Menú

Eurocopa de Francia 2016

España aplasta a Turquía con un nuevo recital de Iniesta y logra el billete a octavos (3-0)

El manchego, en estado de gracia, lideró a una selección española muy superior en todo momento. Morata, bigoleador. Nolito también marcó.

7
España aplasta a Turquía con un nuevo recital de Iniesta y logra el billete a octavos (3-0)
Iniesta se va de tres rivales en el partido frente a Turquía. | EFE

No hubo color esta noche en Niza. Una vez superados los nervios del debut, la selección española pasó por encima de Turquía (3-0) para sellar su pase a octavos de final de la Eurocopa. El conjunto de Vicente del Bosque, además, lo tiene todo de cara para acabar como primero de grupo. Lidera el grupo D con un pleno de 6 puntos. Dos más que una Croacia que acabó regalando su partido frente a la República Checa, tercera con uno. De esta forma, le valdrá con empatar frente a los balcánicos el próximo martes en el cierre de la liguilla.

Fiel a su estilo, España tocaba y tocaba ante un rival, la Turquía de Fatih Terim, que, pese a empezar con buena pinta, presionando arriba y de forma incisiva, no tardaría en rendirse a la manifiesta superioridad de los campeones. Pero esta vez tocaba con criterio, encontrando rápidamente huecos en la defensa rival. Es la otomana una selección con nombres que destacan del centro del campo para arriba (Arda Turan, Çalhanoglu, Sahin, Selcuk Inan, Burak Yilmaz…), pero con agujeros importantes en su retaguardia. Y uno de ellos se llama Mehmet Topal. El central del Fenerbahce fue el culpable de los dos primeros goles de España.

Dos tantos que llegaron en apenas tres minutos -los que fueron del 34 al 37- para sentenciar a una inoperante Turquía, que va camino de despedirse de la Eurocopa en la primera fase, y ya veremos si con algún punto. Nada más comenzar la segunda parte, Morata firmaba el definitivo 3-0, logrando su doblete particular. Con dos tantos, el delantero de la Juventus es el máximo realizado del torneo junto al rumano Bogdan Stancu, el francés Dimitri Payet y el galés Gareth Bale. Es la primera goleada que vemos en esta Eurocopa, tan violenta como cicatera en goles y juego.

Pero si hay que destacar algún nombre propio, ése es el de Andrés Iniesta. Como en el estreno en Toulouse frente a la República Checa (1-0), el manchego volvió a estar sublime, dando un recital de pases -como en la jugada del 3-0, con un enorme balón a un Jordi Alba que se encontraba en fuera de juego- y de buen fútbol. El de Fuentealbilla ha llegado a estas instancias de la temporada en un estado de forma excepcional. Y, como él, sus otros tres compañeros del Barça que son titulares para Del Bosque en la Selección: Alba, Gerard Piqué y Sergio Busquets. Los azulgranas cayeron muy pronto en la Champions -en cuartos frente al Atlético de Madrid-, pero se le ha venido de perlas a la Selección.

Tocar con profundidad y sentido

España saltó al césped del Allianz Riviera con una sonrisa de oreja a oreja, después del empate entre Croacia y República Checa (2-2) que le facilitaba las cosas en este grupo D. Turquía salió a morder, con una presión alta y tratando de sorprender a los de Del Bosque. Yilmaz buscó rápidamente las cosquillas a Sergio Ramos, y el capitán español vio la amarilla cuando aún no se había cumplido ni un minuto. Fue un eléctrico inicio de partido: los campeones de Europa no tardaron en quitarse el corsé, y Morata y Piqué rápidamente llevaron peligro a la portería de Babacan.

El ritmo pareció bajar tras el primer cuarto de hora. Pero entonces apareció Iniesta, sobre todo por la izquierda, para empezar a asociarse con Jordi Alba. Los otomanos, siguiendo las consignas de Fatih Terim, quisieron frenar al 6 español a base de patadas. Pero a él le da igual. Siguió el de Fuentealbilla por sus fueros, marcándose un partidazo para enmarcar. Ya veremos si la UEFA hace justicia en esta ocasión, después de haberle ninguneado al excluirle del once ideal de la primera jornada, en el que sí incluyó a un desaparecido Cristiano Ronaldo frente a Islandia.

Las armas de Turquía eran tratar de aprovechar la velocidad de Burak Yilmaz a la contra y las jugadas a balón parado. Para esas lides tienen a Hakan Çalhanoglu, que está considerado uno de los mejores lanzadores de faltas del mundo. El centrocampista del Bayer Leverkusen tuvo su oportunidad mediada la primera parte, pero su golpeo lejano se fue ligeramente por encima de la portería defendida por David de Gea. Como en el debut ante los checos, el guardameta del Manchester United apenas tuvo trabajo.

España seguía a lo suyo. Tocando. Gustándose y gustando a los aficionados, que dedicaron varios "olés" a los jugadores desde la grada. Silva también aparecía, pero le costaba soltar la pelota. Y, como él, Nolito, que a la media hora quiso sorprender a Babacan con un gran disparo que no encontró portería de milagro. Fue el preludio de los dos primeros goles para cerrar una noche que acabaría siendo mágica: Morata fue el encargado de abrir la lata con un gran remate de cabeza, a centro de Nolito, que se comió por arriba Mehmet Topal. Un centro medido del gaditano que, en buena medida, recordó al que le había metido Iniesta a Piqué en el debut frente a los checos. Era e minuto 34. Tres después, Cesc Fábregas quiso jugar por arriba con Nolito, de nuevo Topal hizo de las suyas al despejar mal y el delantero del Celta no perdonó ante Babacan. 2-0. Los deberes hechos en apenas tres minutos.

Era una España que recordaba a la de sus buenos tiempos, muy distante de aquella selección que se pegó un sonoro batacazo en el Mundial de Brasil 2014. Si los campeones de Europa tocaban y se gustaban del centro del campo para arriba, también brillaron en una defensa liderada por Piqué, inexpugnable en todo momento, confirmando el gran momento en el que se encuentra.

Morata sentencia a la vuelta de vestuarios

España se divertía y Terim se desesperaba. El extécnico del Galatasaray, que afronta su tercera etapa al frente de la selección turca, sorprendió a la vuelta de vestuarios al meter en el campo al exmadridista Nuri Sahin, con escaso protagonismo en el Borussia Dortmund esta temporada, en sustitución de uno de sus hombres con más calidad, Çalhanoglu.

Pero cualquier plan que tuviera en mente Terim se vino abajo a los cuatro minutos, cuando un extraordinario pase de Iniesta lo aprovechó Jordi Alba, en fuera de juego, para habilitar a un Álvaro Morata que prácticamente sólo tuvo que empujar la pelota para batir a Babacan. El delantero madrileño tuvo la ocasión de firmar un hat-trick segundos después, aunque su remate de cabeza, tras otro espectacular centro de Iniesta, salió desviado por poco. La respuesta de Turquía tuvo como protagonista a Burak Yilmaz, que disparó desviado ante De Gea tras haber recortado a Piqué dentro del área.

Fue ahí cuando murió el partido. España seguía gustándose mientras que, por fin, empezaba a aparecer un Arda Turan al que le van a seguir lloviendo palos por su pobre actuación en esta Eurocopa. Se esperaba más del capitán otomano, aunque también hay que tener en cuenta la falta de ritmo con la que ha llegado al torneo tras su falta de minutos en el Barça esta temporada, primero por la sanción de la FIFA y luego, cuando se le levantó el castigo en enero, por vivir a la sombra de Ivan Rakitic y Andrés Iniesta.

La segunda parte la aprovechó Del Bosque para introducir varios cambios, dando entrada a Bruno, Koke y Azpilicueta, y dejando en la caseta a Silva, Cesc Fábregas -mejor esta noche el jugador del Chelsea que en el debut ante República Checa- y Jordi Alba. Hubo tiempo para poco más, como una doble ocasión protagonizada por Sahan que tapó bien Azpilicueta.

Y es que España había hecho bien los deberes. Con celeridad. El billete a octavos ya está conseguido y, visto el nivel de esta Eurocopa, la selección de Vicente del Bosque es por ahora la que mejores sensaciones está ofreciendo. Nadie lo ha conseguido aún, pero… ¿por qué no soñar con la tercera Eurocopa consecutiva? De momento, el camino es el correcto. Esperemos que no se desvíen de él.

Ficha técnica

España, 3: De Gea; Juanfran, Piqué, Sergio Ramos, Jordi Alba (Azpilicueta, m.80); Busquets, Iniesta, Cesc Fábregas (Koke, m.70); Silva (Bruno, m. 64), Nolito y Morata
Turquía, 0: Babacan; Gonul, Topal, Balta, Erkin; Çalhanoglu (Sahin, m.46), Ozan Tufan, Selcuk Inan (Malli, m.70), Ozyakup (Sahan, m.62), Arda Turan; y Burak Yilmaz

Goles: 1-0, m.34: Morata; 2-0, m. 37: Nolito; 3-0, m.48: Morata
Árbitro: Mirolad Mazic (Serbia). Mostró tarjeta amarilla al español Sergio Ramos (m.1) y a los turcos Burak Yilmaz (m.9) y Ozan Tufan (m.40)
Incidencias: Partido correspondiente a la segunda jornada del grupo D de la Eurocopa de Francia 2016, disputado en el estadio Allianz Riviera de Niza ante 33.409 espectadores

En Deportes

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios