Menú

Jérôme Champagne: "No podemos ir al Mundial de Qatar sin aclarar el fallecimiento de obreros"

El candidato a presidir la FIFA ha concedido su primera entrevista a una radio española en Tiempo Extra, que dirige Vicente Azpitarte en esRadio.

0
Tiempo Extra: Entrevista a Jérôme Champagne Tiempo Extra

El audio empezará a sonar cuando acabe el anuncio

El candidato a presidir la FIFA ha concedido su primera entrevista a una radio española en Tiempo Extra, que dirige Vicente Azpitarte en esRadio.
El candidato a la presidencia de la FIFA Jerome Champagne. | Archivo

Pregunta: ¿Por qué se presenta a la presidencia de la FIFA para 2015?

Respuesta: Me presento por una razón muy simple: porque la globalización fue muy buena, muy positiva para el fútbol, que sin duda es el deporte número 1 en el mundo; pero se ve también que la globalización, como en el resto de nuestras actividades humanas, trae también problemas. En primer lugar, el crecimiento de las desigualdades en nuestro fútbol entre continentes. Por ejemplo, hay más dinero en el fútbol africano hoy que hace 20 años. Pero la diferencia con Europa creció. Y se ve también que el fútbol europeo perdió su homogeneidad. Hay menos incertidumbre en el resultado. Y me presenté porque en el 2015 tendremos que elegir dos alternativas: si seguimos en esta elitización del fútbol, se va a tornar como el baloncesto, donde solo la NBA es importante. Y las competiciones de equipos nacionales no importan tanto. Y en la cual la FIBA no tiene mucha relevancia. Ésta es una solución que a mí no me parece buena. Estoy más a favor de la lucha contra estas desigualdades, para que el fútbol se quede más universal. Y para esta segunda alternativa necesitamos una FIFA más respetada y más fuerte. Por eso me presenté también, para fortalecer un debate que parece necesario en este siglo XXI.

P: No es del todo crítico con la situación actual de la FIFA. ¿Sigue siendo afín a Blatter?

R: Creo que la FIFA tiene un déficit de imagen que tenemos que restaurar, que corregir. No es diferente de la pérdida de respeto que pierden las instituciones políticas o económicas. Pero tengo que decir al mismo tiempo que muchas de las críticas sobre la FIFA son bastantes injustas. Te voy a dar un ejemplo muy claro: hace un mes, en un diario inglés salió la información que el presidente de la Confederación Asiática, el antiguo presidente, el señor Bin Hammam, de Qatar, había dado dos millones de dólares al presidente de Trinidad, antiguo presidente de la CONCACAF. En todo el mundo salió en la prensa los titulares de 'FIFA corrupta', 'Nuevo escándalo'... Pero era un negocio ilegal entre dos presidentes de Confederaciones que estaban en el Comité Ejecutivo de la FIFA por tener una responsabilidad continental. Y la gente tiene que saber que las Confederaciones juegan un papel importante, pero no son miembros de la FIFA. Las Confederaciones continentales, la UEFA, por ejemplo, para Europa es a la FIFA como la Liga para la RFEF: un desmembramiento para organizar una competición. Lo que pasa es que la UEFA es una federación de las 219 federaciones nacionales, incluyendo la española. Pero en los últimos 20 años, las confederaciones que no son miembros de la FIFA han tomado el poder y controlan hoy el gobierno de la FIFA, que es el comité ejecutivo. Incluso se habla cada vez más de volver al sistema que existía antes, cuando los miembros del comité ejecutivo eran elegidos directamente por el congreso de la FIFA, no a través de las Confederaciones Continentales. Entonces la FIFA tiene que corregir su déficit de imagen, lo reconozco. Pero al mismo tiempo hay que reconocer que muchas de las alegaciones contra la FIFA fueron hechas por el comportamiento de miembros de la FIFA, que no son directamente de la FIFA, pero que son representantes de otros entes de la FIFA. Hay que corregirlo, pero hay que hacerlo sabiendo realmente lo que es justo y lo que no es justo.

P: Hay numerosas polémicas abiertas como la necesidad del uso de la tecnología o el virus FIFA, que afecta a los actores principales del fútbol. ¿Qué opina sobre la polémica de las elecciones de los mundiales de Rusia 2018 y Qatar 2022?

R: En el caso de la decisión de los Mundiales de 2018 y 2022, apoyo la idea de devolver al congreso la decisión y no que la tengan las Federaciones Nacionales. Porque hasta el Mundial del 66, la decisión pertenecía al Congreso.

P: Existen numerosas sombras sobre Qatar, un Mundial con un calendario completamente distinto.

R: Sobre las acusaciones, hay que hacerlo todo de una manera transparente. Y yo apoyo las investigaciones del estadounidense Michael García. Porque no podemos ir al mundial en Qatar sabiendo que obreros fallecieron en las obras. No podemos ir si hay dudas en las decisiones. Se habla de las influencias políticas de países como Alemania, Francia y Brasil; de la corrupción entre candidatos; de corrupción de votos. Mi posición es muy clara: tenemos que saber lo que pasó. Porque la Copa del Mundo le pertenece a todos los aficionados del mundo. Nosotros no somos una integridad fuera del fútbol. La FIFA pertenece a todos. Es por eso que me presenté, tenemos que mejorar esa imagen.

P: ¿Está a favor o en contra del uso de la tecnología en el fútbol?

R: Sobre la tecnología, yo defiendo incluir más tecnología sólo cuando la pelota está parada.

P: Está siendo muy diplomático con el señor Blatter, cuando se presenta a las elecciones para sustituirle. ¿Es usted el delfín del Blatter?

R: Los que dicen esto son personas que no se atreven a decir las cosas abiertamente. Yo hoy soy el único candidato. Entonces no voy a atacar a ninguna persona. No estoy en situación de atacar a personas que no son candidatos. No ataco a nadie. Defiendo mis ideas, una plataforma. Pero yo decidí hacer una campaña detallada. Y cada mes envío una carta programada a todos los actores del fútbol. Y cada uno puede ir a mi web para verlo. Me apoya Pelé. Y quisiera también que la FIFA entrara en el siglo XXI. Estas elecciones van a ofrecer una oportunidad para hacerlo todo diferente.

Sobre lo que menciona del Virus FIFA, tiene razón. Pero, ¿quién infla el formato de las fases de clasificación? No es la FIFA, son las confederaciones. ¿Y de los clubes? No es la FIFA, son las confederaciones. Reconozco el problema, y estoy listo para corregir y mejorarlo. Pero al mismo tiempo tenemos que ser justos y ver donde está la responsabilidad.

P: Habla de los problemas de jugadores y clubes con el virus FIFA y antes hablaba de que la FIFA no se pareciese a la FIBA. ¿Le parece idóneo el calendario del baloncesto con todas las competiciones domésticas durante el año y las competiciones y compromisos de selecciones para el verano?

R: En baloncesto, las competiciones de equipos nacionales no tienen la proyección y la relevancia de las competiciones de equipos nacionales en fútbol. El fútbol es un mundo totalmente diferente. También por el peso de la NBA. ¿Quién infló la fase de clasificación? Yo he propuesto que nos sentemos para ver una vez más tranquilamente la arquitectura de las competiciones, no solamente de clubes, sino también de los equipos nacionales. Cuando entré en la FIFA, trabajé mucho con Blatter para introducir un calendario internacional. Antes de enero de 2002 no había ningún calendario internacional. Tenemos que trabajar mucho, sí.

Pero, por ejemplo, cuando decimos que la liga inglesa es competitiva hasta el última día, tenemos que ver como se distribuye el dinero. Y lo que es interesante es que la liga inglesa es un modelo en el cual la cantidad de dinero recibida por el primero, en comparación con el que recibe el último, es sólo de 1.5 a 1; en Alemania es de 2.1 a 1; en Francia es de 3.7 a 1; en Italia 4.1 a 1. Y en España es de 11 a 1. Es decir, hay que trabajar si queremos continuar con la incertidumbre del resultado, de las competiciones. Tenemos que devolver, distribuir el dinero de manera diferente. En la Liga de Campeones, entre lo que recibió la Juventus, 65 millones de euros, y los 10 millones del Dinamo de Zagreb, son 6.5 a 1. Es decir, que hoy en día hay una diferencia tan grande de dinero, que podemos casi ver la clasificación a final de año en función de los presupuestos.

P: Parece que estamos en un año de mucha igualdad en la Liga. Pero usted habla de esa desigualdad del reparto de los derechos de televisión que hay que corregir. Sin embargo, Real Madrid y Barcelona están en contra porque aseguran que son ellos los que generan esos ingresos.

R: Madrid y Barcelona generan el negocio. Pero necesitan también del Elche o del Granada para jugar la temporada. Y en España hay un debate muy fuerte sobre la centralización de los derechos del televisión. No es algo ajeno de la realidad. Por ejemplo, el CEO de la Bundesliga pidió oficialmente a la UEFA que distribuya el dinero de manera diferente, porque por ejemplo, el Bayern de Múnich recibe tanto dinero de la Champions que crea una distorsión en la competitividad de la liga alemana. Es un tema muy fuerte, que no es solamente en el fútbol. Mira el papa Francisco, o lo que dice Obama sobre la pérdida del modelo estadounidense del ascensor social por la polarización que existe en la distribución de la riqueza. Es decir, que la desigualdad económica es algo mundial, no sólo del fútbol".

P: Hablaba usted antes sobre que no se puede ir a sitios en los que están falleciendo obreros. ¿A nadie se le ocurrió que no se puede ir a jugar un mundial a un sitio en fechas distintas a las que se juega normalmente?

R: Ese debate se tendría que haber hecho antes de la votación, no después. La licitación para el Mundial de 2022 se hizo con fechas muy claras en el documento básico de la licitación para tener una Copa del Mundo en junio-julio de 2022 y una Copa Confederaciones en junio 2021... Es como si en España hay un acuerdo para un autopista entre Pontevedra y La Coruña. Y después de firmar el contrato se decide hacer entre Reus y Lérida. Entonces hay un problema moral. Tenemos que modificar el calendario de muchas competiciones nacionales e internacionales durante tres temporadas: una antes, una durante, y una después. Hay que analizarlo. Estoy al lado de los clubes y de las ligas que van a sufrir por una decisión que tiene que ser analizada. Mi posición es que tenemos que esperar el proceso de estudio para ver si podemos encontrar una nueva fecha, y también terminar el proceso de análisis de la situación de los obreros, que no se puede aceptar.

P: Otro problema está en la Copa Confederaciones. ¿Cree que se va a poder disputar en Qatar el año antes del Mundial?

R: Tenemos que cambiar esto también. Por eso digo que va a tener consecuencias durante tres temporadas. Por esto hay que crear un grupo de trabajo en el que las ligas europeas, los clubes, y los sindicatos de jugadores se asocien, para ver cuáles son las consecuencias. De nuevo, un principio moral, porque después de una decisión no se pueden modificar los criterios de una licitación. También hay que apoyar la investigación de la Comisión Ética de la FIFA para saber lo que pasó. Si hubo casos de alegaciones y elementos de corrupción, hay que saberlos también.

P: Está de acuerdo entonces con Harold Nicholls, expresidente de la Federación Chilena de Fútbol, que dijo en esRadio, en este mismo programa, que habría que cambiar el calendario mundial desde la 2018-19.

R: El señor Harold Nicholls tiene razón. Hay que analizar las consecuencias de ese cambio. En mi opinión hay que hacerlo con mucho cuidado, porque las consecuencias van a ser muy pesadas.

P: Pero no hay culpable de estas consecuencias.

R: Es una pregunta que se tienen que hacer los que votaron a Qatar. Un periodista del L'Equipe me preguntó a quién hubiera votado si hubiera sido miembro del Comité Ejecutivo de la FIFA en el 2010. Yo contesté que a Rusia, y después a Estados Unidos. Por tanto, es una pregunta que hay que hacérsela a los que votaron a Qatar.

P: Otra situación es la de los avances tecnológicos. No se ayuda nada a los árbitros, que cada día tienen más dificultad para tomar las decisiones correctas. ¿Por qué no se toman decisiones en este sentido, para facilitar su labor?

R: Hace tres o cuatro años no habría contestado de la misma manera. Pero estoy visitando muchos estadios y veo que hay conexión a Internet. Recuerdo de niño ir a ver el partido en París, con la radio para escuchar el partido. Lo que está pasando ahora es que los fans podrán ver con sus smartphones el partido que están viendo en el estadio. Llegaremos así a una situación donde vamos a tener 100.000 espectadores y un ciego, que va a ser el árbitro. El otro día, en un partido de la segunda división francesa, en un partido entre el Caen y Chateauroux, en el último momento, el equipo visitante anotó un gol con la mano. Pero este partido se estaba emitiendo por la televisión francesa, y los jugadores del Caen corrieron a las tribunas a coger smartphones para mostrarle al árbitro la repetición. No podemos continuar así. Tenemos que ayudar a los árbitros, tenemos que incrementar también la justicia. Porque vamos a ver la final del Mundial con 200 millones de telespectadores y sólo un árbitro central que va a ser ciego. Mi opinión es que hay que introducir la tecnología paso a paso, y solamente cuando la pelota está parada. También en el caso de un penalti o un gol anotado en fuera de juego, tenemos que utilizar (la tecnología) como se hace en el fútbol americano o en el tenis.

En Deportes

    0
    comentarios

    Servicios