Menú

Italia llora la desaparición del Parma, 'colosso' de los 90

Por las filas del equipo gialloblu han pasado futbolistas de la talla de Buffon, Crespo, Asprilla, Cannavaro, Thuram, Stoichkov y Zola, entre otros.

0
Por las filas del equipo gialloblu han pasado futbolistas de la talla de Buffon, Crespo, Asprilla, Cannavaro, Thuram, Stoichkov y Zola, entre otros.
El Parma, el día que se consumó el descenso de la Serie A. | Cordon Press

Ciao Parma. El equipo gialloblu, uno de los mejores de la historia del fútbol italiano, desaparece al haber concluido este lunes el plazo legal para la compra del club y tras haber retirado sus ofertas los dos inversores que pretendían hacerse cargo de la entidad. El Parma desciende ahora a la Serie D -categoría amateur equivalente a la cuarta división italiana- bajo nuevas directrices jurídicas y directivas, teniendo que empezar de cero.

La entidad parmesana, que en los años 90 vivió su época dorada, se había declarado en bancarrota en marzo pasado y, un mes después, el juez Pietro Rogato autorizó la venta del club por un precio de salida de 20 millones de euros. Una cantidad con la que el hipotético comprador debía hacer frente a las múltiples deudas y al pago de los salarios de los jugadores.

En la compra del club se habían mostrado especialmente interesados dos inversores: el exjugador de béisbol ítalo-estadounidense Mike Piazza y el empresario Giuseppe Corrado. Sin embargo, la situación de la deuda era demasiado compleja y los gastos a hacer frente eran tan elevados que hacían "impracticable cualquier concurso económico", dijo Corrado para explicar la retirada de su oferta de compra.

El Parma no podrá jugar la Serie B (Segunda División) a la que quedó abocado en la última temporada, tras acabar como colista de la Serie A, y deberá comenzar desde las categorías de aficionados, siempre y cuando encuentre un inversor que financie el club desde cero antes del próximo 10 de julio, que es el día en el que finaliza el plazo de inscripción.

Crónica de una muerte anunciada

El club emiliano, dirigido desde el banquillo por el mítico exfutbolista Roberto Donadoni y que la pasada temporada ha sido colista en 29 de las 38 jornadas de la Serie A, ha asistido en los últimos meses a situaciones realmente dramáticas. El pasado 21 de febrero, el partido liguero contra el Udinese en el estadio Ennio Tardini (1-0) tuvo que ser suspendido al no poder cubrir los gastos para la seguridad del público.

Roberto Donadoni, técnico del Parma en la campaña 2014/15. | Cordon Press

Dos semanas después, la Liga italiana concedió a la entidad un préstamo de 5 millones de euros para que pudiera acabar la temporada, aunque previamente los futbolistas se habían negado a viajar a Génova para enfrentarse al Genoa.

El 18 de marzo, el presidente del club, Giampietro Manenti, fue arrestado por fraude y lavado de dinero y, sólo un día después, el Parma se declara en bancarrota. Su anterior presidente, Tommaso Ghirardi, decidió deshacerse del club y lo vendió esta misma temporada al precio simbólico de 1 euro a Manenti, quien había prometido inyectar en el club un dinero que nunca llegó.

Giampietro Manenti, último presidente del Parma. | Cordon Press

Además, el Parma había sido castigado con la pérdida de siete puntos en la clasificación debido a diferentes sanciones administrativas. Y al final ocurrió lo que tenía que ocurrir, en el plano deportivo: el 29 de abril, en la jornada 33 -a cinco para el final-, se confirmaba el descenso del equipo de Donadoni al caer goleado ante la Lazio en el Olímpico de Roma (4-0).

Era la fecha de defunción deportiva para el Parma, pero faltaba la institucional: el lunes 22 de junio se confirmaba la quiebra de un club que fue grande, muy grande, en la década de los 90 -cuando era propiedad de Calisto Tanzi, entonces máximo accionista de la firma Parmalat-. Los crociati (cruzados) fueron una referencia en el fútbol italiano y europeo en aquella época tras haber conquistado dos Copas de la UEFA, una Recopa de Europa y una Supercopa de Europa.

Más de cien años de historia

La historia de este club comenzó hace 102 años. El 27 de julio de 1913 nació en Parma el Verdi Football Club -en homenaje a Giuseppe Verdi-, aunque cinco meses después -16 de diciembre- la entidad fue rebautizada con el nombre de Parma Football Club. El equipo transitó durante décadas entre la segunda y tercera división. Entre los años 70 y 80 anduvo en la Serie C y llegó a disputar cuatro promociones a la Serie B, una de ellas (temporada 1985/86) con Arrigo Sacchi como entrenador. Hasta que en la temporada 1989/90 llegó el primer gran éxito: el ascenso a la Serie A con Nevio Scala en el banquillo.

Nevio Scala, el hombre que llevó al Parma a la Serie A. | Cordon Press

En su primera temporada en la elite, el Parma acabó sexto, clasificándose para la Copa de la UEFA, y al año siguiente ganó su primer trofeo, proclamándose campeón de la Copa de Italia tras superar a la Juventus de Turín (derrota por 1-0 en la ida y victoria por 2-0 en la vuelta). En su tercera temporada en la Serie A, el equipo parmesano gana su primer título internacional, la Recopa de Europa, tras vencer al Royal Antwerp belga en Wembley (3-1). En aquel Parma, con Scala en el banquillo, había jugadores como Antonio Benarrivo -récord de 258 partidos con la camiseta cruzada-, el sueco Tomas Brolin o el portero Marco Ballotta. Meses después, el conjunto gialloblu conquista la Supercopa de Europa ante el Milan, gracias a un gol de Massimo Crippa en el minuto 95 del partido de vuelta.

Una constelación plagada de estrellas

Pero lo mejor estaba por llegar. El Parma acaba subcampeón de la Serie A en la temporada 94/95, por detrás de la Juventus. Pero la vendetta estaba servida: el Parma conquista la Copa de la UEFA ante los turineses, tras ganar el partido de ida en el Ennio Tardini (1-0) y empatar el de vuelta en Delle Alpi (1-1), aunque luego caería frente a la Vecchia Signora en la Copa de Italia y en la Supercopa. Además de Crippa y Benarrivo, aquel reforzado Parma contaba ya con jugadores de la talla de Fernando Couto, Stefano Fiore, Dino Baggio, Gianfranco Zola y Faustino Asprilla.

Faustino Asprilla celebra un gol con el Parma. | Cordon Press

Después de tres años -uno de ellos, el curso 95/96, con el fichaje estrella de Hristo Stoichkov- sin trofeos, el Parma conquista dos en una misma temporada (1998/99): la Copa de la UEFA y la Copa de Italia. En la final de la UEFA jugada en el Estadio Luzhniki de Moscú, el conjunto emiliano, entonces con Alberto Malesani al mando -sustituyó en el cargo a un Carlo Ancelotti que estuvo dos años en el banquillo parmesano-, goleó por 3-0 al Olympique de Marsella de Laurent Blanc y Robert Pires. Aquel Parma tenía un auténtico equipazo. El once que se midió a los franceses fue el formado por: Buffon; Thuram, Sensini, Fabio Cannavaro, Vanoli; Boghossian, Dino Baggio, Diego Fuser, Verón; Chiesa y Valdanito Crespo. También jugaron en la segunda parte Abel Balbo, Fiore y el Tino Asprilla.

El título de la Copa de la UEFA conquistado en 1999. | Archivo

El último gran título del Parma fue la Copa de Italia que conquistó el 10 de mayo de 2002, después de superar a la Juve a doble partido (derrota por 2-1 en Delle Alpi y victoria por 1-0 en el Ennio Tardini). Taffarel, Marco Di Vaio, Johan Micoud, Matías Almeyda, Hidetoshi Nakata o Stephen Appiah eran algunas de las estrellas de aquel Parma de la temporada 2001/02, entrenado por Pietro Carmignani.

Ahora, trece años después, el mítico club italiano desaparece y tiene que empezar de cero. Sin duda una triste noticia para todo aficionado y amante de aquel fútbol que se jugaba en la década de los 90, con el Parma codeándose con los grandes de Europa.

Relacionado

Temas

En Deportes

    0
    comentarios

    Servicios