Menú

Neymar pone la magia en la victoria del Barcelona ante el Villarreal (3-0)

El brasileño marcó dos goles, el último con un gran sombrero previo. Luis Suárez marcó de penalti. El Villarreal pudo irse por delante al descanso.

0
El brasileño marcó dos goles, el último con un gran sombrero previo. Luis Suárez marcó de penalti. El Villarreal pudo irse por delante al descanso.
Neymar celebra el primer gol del partido. | EFE

El Fútbol Club Barcelona se alzó al liderato provisional de la Liga BBVA tras imponerse por 3-0 al Villarreal después de que los castellonenses no pudieran mantener en la segunda parte la gran resistencia mostrada en la primera. Cuando el cansancio hizo mella en los amarillos, Luis Suárez y un colosal Neymar se las ingeniaron para que nadie se acordara de la lesión de Messi, y terminaron resolviendo el duelo con brillantez.

La primera mitad respondió a las expectativas puestas sobre el partido, por más que no llegaran los goles. Fueron 45 minutos de gran velocidad en el juego, intensidad en cada una de las acciones, y en los que ninguno quería quedarse atrás. El mayor dominio posicional fue, obviamente, azulgrana, pero el Villarreal de Marcelino, finalmente con Soldado solo arriba y un centro del campo con cinco jugones (Bruno, Pina, Denis Suárez, Dos Santos y Castillejo), buscaba ser capaz de quitarle durante muchos minutos la posesión a los azulgranas. No lo conseguiría del todo, pero sí que en cada ocasión en que lo lograba era capaz de mantener la pelota durante el suficiente tiempo para ganar el oxígeno suficiente.

Sin Messi, Iniesta y Neymar ejercían como los líderes sobre el césped de los locales, incluso en carácter, con el manchego llevándose una amarilla por una protesta tan importante como extraña en el de Fuentealbilla. Varias diabluras en su asociación inquietaron a Areola, aunque las dos mejores ocasiones de los de Luis Enrique en la primera parte fueron un despeje de Mario Gaspar que asustó al cancerbero francés, y una contra tras un error de Denis Suárez en la que Mathieu disparó cruzado y de nuevo el galo estuvo efectivo ante su compatriota. En el bando rival, el enorme trabajo en punta de Soldado inquietaba en cada una de sus apariciones, y una buena asociación entre él y Castillejo cuando se llegaba al tiempo del descanso estuvo a punto de hacer que el malagueño pusiera el 0-1, aunque Claudio Bravo tuvo que lucirse para evitar un botín mayor para los azulejeros al paso por vestuarios, tras una hermosa primera parte en imágenes aunque con pocas ocasiones realmente claras.

Ante tal tesitura, parecía que sólo un error amarillo podía abrir la puerta a un Barcelona intenso, tocón, pero sin inquietar lo necesario a Areola. Aunque las aguas empezarían a virar, y ya tuvo que lucirse el meta cedido por el PSG ante Alves, apenas cinco minutos tras el descanso. A partir de ahí entró el duelo en un momento de cierta frialda, que beneficiaba sin duda a los visitantes. El Barça estaba nervioso, Neymar, Suárez, e Iniesta, cargaban la atención sobre Clos Gómez, metiendo presión al aragonés. Hasta que llegó el error visitante.

En el minuto 60, otro fallo en la salida de Denis Suárez propició una genialidad de Busquets, que tardó un instante en evolucionar desde la recuperación del cuero hasta su maravilloso pase de primeras en profundidad para un Neymar que, ahora sí, sólo en el área, batió a un Areola ya sí superado por el acontecimiento. A partir de ese momento, todo comenzó a cambiar, y los castellonenses, por más que Marcelino introdujera a Bakambu por Pina para intentar llegar algo más arriba, apenas volvieron a aparecer por las inmediaciones de Bravo. Y en apenas diez minutos la cosa había quedado resuelta, tras un clarísimo penalti de Jaume Costa sobre Munir que resolvería desde los once metros Luis Suárez.

A partir de ahí, ambos entrenadores dieron por bueno el resultado, y empezaron a mover los banquillos, conscientes de que poco se iba a mover la situación. Eso sí, falta por ver la genialidad de la noche. Tras la única ocasión visitante en toda la segunda parte, cuando Bakambu estuvo a un instante de remachar un balón suelto dentro del área, la contra local resultó letal, a la par que de dibujos animados. La inició Neymar, para Suárez, que volvió a jugar para el brasileño ya en el área, trasladado por un instante a Copacabana, a un partido de fútbol playa. Su toquecito maestro de espaldas al arco le sirvió para desembarazarse de Jaume Costa y, sin dejar caer la pelota, remacharla hacia el arco de un Areola frustrado tras ser tres veces batido pese a su buen hacer. Un gol de fantasía para que Neymar calentara motores antes del clásico y demostrara que su sociedad con Luis Suárez y un Iniesta en uno de sus mejores momentos de los últimos años, puede ser suficiente para inquietar al Bernabéu. Y de paso, obligar a los blancos a ganar en Sevilla si quieren seguir líderes antes del parón por las selecciones.

Barcelona (3): Bravo; Alves, Piqué (Bartra, m. 82), Mathieu, Alba; Busquets, Sergi Roberto, Iniesta; Munir (Sandro, m. 79), Neymar, y Luis Suárez.

Villarreal (0): Areola; Mario Gaspar, Bonera, Víctor Ruiz, Jaume Costa; Pina (Bakambu, m. 66), Dos Santos, Bruno Soriano, Denis Suárez, Samu Castillejo (Samu García, m. 79); y Soldado.

Goles: (1-0): Neymar (m. 60); (2-0): Suárez (penalti, m. 70); (3-0): Neymar (m. 85).

Árbitro: Clos Gómez (aragonés). Mostró tarjeta amarilla a los locales Mathieu, Iniesta, Neymar, Suárez, y Piqué, y los visitantes Mario, Jaume Costa y Bonera.

Incidencias: partido disputado en el Camp Nou, perteneciente a la 11ª jornada de la Liga BBVA.

En Deportes

    0
    comentarios