Menú

Europa League

El Sevilla gana la Europa League ante el Dnipro y jugará la próxima Champions (2-3)

Doblete de Bacca ante el Dnipro, que empezó por delante. Cuarta Europa League para los andaluces, que el próximo curso jugarán la Champions.

0

No hay dos sin tres. Ni tres sin cuatro. Cuarta final de la Europa League para el Sevilla, y cuarto triunfo. El conjunto andaluz sigue haciendo historia y conquista un nuevo título de la segunda competición continental: tras proclamarse campeón en 2006 (ante el Middlesbrough), 2007 (contra el Espanyol) y el año pasado (en Turín, con el Benfica como rival), los de Unai Emery se han impuesto esta noche al Dnipro ucraniano en el Estadio Nacional de Varsovia (2-3).

Estaba empatado hasta ahora el Sevilla con la Juventus de Turín, el Inter de Milán y el Liverpool, con tres títulos de la Europa League (antigua Copa de la UEFA) cada uno. Pero ahora los andaluces deshacen el empate a su favor. Es el club más laureado en la competición, con cuatro títulos en diez ediciones. Sencillamente impresionante.

La de esta noche en Varsovia fue una final intensa y bonita, especialmente en la primera mitad. Un partido en el que el Sevilla empezó por debajo en el marcador, después de que el Dnipro se adelantara a los 6 minutos con el gol de Nikola Kalinic al rematar de cabeza un preciso centro de Matheus desde la derecha. Un varapalo, sí, pero lo cierto es que los nervionenses casi ni se inmutaron y lograron sobreponerse rápidamente, remontando con dos tantos en un espacio de apenas tres minutos.

Habían avisado antes Banega, Reyes y Vitolo, muy activos los tres en ataque, pero se toparon con la férrea oposición de un Dnipro que se cerraba muy bien y buscaba una nueva oportunidad a la contra. No obstante, la ocasión más clara fue para Krychowiak en el minuto 23, aunque Boyko se lució con un paradón. Parecía que el tanto del empate podía llegar en cuestión de minutos.

Y así fue. Fue precisamente Krychowiak quien hizo el 1-1 con un gran remate ajustado al palo de la portería de Byoko. Un polaco marcando en casa. Sólo cuatro minutos después, Carlos Bacca le dio la vuelta al marcador al aprovechar un gran pase en profundidad de Reyes. El colombiano, el hombre de la noche -pese a que el premio de mejor jugador del partido se lo acabarían dando después a Ever Banega-, es un hombre letal ante el marco rival, y esta noche, en toda una final europea, no podía ser menos.

El Dnipro, que en semifinales había eliminado al Nápoles de Rafa Benítez, no se rindió y fue a por el empate. Konoplianka, sin duda su mejor jugador, el de más calidad en las filas ucranianas, avisó con un lanzamiento lejano, buscando la escuadra, ante el que se lució Sergio Rico con un paradón. Y el 2-2 acabaría llegando justo antes del descanso con un gran gol de falta de Ruslan Rotan en el que, dicho sea de paso, Rico también tuvo su parte de culpa, reaccionando muy tarde en su estirada y pudiendo haber hecho mucho más.

El conjunto de Myron Markevych salió con fuerza a la vuelta de vestuarios en busca del 3-2, pero el Sevilla se defendió muy bien y lo que acabaría llegando fue el 2-3. De nuevo con la firma de Bacca, consiguiendo así su segundo tanto de la noche. Vitolo aprovechó un mal despeje de los ucranianos para habilitar desde la frontal del área grande al colombiano, que no perdonó ante Byoko.

El propio Bacca tuvo poco después dos ocasiones consecutivas, justo antes de que llegara el gran susto de la noche. A cuatro minutos del final del tiempo reglamentario, Matheus se desplomó y durante unos segundos quedó inconsciente sobre el césped tras chocar su cabeza con la de Trémoulinas en un salto. El Estadio Nacional de Varsovia enmudeció y acto seguido despidió con una cerrada ovación al extremo brasileño, que tuvo que ser retirado en camilla. Afortunadamente todo quedó en eso, en un susto.

El Dnipro, con el habilidoso Konoplianka echándose el equipo a la espalda, apretó en los últimos minutos en busca del empate que forzase la prórroga, pero también el Sevilla tuvo una buena ocasión en el descuento en las botas de Coke, al rematar un pase atrás de Aleix Vidal. Gran partido del tarraconense -flamante internacional absoluto junto a Sergio Rico-, que fue otro de los grandes protagonistas de la noche.

El Sevilla ya celebraba este nuevo título y la euforia se desató con el pitido final del árbitro inglés Martin Atkinson. Merecido premio para el conjunto hispalense, que la próxima temporada jugará la Champions y, por tanto, el fútbol español tendrá cinco representantes en la máxima competición europea, siempre que el Valencia -cuarto clasificado en Liga- supere la ronda previa. Es la reivindicación de un equipo que, sin hacer ruido, agranda su leyenda, y también la de un técnico, Emery, que el próximo año estará en la Liga de Campeones, pero tal vez al frente de otro equipo.


Ficha técnica

Dnipro, 2: Boyko; Fedetskiy, Douglas, Cheberyachko, Leo Matos; Kankava (Shakhov, m.85), Fedorchuk (Bezus, m.68); Matheus, Rotan, Konoplyanka; Kalinic (Seleznyov, m.78)
Sevilla, 3: Sergio Rico; Aleix Vidal, Carriço, Kolodziejczak, Tremoulinas; Krychowiak, Mbia; Reyes (Coke, m.59), Banega (Iborra, m.87), Vitolo; Bacca (Gameiro, m.82)

Goles: 1-0, m.6: Kalinic; 1-1, m.27: Krychowiak; 1-2, m.30: Bacca; 2-2, m.43: Rotan, de falta directa; 2-3, m.72: Bacca
Árbitro: Martin Atkinson (Inglaterra). Amonestó a Kankava, Kalinic (m.47+), Bezus (m.70), Rotan (m.75) y Leo Matos (m.83), del Dnipro; y a Krychowiak (m.46+), Carriço (m.62) y Bacca (m.74), del Sevilla
Incidencias: Final de la Europa League 2015 disputada en el Estadio Nacional de Varsovia ante unos 56.000 espectadores que llenaron prácticamente el graderío. Césped en perfectas condiciones

0
comentarios

Servicios