Menú

'You'll never walk alone': el origen de la canción más hermosa y popular del fútbol mundial

La canción, compuesta para un musical de 1945, ha sido interpretada por Sinatra, Los Tres Tenores, Elvis Presley o Louis Armstrong, entre otros.

9

Ver un partido del Liverpool FC en Anfield es un auténtico privilegio. Independientemente de lo que ocurra en el terreno de juego, los prolegómenos del encuentro regalan momentos mágicos, sencillamente inigualables. Al aficionado, sea del equipo que sea, se le han de poner los pelos como escarpias escuchando a capela el You'll never walk alone (Nunca caminarás solo), la canción que los seguidores del equipo Red tomaron como himno desde hace ya medio siglo.

Pero, ¿de dónde viene el You'll never walk alone? La canción fue compuesta originalmente en 1945, durante la II Guerra Mundial, por Richard Rodgers y Oscar Hammerstein II para el musical Carrusel, años antes de que causara furor en Inglaterra y, en el caso concreto que nos ocupa, en las gradas de Anfield.

En la obra original de Broadway, el personaje de Billy Bigelow se suicida al verse acorralado por la policía tras un atraco fallido y Julie Jordan -interpretada por Jan Clayton- llega a tiempo para oír sus últimas palabras. Para consolarla por la terrible pérdida, Nettie Fowler -la prima de Julie, interpretada por Christine Johnson- le canta la canción. Un tema que volvería a sonar al final de la obra, cantada en esta ocasión por Julie y, a continuación, por un coro durante una fiesta de graduación.

Carrusel fue un auténtico éxito -Rodgers y Hammerstein ya habían triunfado dos años atrás con el musical Oklahoma!-, llegando a realizarse una adaptación al cine. El tema You'll never walk alone llegó a oídos del mismísimo Frank Sinatra, que hizo una versión de la canción que se situó en los puestos más altos de las listas americanas. Más tarde le siguieron otros artistas de la talla de Elvis Presley, Johnny Cash o Nina Simone, entre otros. Años después (2001) sería interpretada por Los Tres Tenores (Plácido Domingo, José Carreras y Luciano Pavarotti) durante una gira por Asia.

Sin embargo, la versión que mayor impacto tuvo en Reino Unido fue la que el grupo Gerry & The Pacemakers, una banda de Liverpool creada en 1959 y liderada por Gerry Mardsen, compuso en octubre de 1963. El You'll never walk alone, que posteriormente llegaría al número 1 de las listas británicas durante cuatro semanas seguidas, sonaba por megafonía en Anfield antes de cada partido del Liverpool.

La historia cambió el sábado 19 de octubre de 1963. Aquel día, el Liverpool recibía en casa al West Bromwich Albion. 43.099 aficionados prácticamente llenaron el campo de Anfield. Acabarían ganando los Reds por 1-0, con un gol de Gordon Milne a la media hora. Pero sin duda lo más importante se produjo antes del partido. Aquel día, el sistema de megafonía del estadio se estropeó y el You'll never walk alone -también conocido popularmente por sus siglas, YNWA- no sonó aquella tarde de otoño.

Los seguidores del Liverpool, acostumbrados a escuchar esta bella canción en cada partido, se percataron enseguida y empezaron a cantarla a capela. Justo en el momento en el que acabaron, el equipo -entrenado entonces por el mítico Bill Shankly y con Roger Hunt, Ian St John y Alf Arrowsmith como principales estrellas- saltó el césped, realmente conmovido por lo que estaba ocurriendo en la grada (The Kop). Nació así la magia del You'll never walk alone en Anfield: una atronadora ovación se escuchó en el campo mientras los aficionados se decidieron a volver a cantar la canción de Gerry & The Pacemakers.

Así se forjó el You'll never walk alone como himno del Liverpool, cantándose desde entonces en todos los partidos. Tanto éxito tuvo que incluso el grupo Pink Floyd, en el tema Fearless de su disco Meddle de 1971, incluyó una grabación en vivo de la grada de Anfield cantando el YNWA a capela (a partir de 4:42):

Pero el You'll never walk alone ha ido más allá de las gradas de Anfield: el título de la canción está bordado en el reverso del brazalete del capitán e incluso la frase puede verse en la parte superior de la puerta del estadio que el club ha dedicado a Bill Shankly, entrenador de los Reds entre 1959 y 1974.

Puerta Bill Shankly en el estadio de Anfield.

Desde que el You'll never walk alone se canta a pleno pulmón en las gradas de Anfield, el Liverpool ha conquistado 13 de sus 18 ligas inglesas, tres Copas de la UEFA y, sobre todo, ha ganado las cinco Copas de Europa que tiene en sus vitrinas. Pero el club de Merseyside también ha vivido dos episodios vergonzantes del fútbol mundial como son las tragedias de Heysel y Hillsborough.

La tragedia de Hillsborough y Benítez

El 15 de abril de 1989, durante un partido de semifinales de la FA Cup entre el Liverpool y el Nottingham Forest en el estadio de Hillsborough en Sheffield, 96 personas -todas ellas seguidores reds- murieron aplastadas contra las vallas del campo a causa de una avalancha. La investigación posterior concluyó que las causas no tuvieron que ver con ninguna acción violenta por parte de los aficionados, sino a causa del exceso de aforo y el mal estado del estadio, que no cumplía los requisitos de seguridad necesarios.

Todos los años, cada 15 de abril, el Liverpool dedica un emotivo homenaje a las víctimas de la Tragedia de Hillsborough. Además de cantar los aficionados a capela el You'll never walk alone, el club suelta desde el centro del campo un total de 96 globos en memoria de las víctimas mortales.

En la historia reciente de la entidad inglesa, especialmente emotivos han sido tres momentos concretos a la hora de recordar a los 96 fallecidos: en 2009 -cuando el español Rafa Benítez era el entrenador-, miles de gargantas pedían "justicia para los 96", interrumpiendo así el discurso del entonces secretario de Estado para la Cultura, Medios de Comunicación y Deporte, Andy Burnham.



Dos años después, el 15 de abril de 2011, Rafa Benítez fue protagonista sin quererlo del espectacular homenaje que le rindió Anfield por su gran humanidad. Unos meses antes, el técnico madrileño -que en 2005 llevó a los Reds a conquistar la Champions tras derrotar al Milan en los penaltis- había donado 96.000 libras (1.000 libras a cada una de las víctimas) al Grupo de Apoyo a las Familias de Hillsborough.

La presidenta de la asociación, Margaret Aspinall -que perdió un hijo de 18 años en la tragedia-, dio las gracias a Benítez por su generoso donativo, y éste no pudo contener las lágrimas, recibiendo una calurosa ovación por parte del público que coreaba sin cesar el nombre de "Rafael Benítez". Sencillamente sobrecogedor.

El año pasado, en el vigésimo quinto aniversario de la tragedia, también se vivió un emotivo homenaje con el YNWA interpretado en el estadio por el mismísimo Gerry Mardsen, el otrora líder de Gerry & The Pacemakers, mientras se procedió a la tradicional suelta de los 96 globos y los aficionados pidieron "justice for the 96", además de lucir ese mismo número en el centro del campo.

El bello gesto del Celtic

Lo cierto es que, además del Liverpool, otros clubes también han adoptado el You'll never walk alone como himno, a raíz del éxito que se vivió en Anfield a partir de aquel 19 de octubre de 1963.

El caso más conocido es el del Celtic Glasgow. El 11 de marzo de 2004, el equipo católico se enfrentaba al FC Barcelona en Celtic Park, en partido de ida de octavos de final de la Copa de la UEFA. Ganaron por 1-0 los locales, que acabarían clasificándose para cuartos tras el empate sin goles en el Camp Nou dos semanas después. Pero aquel fatídico 11-M, los aficionados escoceses tuvieron un bello gesto al cantar el You'll never walk alone y dedicárselo al pueblo español, que tan tocado había quedado con los atentados terroristas registrados esa misma mañana en varios puntos de Madrid.

Otros clubes que también han adoptado la canción como himno propio, de manera extraoficial, son los holandeses Feyenoord, FC Twente y SC Cambuur; los alemanes Borussia Dortmund, Hoffenheim, Maguncia 05, Kaiserslautern, Borussia Mönchengladbach, Alemannia Aachen y St Pauli -éste precisamente a raíz de sus buenas relaciones con el Celtic de Glasgow-; los belgas Brujas, SV Darmstadt o Eintracht Braunschweig e incluso el CD Lugo, aquí en España.

De hecho, el campo del equipo lucense se llama Anxo Carro pero sus aficionados lo llaman comúnmente Anfield Carro.

Son buenas muestras de cómo una canción creada originalmente hace 60 años para un musical, ha terminado por convertirse en toda una leyenda, sencillamente en la melodía más hermosa del fútbol mundial. Eso sí, como en Liverpool, con The Kop dejándose la garganta al unísono, en ningún sitio.

Independientemente del equipo del que sea el aficionado, el You'll never walk alone siempre estará en nuestros corazones.

Letra


When you walk through a storm,
Cuando camines atravesando una tormenta

Hold your head up high,
Mantén bien alta la cabeza

And don't be afraid of the dark
Y no te preocupes por la oscuridad

At the end of a storm,
Al final de la tormenta

There's a golden sky,
Hay un cielo dorado

And the sweet silver song of a lark
Y el dulce y plateado canto de una alondra

Walk on through the wind, walk on through the rain,
Camina a través del viento, camina a través de la lluvia

Though your dreams be tossed and blown..
Aunque tus sueños se vean sacudidos y golpeados

Walk on, walk on, with hope in your heart,
Sigue caminando, sigue caminando, con esperanza en el corazón

And you'll never walk alone...
Y jamás caminarás solo...

You'll never walk alone
Nunca caminarás solo

Walk on, walk on, with hope in your heart,
Sigue caminando, sigue caminando, con esperanza en el corazón

And you'll never walk alone...
Y jamás caminarás solo...

You'll never walk alone
Nunca caminarás solo

En Deportes

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios