Menú

Paul Breitner, el futbolista alemán que rechazó jugar un Mundial por sus ideas comunistas

Acompañado siempre de su barba, su pelo largo y el libro rojo de Mao, Breitner se acostumbró a vivir rodeado de polémicas palabras y decisiones.

37
Breitner, en una imagen rodeado de fútbol, Mao Tse Tung y el Che Guevara.

Alemania-Argentina es uno de los partidos más grandes que se puede ver en la historia del fútbol mundial. Desde el comienzo de los campeonatos del mundo se ha convertido en un clásico, y el último y más importante episodio lo hemos vivido en este Mundial de Brasil, en el que las dos superpotencias se disputaron el cetro del planeta fútbol.

Pero las tensiones entre europeos y sudamericanos no se quedan ahí. Un futbolista llevó el extremo mucho más allá: al campo de la política. Paul Breitner rechazó jugar un Mundial en territorio argentino como muestra de repulsa a la cruenta dictadura de Videla.

Un futbolista atípico

En realidad, la decisión de Breitner tampoco sorprendió a nadie. Impropio de un futbolista, su imagen no sólo se asociaba con su tremenda solvencia sobre el verde. También por su barba, su pelo largo, y el libro rojo de Mao Tse Tung en el brazo. Breitner rompió con todos los esquemas del futbolista de la época, se manifestó abiertamente a favor de la Alemania del Este pese a ser bávaro, y sus palabras fueron en diversas ocasiones motivo de controversia en una década marcada por la guerra fría.

Su talento en el campo le permite, pero, ser admirado por todos. Con él o contra él en el terreno ideológico, nadie osaba discutirle futbolísticamente. Pilar en el Bayern de Munich que dominó en la década de los 70, fue también campeón del Mundo con la selección alemana en el 74, anotando el tanto de la igualada germana en la final ante Holanda.

Después de aquel título mundial, Breitner ficha por el Real Madrid, donde ganará dos ligas y una Copa del Rey, cayendo en semifinales de la Copa de Europa ante su Bayern de Munich, siendo silbado por sus compatriotas. En el 77 regresa a la Bundesliga, al Eintracht Braunschweig, para volver al Bayern Munich al año siguiente. Su buen rendimiento le permite seguir siendo un fijo para la selección alemana. Pero claro, el Mundial se jugaba en Argentina, y ahí estaba Videla...

Una molestia para sus compañeros

El 7 de abril de 1978 la revista Stern publicaba un artículo firmado por Paul Breitner en el que atacaba a la dictadura de Videla, y a su vez a la Federación Alemana de Fútbol por no rechazarla, por acudir al Mundial que se iba a disputar en poco más de un mes en Argentina. En el artículo, Breitner acusaba además a sus compañeros de ser "eunucos políticos", al no manifestar ninguna repulsa hacia la Junta Militar.

"Alemania es el actual campeón y eso le hace tener unas responsabilidades especiales. La selección no debe dejar que la utilicen como una marioneta, porque los deportistas, aunque tengan en el deporte su principal preocupación, no deben ser eunucos políticos", afirmaba el futbolista germano.

El artículo generó un gran revuelo. En la prensa, en los aficionados, en la Federación, y también en sus compañeros. El más explícito fue Berti Vogts, entonces futbolista del Borussia Dortmund, quien se quejó de que, sin parecerle ésta una mala idea, estas campañas no se hicieran también con respecto a la violación de los derechos humanos en países socialistas, en clara alusión a la reconocida y marcada ideología de Breitner.

Aquello le valió grandes disputas con todos, y pese a que fue finalmente citado para acudir al Mundial, rechazó tal posibilidad, argumentando que él no jugaría nunca en Argentina. En realidad fue una amalgama de diversas razones: no quería jugar en Argentina, pero también sabía que el ambiente que iba a encontrar dentro de su selección tampoco iba a ser el mejor, y además Alemania pasaba en aquellos años por un momento de transición que le hacía acudir al Mundial sin ninguna aspiración.

Así que, definitivamente, Paul Breitner no acudiría a Argentina, aunque sí regresaría años más tarde a la selección; una selección comandada por Karl-Heinz Rummenigge, y que necesitaba de la contundencia de Breitner para volver a ser grande. Así, llegaría a la final del Mundial del 82, el de España, donde caería derrotado por Paolo Rossi y la squadra azzurra.

Al año siguiente colgaría las botas, para dedicarse desde entonces a formar parte del organigrama directivo del Bayern de Munich, del que ha llegado a ser presidente; ha realizado también labores de comentarista, y ha sido representante de marcas deportivas. Siempre, eso sí, alejado de las polémicas declaraciones políticas que tanto le caracterizaron en su etapa como futbolista.

No fue el único

Supuestamente, Breitner no fue el único que rechazó participar en el Mundial de Argentina por su oposición a Videla y su Junta Militar.

La selección argentina, a la postre campeona, llegaba con El lobo Carrascosa como capitán. Centrocampista de Huracán, era el alma carismática de aquel combinado. Pero unos meses antes, decidió no seguir jugando a fútbol y retirarse. No habló sobre ello; nunca ha hablado sobre ello. Quizá tampoco haga falta.

También de Johan Cruyff se afirmó que no quiso ir al Mundial por mostrar su rechazo a la dictadura. Que no acudió, y que explicó los motivos, está claro. Pero en esta ocasión parece que la cuestión podría encontrarse más en un incidente acaecido un año antes en Barcelona que le hizo "replantearse muchas cosas".

En Deportes

    Recomendado

    Lo más popular

    1. Federico Jiménez Losantos: 'De Rivera a Casado y viceversa, pasando por Vox'
    2. Luis Herrero: 'Más madera'
    3. Las redes se mofan de la foto de Sánchez con gafas de sol en el 'Falcon'
    4. Vídeo: El baile senegalés que revoluciona el Mundial
    5. Aznar no opina de la sucesión en el PP pero critica la "operación diálogo" de Santamaría
    0
    comentarios

    Servicios