Menú

España logra un cómodo triunfo ante Eslovaquia y se hace con el liderato (2-0)

Goles de Jordi Alba e Iniesta, el mejor de la noche junto a David Silva. Casillas estuvo certero en el poco trabajo que tuvo.

0
Goles de Jordi Alba e Iniesta, el mejor de la noche junto a David Silva. Casillas estuvo certero en el poco trabajo que tuvo.
Jordi Alba celebra junto a Juanfran (i), Iniesta (2i) y Silva su gol a Eslovaquia. | EFE

Objetivo cumplido en el Carlos Tartiere. La selección española ha logrado un convincente triunfo ante Eslovaquia (2-0) que le sitúa líder de grupo y le permite dar un paso importante hacia la Eurocopa de Francia 2016.

Después de siete jornadas, y con tres por disputarse, el equipo de Vicente del Bosque manda en el grupo C con 18 puntos, los mismos que un combinado eslovaco al que el campeón continental ha cortado su racha de nueve victorias consecutivas en partido oficial, y tres puntos más que Ucrania. Muy por detrás figuran Bielorrusia (4), Luxemburgo (4) y Macedonia (3), sin opciones de presentarse en la cita gala.

Casi un año después del traspié de Zilina ante el conjunto eslovaco -en una noche de infausto recuerdo para Iker Casillas-, no había margen de error para España en un Tartiere a rebosar y que decidió dedicar una sonora pitada a Gerard Piqué cada vez que tocaba el balón. Una escena que recordó a la vivida hace tres meses en León, durante un amistoso ante Costa Rica, cuando el central barcelonista fue fuertemente abucheado por el respetable castellano-leonés.

Polémicas al margen, España necesitaba la victoria como agua de mayo para no complicarse el camino a la Eurocopa, y para ello Del Bosque echó mano de sus mejores hombres. La duda estaba en quién acompañaría a Busquets e Iniesta en el centro del campo: Santi Cazorla, Koke o Cesc Fábregas. Al final el marqués apostó de inicio por este último, aunque tanto el asturiano como el madrileño acabarían teniendo unos minutos en la segunda mitad. En las filas eslovacas el peligro se llamaba Marek Hamsik, el delantero al que Rafa Benítez dirigió la pasada temporada, aunque el jugador del Nápoles estuvo muy apagado. Jan Kozak, seleccionador eslovaco, se presentó en Oviedo sin dos de sus puntales en defensa como Martin Skrtel (Liverpool) y Jan Durica (Lokomotiv de Moscú), y el conjunto centroeuropeo lo acusó atrás.

Y eso que la primera ocasión clara la tuvo Eslovaquia a los cuatro minutos, tras un error de Sergio Ramos en el centro del campo del que se aprovechó Robert Mak. El delantero del PAOK de Salónica condujo la pelota con rapidez y se presentó ante la portería de Casillas, pero cruzó su disparo en exceso. Fue el susto que precedió al primer tanto de la noche, obra de Jordi Alba. Sólo unos segundos después de la ocasión de Mak, David Silva -sensacional partido del canario- se presentó en el área rival para enviar un gran balón a Alba, que cabeceó sin oposición ante un Kozacik que se quedó haciendo la estatua. 1-0, el melón ya estaba abierto.

A partir de ahí, absoluto monólogo de la selección española, que se gustaba cada vez más ante un rival que apenas olía la pelota. Los locales, con Silva y Andrés Iniesta a los mandos de la nave, estaban enchufados y buscaban con ahínco el segundo gol. España buscaba a su referencia arriba, Diego Costa, pero al delantero del Chelsea le costó horrores si quiera hacerse con la pelota. El de Lagarto sigue en deuda con la selección española, con la que sólo ha marcado un gol.

No marcó Costa, pero al menos forzó el penalti que supuso el 2-0 en el marcador. Balón en largo de Cesc hacia su compañero en el equipo londinense, que fue trabado lo justo por Kozacik en su salida. Iniesta tiró de galones y asumió la responsabilidad desde los once metros, engañando a la perfección al portero eslovaco. Con esa renta de dos goles, todo fue cuesta bajo para España, pese a que los visitantes trataron de acortar distancias en los albores del primer período con un tiro lejano de Hamsik ante el que se lució Casillas. Fue la única aportación de la estrella eslovaca en la noche ovetense.

Kozak quitó a Mak a la vuelta de vestuarios y dio entrada a Michal Duris. Y el delantero del Viktoria Plzen, en sólo cinco minutos, creó más peligro que todos sus compañeros juntos con dos buenas ocasiones, obligando a intervenir a Casillas en la segunda de ellas. Ahí se acabaron los fuegos artificiales de Eslovaquia porque, como el guión rezaba de antemano, el partido invitaba al monólogo español.

Silva, que no dejó de ofrecer destellos de calidad en el Tartiere, buscó con ahínco el tercer gol a lo largo de la segunda mitad, pero entre Kozacik y la falta de puntería lo evitaron. Hubiera sido el premio al gran partido que regaló el genio de Arguineguín. También Pedro, Cesc y en la recta final Busquets tuvieron buenas oportunidades para haber hecho subir el 3-0 al marcador.

Dos de los mejores momentos de la noche fue la sonora ovación a Iniesta, que dejó su puesto a Koke, y la entrada en escena de Santi Cazorla, sustituto de Cesc Fábregas. Sonora ovación la que se llevó el jugador del Arsenal ante sus paisanos. Un asturiano jugando en el Tartiere con la selección... no tiene precio. Sólo faltó la goleada, pero lo importante, que era ganar a Eslovaquia, se cumplió. El liderato ya es de España, que el próximo martes tiene un compromiso asequible ante Macedonia en Skopje antes de cerrar esta fase de clasificación en octubre, contra Luxemburgo en casa y ante Ucrania a domicilio.


Ficha técnica

España, 2: Casillas; Juanfran, Piqué, Sergio Ramos, Jordi Alba; Busquets, Iniesta (Koke , m.85), Cesc Fábregas (Cazorla, m.67); Silva, Pedro y Diego Costa (Paco Alcácer, m.75)
Eslovaquia, 0: Kozacik; Pekarik, Salata, Hubocan, Tesak; Gregus, Gyomber, Hrosovsky (Sabo, m.73), Svento; Hamsik (Duda, m.61) y Mak (Duris, m.46)

Goles: 1-0, m.5: Jordi Alba; 2-0, m.30: Iniesta de penalti
Árbitro: Damir Skomina (Eslovenia). Mostró tarjeta amarilla a los eslovacos Kozacik (m.29) y Tesak (m.83)
Incidencias: Partido de la séptima jornada del Grupo C de la fase de clasificación para la Eurocopa de Francia 2016 disputado en el estadio Carlos Tartiere de Oviedo ante la presencia de 25.000 espectadores, 400 de ellos llegados de Eslovaquia. Hubo pitos a Gerard Piqué

En Deportes

    0
    comentarios

    Servicios