Menú

Un equipo de fútbol español para escapar de los nazis

Un grupo clandestino de resistencia en Francia durante la II Guerra Mundial, que utilizó el fútbol para despistar a la Gestapo.

0
Un grupo clandestino de resistencia en Francia durante la II Guerra Mundial, que utilizó el fútbol para despistar a la Gestapo.
Grupo de españoles refugiados en Francia | Archivo

Agosto de 1942. En Carcasona, ciudad del sur de Francia, se está librando una cruenta batalla. Es una de las pocas zonas del país galo que aún no han sido conquistadas por el Ejército Nazi, pero no tardará en hacerlo. Mientras tanto, cualquier ayuda para defenderla es poca.

Dese España, no dejarán de llegar efectivos. Para defender a sus vecinos, para evitar que se acerquen más a nuestro país –Carcasona está a tan solo 300 km de Barcelona- y también para huir de una España aún complicada.

Por eso, como relata estupendamente en su artículo Miguel Ángel Lara, son diversos los grupos españoles de resistencia que se crean en la zona. Los métodos eran variados, pero uno de los más usados consistía en encontrar trabajo para los compatriotas en fábricas de la zona, algo relativamente sencillo a causa del crecimiento de la economía durante la guerra. La buena valoración que los alemanes tenían de la mano de obra española permitía su llegada.

Pero a medida que estos grupos van creciendo, las sospechas también van aumentando. Así que tienen que ideárselas para manterse en la incógnita. Y José Gálvez y Alberto Medrano, los dos comunistas y líderes de algunos de estos grupos, tuvieron una fantástica idea.

Aprovechando que el fútbol ya estaba consolidado como una tradición tanto en España como en Francia, deciden formar un equipo en el Departamento de Aude (cuya capital es Carcasona) que juegue la competición de la región. Son aceptados, se inscriben, y la plantilla se completa con la llegada de un gran número de futbolistas españoles, cuyo objetivo no era precisamente jugar a fútbol.

Los colores del equipo, inequívoco: camiseta roja, y pantalón negro. Y el hecho de poder jugar la competición les permitió una movilidad que hasta entonces tenían prohibida. Podían ir hacia el sur, casi hasta la frontera con España, y así recargar material o recoger compañeros. Y podían ir hacia el norte, donde ampliaban sus redes de relaciones.

El éxito de la Operación Profilaxis

Los jugadores del 'equipo de los españoles', como era denomidado, eran realmente válidos para la resistencia gracias a su gran y sencilla capacidad de movimientos. Cada partido fuera de casa era un magnífico momento para el intercambio de información y material.

Comenzaron a llevar a cabo acciones importantes, como el asalto del manicomio de Limoux, donde liberaron a los miembros de la resistencia encerrados, y la espectacular Operación Profilaxis, mediante la cual consiguieron frustrar una importante redada organizada por Fritz Sauckel, Comisario General del Ejército Nazi entre 1942 y 1945, y que jugó un importante papel durante la Segunda Guerra Mundial. Terminaría ahorcado en 1946 en los juicios de Nuremberg, acusado de crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad.

Un error termina con ellos

El equipo –y con ello el grupo- continuaba creciendo, y de hecho se creó también de manera paralela un grupo de teatro, con los mismos objetivos y ventajas. Hasta enero de 1944, cuando un error tiró con todos sus planes franceses –y también de ofensiva republicana en España- al traste.

El 20 de enero de 1944, uno de los españoles que jugaba en el equipo de fútbol, Miguel Karner, fue encontrado en un control rutinario –junto a dos compañeros, Tomás Martín y Enrique Oubiña- con más de cien ejemplares del periódico Combat, pertenciente a una red de información clandestina de la Resistencia, y del cual Albert Camus llegó a ser director.

De inmediato fueron trasladados a un calabozo de la Gestapo, donde serían torturados hasta recabar la información necesaria para desarticular al grupo al completo.

Miguel Karner fue trasladado a Dachau, junto a Enrique Oubiña, mientras que Tomás Martín fue destinado a Mauthausen. Este último conseguiría escapar, gracias a la actuación de una Organización Clandestina de Españoles en Mauthasen, que alcanzaron a sustituirlo por un compatriota voluntario en estado terminal.

En Deportes

    0
    comentarios