Menú

Diego Costa, ¿ante su última oportunidad en la selección española?

El delantero del Chelsea presenta números muy pobres con la selección: un solo gol en 9 partidos. Morata y Paco Alcácer aprietan fuerte por detrás.

0
El delantero del Chelsea presenta números muy pobres con la selección: un solo gol en 9 partidos. Morata y Paco Alcácer aprietan fuerte por detrás.
Diego Costa, bajo la atenta mirada de Del Bosque. | EFE/Archivo

Tras una amarga -y larga- polémica sobre la conveniencia o no de su convocatoria, Diego Costa fue finalmente el delantero elegido por Vicente del Bosque para liderar el ataque de la selección española en el Mundial de Brasil, su país de nacimiento. Pero el delantero del Chelsea falló con estrépito. Y como él, el resto del equipo.

Diego Costa, que debutó con la selección española el 5 de marzo de 2014, en un amistoso jugado contra Italia en el Vicente Calderón (1-0), ha ido de mal en peor con el combinado dirigido por Del Bosque. En nueve partidos jugados, el futbolista de Lagarto, de 27 años, ha marcado un solo gol con la selección española. Fue el 12 de octubre de 2014, en la goleada conseguida ante Luxemburgo (0-4), en partido de la fase de clasificación para la Eurocopa de Francia 2016. 514 minutos, por fin Costa pudo estrenarse con España. Pero desde aquel día, y ya ha pasado más de un año, el exjugador del Atlético de Madrid sigue con la pólvora mojada con la camiseta nacional.

Pero lo más preocupante es que Diego Costa está viendo cómo Paco Alcácer (22 años) y Álvaro Morata (23) le vienen comiendo la tostada por detrás. Desde luego, el valencianista y el delantero de la Juventus presentan mejores números con España que el hispano-brasileño: Alcácer lleva seis goles en diez partidos, mientras que Morata ha marcado uno pero en seis encuentros. Cuando menos preocupante.

Además de su laxa trayectoria en la selección, su camino en el Chelsea en los últimos meses tampoco ayuda. Diego Costa se marchó del Atlético de Madrid como una estrella -llegó al Manzanares siendo un jugador del montón, pero Diego Simeone lo convirtió en una figura mundial-, habiendo marcado 56 goles en 96 partidos disputados en dos temporadas. Su aterrizaje en Londres, en verano de 2014, prometía. Pronto Costa se situó como máximo goleador de la Premier League, pero con el paso de las semanas vio cómo Harry Kane (Tottenham) le acabaría superando en la tabla para acabar el curso con 20 goles en liga.

Esta temporada, después de 15 partidos entre todas las competiciones, el internacional español sólo lleva tres goles con un equipo que marcha decimosexto en la Premier con sólo 11 puntos y que hace quince días fue eliminado por el Sheffield Wednesday en la Capital One Cup.

Al margen de su pobre rendimiento en las últimas semanas, el estilo agresivo de Diego Costa tampoco le ayuda. De hecho, Del Bosque ya mandó un recado al futbolista de Lagarto cuando se le preguntó por el incidente que éste protagonizó con Laurent Koscielny, durante un derbi londinense contra el Arsenal disputado en Stamford Bridge, y que le costó una sanción de tres pattidos. "No me gustó lo que hizo, eso desde luego", fue el mensaje del seleccionador.

Diego Costa se quedó fuera de la anterior convocatoria para los partidos de clasificación ante Luxemburgo y Ucrania, disputados el pasado mes de octubre, porque arrastraba un partido de sanción, pero en el fondo también está ese incidente con Koscielny. Y a esta polémica hay que sumarle otra en Inglaterra, donde le acusan de pisar a un guardia de seguridad del Stoke City.

Por si fuera poco, la prensa inglesa también enreda lo suyo al asegurar que José Mourinho piensa en cambiar dos de sus nueves, dando salida a Diego Costa y Radamel Falcao para tratar de hacerse con los servicios de Gonzalo Higuaín y Chicharito Hernández. Un motivo más que haría pensar al internacional español que Mourinho no es feliz con él -y viceversa-, y que no vería con malos ojos una vuelta al Manzanares.

Más allá de todas las polémicas y rumores, Diego Costa es un tipo agradecido que no olvida que Del Bosque apostó fuerte por él al llevarlo al Mundial de Brasil. El jugador quiere devolverle el favor al técnico y espera poder cuajar al fin una buena actuación con la selección española. Y si es marcando goles, mucho mejor. Este viernes y el martes de la próxima semana tiene sus ¿últimas? oportunidades. Aunque los rivales -Inglaterra, una selección que se está renovando con acierto pensando en el futuro, y Bélgica, que acaba de estrenar su condición de número uno del ranking FIFA- tampoco invitan al optimismo.

En Deportes

    0
    comentarios

    Servicios