Menú

Copa del Rey

Doble objetivo conseguido por el Real Madrid en Sevilla: pase a cuartos y récord salvado (3-3)

Golazo de Asensio tras un carrerón de 70 metros. Danilo marcó en propia meta y Benzema, en la última jugada, salvó la imbatibilidad de Zidane.

0
Golazo de Asensio tras un carrerón de 70 metros. Danilo marcó en propia meta y Benzema, en la última jugada, salvó la imbatibilidad de Zidane.
Marco Asensio celebra su golazo ante el Sevilla. | Cordon Press

El Real Madrid jugó con fuego en el Sánchez Pizjuán durante muchos minutos y llegó a ver comprometida su clasificación para cuartos de final de la Copa del Rey, pese a la holgada ventaja que traía de la ida (3-0). Y todo por culpa de esa calamidad de futbolista llamada Danilo. El lateral brasileño, que sigue sin dar pie con bola, marcó un gol en propia meta a los 9 minutos y el Sevilla se vino arriba, buscando un segundo gol que le llenara de vida en la eliminatoria.

No lo consiguió y el Madrid sí pudo empatar el partido a la vuelta de vestuarios gracias a la calidad de Marco Asensio, tras un carrerón de 70 metros y después de driblar a dos rivales. Jovetic, uno de los debutantes en el conjunto hispalense junto al jovencísimo Lenglet, e Iborra pusieron tierra de por medio, haciendo peligrar el récord de imbatibilidad de Zidane. Pero ni eso. Y es que los blancos, que tal vez merecieron perder en Nervión, conseguirían mantener la racha de partidos invicto —que se extiende ya a 40 partidos— gracias a un penalti transformado a lo Panenka por Sergio Ramos y al gran gol de Benzema en el minuto 92, en la última acción del encuentro.

Un partido intenso, lleno de alternativas y de ocasiones para uno y otro bando. Especialmente para un Sevilla que se presentó en el campo con las ausencias de Nasri y Vitolo, lo que hacía suponer que Sampaoli se centraba más en el partido de Liga que el próximo domingo volverán a disputar merengues y sevillistas en este mismo escenario del Pizjuán. Los blancos, por su parte, acudían a la capital andaluza sin Cristiano Ronaldo ni Modric, pero con el regreso de Sergio Ramos, Lucas Vázquez y Kovacic.

Salieron los nervionenses como un cohete, poniendo desde el inicio en jaque la portería de Kiko Casilla y Danilo contribuyó a darle emoción a la eliminatoria al desviar a su propia portería un centro de Rami desde la derecha sin aparente peligro. Lejos de reaccionar, el Madrid siguió dormido y el Sevilla lo aprovechó para asediar la meta visitante, sobre todo en las botas de Ben Yedder, en varias ocasiones, y Correa.

Al Real Madrid le costó horrores espabilar, pero lo acabaría haciendo, echándose Kroos el equipo a la espalda. Asensio pronto avisó de sus intenciones con un disparo bien desviado por David Soria, mientras que Mariano, que formó en la punta del ataque visitante junto a Morata -Benzema fue suplente-, a punto estuvo de marcar de rebote. El Sevilla estaba siendo superior a un Madrid que ya pudo darse con un canto en los dientes de ir perdiendo al descanso por la mínima.

Lejos de aplacarse los ánimos, los dos equipos salieron a mil revoluciones a la vuelta de vestuarios y el primero en golpear fue Marco Asensio, que se pegó un carrerón casi desde su área para plantarse ante la portería de Soria y vencer al meta local por abajo. Un gran gol que desató la euforia de Zidane y los suyos. Pero el Sevilla no se rindió y Jovetic, que había entrado al campo al final de la primera parte en sustitución del lesionado Correa, puso nuevamente a los suyos por delante con un gran remate de volea.

Jovetic estuvo a punto de conseguir su doblete, mientras que Ben Yedder, uno de los hombres de moda en el fútbol español, avisó con un peligroso remate de cabeza que salió fuera por muy poco. El Sevilla apretaba y ponía en jaque al campeón de Europa. De nuevo se ponía de manifiesto la superioridad del conjunto de Sampaoli, que a los 77 minutos encontró el premio a su insistencia con el tanto de Vicente Iborra. 3-1. Sólo dos goles necesitaban los andaluces para voltear la eliminatoria.

El choque se convirtió en un correcalles y, en ese caos, el Real Madrid fue el rey. Espabiló el conjunto de Zidane, que cinco minutos después pudo acortar distancias tras un claro penalti de Kranevitter a Casemiro que Ramos convirtió a lo Panenka. El de Camas pidió perdón a una parte Pizjuán, pero también mandó un mensaje a ciertos aficionados sevillistas que se cebaron con él.

Corría el reloj y parecía que el Madrid iba a ver rota su racha de imbatibilidad. Pero no. Benzema no había aparecido hasta entonces, pero lo hizo en el momento de la verdad. En el 92. El francés, que había entrado al campo por un Morata desaparecido en combate, se aprovechó de una bonita asociación entre Marcelo y Kroos, con taconazos incluidos, para batir a David Soria, poner el 3-3 en el luminoso y salvar el récord de Zidane. Cuarenta partidos sin perder, se dice pronto...

Tal vez el Sevilla sí logre el próximo domingo acabar con esa racha de los blancos, en el partido de Liga, pero de momento en la Copa la clasificación es para Zidane y los suyos. Ya se ha deshecho de un rival de Champions y tal vez le pueda tocar otro en el sorteo de este viernes –Barcelona o Atlético–. O tal vez no...


Ficha técnica

Sevilla, 3: David Soria; Mercado (Vitolo, m.65), Rami, Lenglet; Sarabia, Iborra, Kranevitter, Escudero; Correa (Jovetic, m.45), Vietto (Nasri, m.55) y Ben Yedder
Real Madrid, 3: Kiko Casilla; Danilo, Sergio Ramos, Nacho, Marcelo; Casemiro, Kroos, Marco Asensio; Lucas Vázquez (Carvajal, m.64), Morata (Benzema, m.76) y Mariano (Kovacic, m.58)

Goles: 1-0, m.9: Danilo, en propia meta; 1-1, m.48: Marco Asensio; 2-1, m.53: Jovetic; 3-1, m.77: Iborra; 3-2, m.83: Sergio Ramos, de penalti; 3-3, m.92: Benzema
Árbitro: Undiano Mallenco (Comité navarro). Mostró tarjeta amarilla a Mercado (m.7), Iborra (m.62) y Jovetic (m.72), del Sevilla; y a Lucas Vázquez (m.13), Kovacic (m.63), Kiko Casilla (m.71), Casemiro (m.84) y Marcelo (m.88), del Real Madrid
Incidencias: Partido de vuelta de octavos de final de la Copa del Rey disputado en el estadio Ramón Sánchez Pizjuán ante cerca de 37.000 espectadores, prácticamente lleno. Antes del encuentro se guardó un minuto de silencio por los recientes fallecimientos de los veteranos exjugadores del Sevilla Ramoní y Juan Maraver

0
comentarios

Servicios