Menú

Copa del Rey

El Barcelona reina en la batalla del Vicente Calderón y desquicia al Atlético

Un penalti que no era, otro que no se pitó, la enajenación de Arda, dos expulsados -uno en el túnel de vestuarios-... un duelo loco que tuvo de todo.

0
Un penalti que no era, otro que no se pitó, la enajenación de Arda, dos expulsados -uno en el túnel de vestuarios-... un duelo loco que tuvo de todo.
Neymar celebra uno de sus dos goles en el Vicente Calderón. | Cordon Press

Carrusel de oportunidades, delirio para unos y respuesta de los otros, sensación de remontada, desilusión posterior… El primer tiempo en el Vicente Calderón -el único acto que mereció la pena- recordó a los mejores duelos entre Atlético de Madrid y Barcelona. No faltó absolutamente de nada en esta vuelta de cuartos de final de la Copa del Rey (2-3). Hubo goles rápidos, jugadas llenas de velocidad y de ida y vuelta, mucha polémica, un penalti y, por supuesto, tensión entre ambos equipos.

¿Qué probabilidad hay de marcar un gol ante el Real Madrid en el minuto 1 de partido? ¿Qué probabilidad hay de hacer lo mismo ante el Barcelona y encima que el protagonista sea el mismo? Fernando Torres no entiende de estadísticas y fue el primero en abrir la fiesta goleadora del Calderón con un golazo cuando sólo habían transcurrido 30 segundos de partido. Control, recorte sobre Mascherano, disparo ajustado al palo y gol. El Manzanares se volvía loco y con ellos un Torres desatado.

El Atlético se creció con el 1-0 y rápidamente buscó noquear a su rival con el segundo. Era la táctica del Cholo en caso de anotar pronto, pero los riesgos de volcarse en ataque ante el Barcelona a veces se pagan y Neymar fue el verdugo en el 1-1. La combinación Messi-Suárez-Neymar acabó con el brasileño batiendo a Oblak tras dejar atrás en una contra a Juanfran. El Calderón recibía el primer mazazo.

Las oportunidades se fueron sucediendo para ambos bandos y el ambiente denotaba que podía pasar cualquier cosa. Suárez reclamó un penalti, pero Gil Manzano sólo pitaría uno en la primera parte y sería para el Atlético. Juanfran se topó con Mascherano -fuera del área- y Raúl García volvió a liderar el grito de remontada de la grada marcando el 2-1. Otra vez se desataba la locura en el Calderón, aunque no sería por mucho tiempo.

Ambos equipos seguían llegando con peligro al área rival, no había manera de detener el correcalles y nuevamente se respiraba un clima de intranquilidad en los dos conjuntos. El Atlético se sentía muy fuerte con el 2-1, pero la suerte no correspondería a la épica rojiblanca. Un gol de Miranda en propia puerta a la salida de un córner volvió a tumbar momentáneamente a los locales. Por segunda vez consecutiva volvían a necesitar dos goles. Prueba de fe para los madrileños.

En plena locura de fútbol llegó la recta final del primer acto que convirtió un posible 3-2 en un 2-3 en la misma jugada. La mano de Jordi Alba evitó el tanto de Griezmann y en la contra, el Barcelona no perdonó. Messi se encargó otra vez de comandar la jugada, habilitó a Alba, que llegaba como un obús por la banda, y el lateral puso el balón para que Neymar rompiera a Oblak. Demasiado castigo para los guerreros del Cholo antes de un descanso muy movido.

Mandzukic esperaba al descanso o a los primeros minutos de la segunda parte para salir al terreno de juego y buscar el milagro de la remontada. El croata no contaba con la expulsión de Gabi en los vestuarios, un hecho que terminó por desquiciar a un Atlético que se veía sin opciones de seguir remando. Saúl entró por Griezmann y sin el francés en el campo, el Barcelona esbozó una sonrisa de tranquilidad.

La locura de Arda Turan

El Atlético con diez y gracias, pues Arda Turan perdió los papeles instantes después y llegó a lanzar en dirección al línea una de sus botas. Gil Manzano le mostró la amarilla volviendo a demostrar que el partido le venía grande, muy grande. Arda es un genio, pero su locura transitoria es imperdonable. El turco traspasó la línea y no fue castigado.

El resto de la segunda mitad fue una deshonra para lo visto en la primera. Apenas hubo fútbol porque el Atlético ya no estaba. Juanfran y Arda, totalmente desquiciados, dejaron su sitio a Gámez y Cani, que debutó por fin tras su llegada al Calderón. El Barcelona perdonó las que tuvo y el Atlético sólo pudo disfrutar con los cánticos de su afición que no olvidaba el esfuerzo de sus guerreros. Mario Suárez acabó expulsado antes de acabar el choque. Lo que tardará en olvidarse, por desgracia, es lo que sucedió sin un balón de por medio.


Ficha técnica

Atlético de Madrid, 2: Oblak; Juanfran (Gámez, m.58), Miranda, Giménez, Siqueira; Mario Suárez, Gabi, Arda Turan (Cani, m.63), Raúl García; Griezmann (Saúl, m. 46) y Torres
Barcelona, 3: Ter Stegen; Dani Alves, Piqué, Mascherano (Mathieu, m.62), Jordi Alba; Busquets, Rakitic (Rafinha, m.70), Iniesta; Messi, Luis Suárez y Neymar (Pedro, m.77)

Goles: 1-0, m.1: Torres; 1-1, m.10: Neymar; 2-1, m.30: Raúl García, de penalti; 2-2, m.38: Miranda, en propia puerta; 2-3, m.41: Neymar
Árbitro: Gil Manzano (Comité extremeño). Expulsó a Gabi, del Atlético de Madrid, en el descanso y a Mario Suárez, también del equipo rojiblanco, por doble amonestación (ms.69 y 83). Amonestó a los locales Raúl García (m.14), Arda Turan (m.47), Giménez (m.83) y Cani (m.87), así como a los visitantes Messi (m.44) y Dani Alves (m.74)
Incidencias: Partido de vuelta de los cuartos de final de la Copa del Rey disputado en el estadio Vicente Calderón ante unos 54.000 espectadores

0
comentarios

Servicios