y la afición expresó manifiestamente su preferencia por quién debe ser el lateral diestro titular en el Madrid.

Pitos ocasionales también recibió Özil quien, aparentemente, no se encuentra cómodo en la posición en la que le ha ubicado Ancelotti. El alemán fue eclipsado por un Isco eléctrico y goleador, nuevo novio de la afición. La sorpresa de la noche fue Jesé: el delantero canario se reivindicó con dos tantos y el respetable se lo reconoció con cánticos y con aplausos. El Bernabéu mostró su preferencia por los canteranos, hizo la cruz a Kaká y a Benzema y se rindió a los pies del homenajeado.

En Deportes

    0
    comentarios