Menú

La Audiencia Nacional ordena reabrir el caso Neymar

El tribunal obliga al juez De la Mata procesar al futbolista, su padre, el expresidente Sandro Rosell y al Santos.

0
La Audiencia Nacional ordena reabrir el caso Neymar
Neymar, en un acto publicitario en Barcelona. | EFE

Vuelta a empezar con el fichaje de Neymar en la Audiencia Nacional. Con la incógnita en el precio que pagó el FC Barcelona al Santos y, alrededor, con indicios de los delitos de corrupción entre particulares y estafa. La Sección Cuarta de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, superior jerárquico de los jueces de instrucción, ha revocado el archivo de la causa. Es decir, ordena a José de la Mata la reapertura de la investigación en torno al traspaso del astro brasileño.

El Tribunal estima el recurso de la Fiscalía, al que se adhirió la Federacao Das Associacoes Dos Atletas Profissionales. También lo secundó uno de los principales perjudicados en el procedimiento, la empresa de representación DIS, propietaria del 40 por ciento de los derechos federativos del jugador, autora de la querella que impulsó las diligencias.

Estafa y corrupción entre particulares

Como propietaria del 40% de los derechos federativos del astro culé, a DIS le correspondía ese porcentaje del total de la operación y, según expone la queja, lo cobró sobre los 17 millones tasados inicialmente por las entidades, una cifra lejana a los más de 83 millones en los que la investigación cifra la compra o los 94 que sostiene la Fiscalía Anticorrupción. En otras palabras, el movimiento habría encerrado una estafa de más de 20 millones a DIS.

También se deriva en una serie de "contratos simulados" que, según la querella, "pretendían disfrazar lo que en realidad era el pago por la transmisión de los derechos federativos con otros conceptos que no obedecían a la realidad". Habrían consistido en el pago de 7,9 millones de euros por un convenio de colaboración en materia de fútbol base que habría permitido la adquisición por parte del Barça de los jugadores Víctor Andrade Santos (3,2 millones), Givanildo Pulgas Da Silva (1,8 millones) y Gabriel Barbosa Almeida (2,9 millones). Por último, la celebración de un partido amistoso en Brasil con Neymar como jugador del Barça, que de no celebrarse, como así ha sido hasta la fecha, suponía un pago de 4,5 millones al Santos.

La corrupción entre particulares se habría cometido en la firma de un preacuerdo entre el Barcelona y Neymar. Al parecer, pactaron un pago de 40 millones de euros para que se incorporara una vez finalizado su vínculo con el Santos en 2014 con cláusula de incumplimiento por el mismo valor a través del cual, si el futbolista firmaba por otro club, tendría que acometer el ingreso de la mencionada cantidad. El Barça le abonó de primeras 10 millones y, dado que finalmente se incorporó un año antes de lo previsto, acometió los otros 30 millones. Según el magistrado que instruye la causa en la Audiencia Nacional, ese acuerdo habría vulnerado la libre competencia en el mercado de fichajes. De hecho, el Real Madrid aportó a las diligencias una oferta de 45 millones de euros que supuestamente se vio obligado a declinar.

Argumentos de la Sección Cuarta

"Ahora bien -dicen los jueces-, sobre esta premisa, tienen lugar otros contratos que el juez a quo tilda de habituales en el mundo futbolístico, pero en los que este tribunal aprecia indicios de simulación consciente y urdida para la comisión de estafa". Se refiere a los contratos aparentemente simulados mencionados anteriormente: el partido amistoso, los fichajes en órbita, etc. "A través de este contrato puede desprenderse, sin dificultad, de una parte, el desconocimiento de los derechos a favor de DIS y, de otra, la vinculación de este pacto al fichaje del jugador acabado de realizar", añaden.

En sede judicial, el padre de Neymar y el propio futbolista se mostraron "muito tranquilos". El mayor de la familia sostuvo que se habían pagado todos los impuestos: "Estamos muy molestos por estar aquí, mi hijo tiene más cosas que hacer. No merecemos esto", reprochaba.

Sus abogados se aferraron a la famosa Ley Pelé, por la que cualquier futbolista tiene la última palabra para recalar en otro club, es decir, se puede negar a fichar por el club que presenta la mejor oferta si así lo desea. En declaraciones a LD, el abogado aseguró que "ha quedado todo muy claro. Siempre depende de la voluntad del jugador ir al club que quiera". No obstante, el Barcelona ya pagó cinco millones y medio de euros a Haciendo tras reconocer que habían ocultado dinero en el fichaje de Neymar.

Condenas en el Código Penal

Si se confirma la culpabilidad de Neymar y, en función del grado de los hipotéticos delitos, Neymar podría ingresar en prisión. El Código Penal tipifica el delito de estafa en su artículo 248 y, para la conducta que ocupa en concreto, prevé penas de cuatro a ocho años de cárcel. En relación a la supuesta corrupción entre particulares, el reglamento impone condenas privativas de libertad de seis meses a cuatro años.

En Deportes

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios