Menú

Mundial de Brasil 2014

Lukaku y De Bruyne derriban la muralla de Howard para meter a Bélgica en cuartos de final

Los diablos rojos, que vuelven a la ronda de los ocho mejores 28 años después, se medirán el sábado a Argentina por un puesto en semifinales.

0
Los diablos rojos, que vuelven a la ronda de los ocho mejores 28 años después, se medirán el sábado a Argentina por un puesto en semifinales.
Lukaku (2i) es felicitado por su gol a Estados Unidos. | Cordon Press

El Mundial de las prórrogas -cinco de ocho posibles por ahora- no podía tener un desenlace diferente al de esta noche en el Arena Fonte Nova. Allí, en Salvador de Bahía, Bélgica se ha impuesto a Estados Unidos en una espectacular prórroga después de noventa minutos sin goles. Los diablos rojos tuvieron buenas ocasiones para haber marcado en el tiempo reglamentario, pero se estrellaron contra una muralla llamada Tim Howard. De no ser por el guardameta del Everton, la selección de Jürgen Klinsmann se hubiera llevado un auténtico saco y, desde luego, no se habría llegado a la citada prórroga.

Un período adicional que comenzó con el tanto belga, obra de De Bruyne tras una gran acción de Romelu Lukaku por la banda derecha. El nueve del Everton, compañero de Howard en los toffees, entró por Origi en la prórroga y se encargó de revolucionar el partido, participando en la jugada del 1-0 y marcando el segundo de los europeos.

Con 15 minutos por delante, parecía que Bélgica tenía más de medio billete amarrado para cuartos de final, pero entre el tanto de Julian Green -que había entrado por Alejandro Bedoya- y de nuevo Howard se encargaron de dar vida, mucha vida, al conjunto de Klinsmann, que tan cerca estuvo de haber encajado el 3-1 como de haber marcado el 2-2 que habría forzado la tanda de penaltis. En definitiva, los diablos rojos se hicieron merecedores de la clasificación para cuartos, por ocasiones y por juego, y ahora pelearán contra Argentina por un puesto en semifinales de este loco Mundial.

Wilmots apuesta por Origi

El partido comenzó a ritmo frenético. Divock Origi, la gran novedad en el once de Marc Wilmots en detrimento de un Lukaku que hasta ahora venía pasando por Brasil con más pena que gloria, avisó muy pronto con una clara oportunidad desbaratada por Howard. A los pocos segundos del pitido inicial comenzaría el recital del meta de Nueva Jersey. No tardó en reaccionar Estados Unidos, que intentó disputarle la posesión a los belgas, aunque eran éstos los que volverían a merodear poco a poco el área rival, especialmente con rápidas transiciones a la contra.

Vertonghen, De Bruyne, Mertens y Origi causaban estragos a la defensa yanquee, que sufría para achicar balones. Quien apenas apareció fue Hazard, que acabaría perdiéndose en la tela de araña tejida por Klinsmann, aunque eso daría más libertad a sus compañeros. Un par de disparos de De Bruyne y un centro raso al área de Vertonghen, al que no llegó por poco Fellaini, fueron las ocasiones más claras de Bélgica en el primer tiempo. Estados Unidos, que apenas inquietó la portería de Courtois en los primeros 45 minutos, perdió al lateral derecho Fabian Johnson por lesión. En su lugar entró Yedlin, y fue entonces cuando la formación de Klinsmann ganó en verticalidad y presencia en ataque.

Vendaval rojo tras el descanso

Bélgica salió arrollando tras el paso por vestuarios y gozó de muy buenas ocasiones para haber estrenado el marcador del Fonte Nova, como un cabezazo de Mertens que desvió Howard, un remate de Origi que se estrelló en el larguero y un centro de Vertonghen que ni De Bruyne ni Origi llegaron a rematar ante Howard. Wilmots quitó entonces del campo a Mertens -participativo en ataque pero fallón- para dar entrada a Mirallas, y los diablos rojos siguieron por los mismos derroteros.

Dominaba el conjunto europeo, pero el temor era que Estados Unidos pudiera dar una sorpresa a la contra. Witsel, Origi, Mirallas y hasta los centrales Van Buyten y Kompany se sumaron a las ocasiones contra el marco de un Tim Howard inconmensurable, que iba camino de convertirse en el héroe de la noche. En el otro área, Courtois también aparecía esporádicamente, atajando algún que otro intento de Dempsey y Jermaine Jones. Pero sin duda el protagonista era para el cancerbero estadounidense.

Cuando parecía que el 1-0 podía llegar de un momento a otro, Wondolowski a punto estuvo de dar la clasificación a Estados Unidos en el descuento del tiempo reglamentario, pero echó la pelota fuera a puerta vacía y desperdició una gran ocasión. El partido olía a prórroga y, efectivamente, el pase se iba a tener que dilucidar en ese tiempo suplementario.

Irrumpe Lukaku

Y ahí apareció Lukaku con dos acciones definitivas, fabricando la jugada del primer gol al inicio de la prórroga y marcando el segundo: en la primera, se pegó una fenomenal cabalgada por la derecha para asistir a un De Bruyne que, después de fallar en el primer intento, sí pudo superar a Howard en el segundo con un remate cruzado y raso que se coló junto al palo; en la segunda, sorprendió al cancerbero americano con un gran remate para poner tierra de por medio.

Bélgica parecía cómoda, pero Estados Unidos, mejor físicamente, no se rindió y Julian Green, en el primer balón que tocó, lograba acortar distancias al comienzo de la segunda parte de la prórroga para devolver toda la emoción al partido. Cualquier cosa podía pasar con quince minutos por delante y tan cerca estuvo el 3-1 como el 2-2, especialmente en un remate de Jermaine Jones y, sobre todo, en un disparo a bocajarro de Dempsey, tras una jugada ensayada en una falta, que se topó con la parada salvadora de Courtois.

Una oda al fútbol lo vivido en una prórroga de locura, 30 minutos frenéticos que hicieron las delicias del espectador. Al final pasó quien lo mereció, Bélgica, y ahora los diablos rojos claman por la venganza ante Argentina tras lo vivido en México'86, cuando un tal Diego Amando Maradona apartó a los Scifo, Ceulemans, Pfaff, Gerets y compañía del sueño de la gran final.


Ficha técnica

Bélgica, 2: Courtois; Alderweireld, Van Buyten, Kompany, Vertonghen; Witsel, Fellaini; Mertens (Mirallas, m.60), De Bruyne, Hazard (Chadli, m.111); y Origi (Lukaku, m.91)
Estados Unidos, 1: Howard; Johnson (Yedlin, m.32), Omar González, Besler, Beasley; Cameron; Zusi (Wondolowski, m.72), Jones, Bradley, Bedoya (Green, m.105); y Dempsey

Goles: 1-0, m.92: De Bruyne; 2-0, m.104: Lukaku; 2-1, m.106: Green
Árbitro: Djamel Haimoudi (Argelia). Amonestó al estadounidense Cameron y al belga Kompany
Incidencias: Último partido de octavos de final del Mundial de Brasil disputado en el Arena Fonte Nova de Salvador de Bahía

En Deportes

    0
    comentarios

    Servicios