Menú

Copa del Rey

Asensio salva los muebles ante el Leganés en el último suspiro (0-1)

Otro mal partido del Madrid, que pudo perder pero acabó ganando gracias a la aparición del balear en el 89'. La peor noticia, la lesión de Vallejo.

0
Otro mal partido del Madrid, que pudo perder pero acabó ganando gracias a la aparición del balear en el 89'. La peor noticia, la lesión de Vallejo.
Marco Asensio celebra con sus compañeros su gol al Leganés. | Cordon Press

El Real Madrid sigue sin funcionar. Da igual que juegue el equipo A, el B, el Z... Su fútbol no convence para nada, pero al menos esta vez ha sacado adelante un partido importante, ante un rival incómodo como el Leganés (0-1), para poner un pie en semifinales de la Copa del Rey. De paso, los blancos acaban con una mala racha de tres tropiezos consecutivos —empates ante Celta y Numancia, y derrota frente al Villarreal— para recuperar la sonrisa. Al menos de momento. Lo han hecho gracias a Marco Asensio, que en el último minuto del tiempo reglamentario en Butarque sorprendió a Nereo Champagne con un remate en el primer palo para colar el balón por la escuadra. Un gol clave para el balear, que vuelve a ver portería después de su misil contra Las Palmas. Y ya han pasado dos meses y medio desde entonces.

Ni la BBC ni Marcelo. Zidane no desplazó a Leganés a muchos de sus pesos pesados, volviendo a apostar por el llamado equipo B. A estas ausencias se sumó la de Sergio Ramos, lesionado. De nuevo era la oportunidad para los Asensio, Lucas Vázquez, Ceballos, Kovacic, Theo... Pero, como se puede leer en la primera línea de esta crónica, da igual quien juegue hoy por hoy en este Real Madrid porque muy pocas cosas funcionan. Al menos el madridismo espera que, en plena crisis, Asensio se convierta en el brote verde, vuelva a ser el futbolista que deslumbró la pasada temporada y se eche el equipo a la espalda para liderar la ansiada reacción, tan necesaria como apremiante, en vistas de que la visita al Bernabéu del París Saint-Germain —posiblemente el equipo más en forma del mundo— está a la vuelta de la esquina.

Vallejo no tiene suerte en la Copa

Esta noche, en Butarque, el Madrid empezó teniendo la pelota. El problema es que no generaba sensación de peligro porque enfrente tenía a un Leganés que salió con las ideas claras: intensidad, presión arriba y líneas muy juntas y ordenadas. Se nota el sello de Asier Garitano en este Lega, un equipo muy bien trabajado. Pronto, antes del cuarto de hora, sufrió el equipo visitante su primer contratiempo con la lesión de Vallejo. No está teniendo suerte el zaragozano en la Copa: fue expulsado contra el Fuenlabrada y ahora se ha roto en Butarque. Mala pinta tiene esta lesión. En su lugar entró Nacho, sin tiempo para calentar.

A partir de ahí, los blancos se mostraban sin ideas y romos en ataque. Tenían la pelota, pero no generaban peligro ni llegaban con claridad al área rival. De hecho, la ocasión más clara no llegó por mérito suyo sino por demérito del rival: Rubén Pérez se durmió en los laureles y Kovacic le robó la cartera para quedarse solo ante Champagne. Pero incomprensiblemente, el croata mandó la pelota fuera con todo a favor. Poco más exhibió el Madrid en ataque de ahí al final de la primera parte. Tampoco el Leganés, con un Beauvue que se pasó de ímpetu en más de una ocasión. Sin goles al descanso tras un primer acto bastante flojo.

El Leganés fue mejor en la segunda parte

El guión del partido cambió tras el paso por vestuarios porque el Leganés, espoleado por su animosa afición, se vino arriba y empezó a presentarse con mucho peligro en los dominios de Kiko Casilla. El primer aviso lo dio Naranjo con un centro que tocó el meta visitante y nadie llegó a rematar. Más clara fue la oportunidad que tuvieron los pepineros diez minutos después, con un cabezazo de Marcos Llorente al larguero de su propia portería al tratar de despejar una falta lateral. Butarque soñaba, viendo que era posible meterle mano al campeón de Europa.

Fue entonces cuando los dos técnicos movieron los banquillos: Zidane metió en el campo a dos recursos de lujo como Modric e Isco, mientras que Garitano dio minutos a Amrabat. La entrada al campo del marroquí, todo ímpetu y potencia, espoleó aún más a su equipo y el Leganés tuvo una clarísima ocasión en las botas de Claudio Beauvue, que remató de volea en el segundo palo, pero Kiko Casilla evitó el gol con una gran intervención. Respondió el Madrid por medio de Lucas Vázquez, pero Champagne aguantó el tipo en el uno contra uno.

Cuando el partido iba tocando a su fin, apareció Asensio para desequilibrar el marcador y también la balanza de la eliminatoria. Isco abrió hacia la banda izquierda y ahí recibió la pelota Theo —hasta entonces intrascendente el francés, una vez más—, que centró por abajo para que Asensio sorprendiera a Champagne con su zurdazo en el primer palo. Un gol providencial que de momento apaga los ecos de crisis en el madridismo. Sin duda, los mejor para los blancos ha sido el resultado porque su juego sigue generando muchas dudas.


Ficha técnica

CD Leganés, 0: Champagne; Tito, Siovas, Bustinza, Diego Rico; Gumbau, Rubén Pérez (Brasanac, m.61); El Zhar, Naranjo (Amrabat, m.69), Eraso; y Beauvue (Omar Ramos, m.81)
Real Madrid, 1: Casilla; Carvajal, Varane, Vallejo (Nacho, m.14), Theo Hernández; Llorente (Isco, m.72), Ceballos (Modric, m.66), Kovacic; Lucas Vázquez, Asensio y Borja Mayoral

Goles: 0-1, m.89: Asensio
Árbitro: Sánchez Martínez (Comité murciano). Mostró tarjeta amarilla a El Zhar (m.38), Gumbau (m.61) y Naranjo (m.67), del Leganés
Incidencias: Partido de ida de cuartos de final de la Copa del Rey disputado en el estadio de Butarque ante 11.327 espectadores

0
comentarios

Servicios