Menú

Copa del Rey

El Leganés vuelve a hacer historia y echa al Real Madrid de la Copa (1-2)

El Leganés se mete en semifinales tras remontar a un Real Madrid que jugó con fuego y acabó quemándose. Zidane tiró la Copa a la basura.

0
El Leganés vuelve a hacer historia y echa al Real Madrid de la Copa (1-2)
Los jugadores del Leganés celebran el gol de Gabriel Pires (c) que echa al Real Madrid de la Copa. | EFE

Saltó la sorpresa. Un gran Leganés se ha metido por primera vez en semifinales de la Copa del Rey a costa del Real Madrid. Los blancos ganaron por 0-1 en Butarque, con un gol de Marco Asensio sobre la bocina, pero esta noche se toparon con un rival muy serio que ha acabado asaltando el Santiago Bernabéu para volver a hacer historia (1-2).

Excepcional otra vez el Lega, que hunde todavía más a un Madrid que está viviendo una temporada decepcionante pese a haber conquistado tres trofeos (las dos Supercopas y el Mundial de Clubes). A 19 puntos del Barça en la Liga, los blancos tiran la Copa a la basura y lo tienen que fiar todo ahora a la Champions, aunque el rival en octavos, un París Saint-Germain en plena forma, no invita precisamente al optimismo. La escandalosa goleada al Deportivo (7-1), hace apenas 72 horas y en este mismo escenario, ha terminado siendo un mero espejismo.

¿Dónde estaba Bale?

Tira la Copa el Madrid y, sobre todo, la tira Zinedine Zidane, que alineó un once con las novedades de Sergio Ramos y Benzema, que acaban de salir de una lesión, más Isco. Pero lo que resulta del todo incomprensible es que el técnico decidiera dejar fuera de la convocatoria a jugadores como Kroos y Marcelo, más el maltrecho Cristiano, pero especialmente a Gareth Bale, el delantero que tiene ahora mismo en mejor forma. Asier Garitano, por su parte, acudía con todo al Bernabéu. Con los Beauvue, El Zhar, Eraso y un Amrabat que ya había sido un dolor de cabeza para los blancos en Butarque.

Esta noche, en el Bernabéu, el Leganés empezó presionando muy arriba. No le importó entregarle la pelota al Madrid esperando poder sorprender a la contra. Pero su primera ocasión clara llegó a balón parado. Sólo se habían cumplido cuatro minutos cuando Claudio Beauvue estrelló la pelota en el palo tras el lanzamiento de una falta.

El bien trabajado equipo de Garitano, a lo suyo, sabía que iba a tener sus opciones en el Bernabéu. Y más ante este Real Madrid dormido. En ningún momento estuvo cómodo el equipo de Zizou, que con su juego lento y previsible no daba síntomas de poder inquietar a los pepineros. Para más inri, las limitaciones técnicas de Achraf —el internacional marroquí no puso ni un solo centro bueno— desesperaban a la parroquia local. No tardó en escucharse la música de viento. Carencias individuales, pero también en el plano colectivo. Como demostró Gabriel Pires antes de la media hora (m.25) al rematar solo de cabeza a la salida de un córner, retratando así la dejadez defensiva del Madrid. Suerte para los locales que el brasileño mandó la pelota muy centrada, para que pudiera atrapar Kiko Casilla.

El Leganés generaba mucho más peligro que el Madrid, que no había conseguido acercarse con claridad a la portería de Champagne. Y a la media hora llegó el gol de Eraso que igualaba la eliminatoria. Más que un gol, un golazo: clamoroso error de Achraf y Nacho que aprovechó el ex del Athletic para sorprender a Casilla con un misil desde 27 metros. La música de viento se convirtió entonces en una sonora pitada hacia los campeones de Europa.

Apenas había síntomas de reacción: un centro de Isco al que no llegó por poco Benzema y un lanzamiento de falta de Asensio que se marchó muy alto fueron los tímidos avisos de un Madrid que, justo antes del descanso, se llevaría otro susto por parte de Beauvue. El francés remató de chilena dentro del área tras un rechace, pero la pelota no encontró portería. Con 0-1, ni un solo a tiro a puerta del Madrid en la primera parte y una sonora pitada se llegó al descanso.

La heroica no siempre funciona

Las esperanzas volvieron al Madrid tras el paso por vestuarios, nada más arrancar la segunda parte. Lucas Vázquez vio el desmarque de Benzema y el francés, casi sin ángulo, batió a Champagne en su salida para volver a inclinar la eliminatoria del lado blanco y, de paso, acabar con una sequía de dos meses —el francés había marcado por última vez contra el Málaga a finales de noviembre—. Primer disparo entre los tres palos, y primer gol. Un tanto que aplacaba los ánimos de la grada. Pero el Leganés volvió a golpear poco después. Gabriel Pires, que ya había avisado en la primera parte, le ganó magníficamente la posición a Theo —otro desastroso partido del lateral francés— para batir a Casilla con un soberbio testarazo. 1-2, y el Leganés por primera vez por delante en la eliminatoria.

Quedaban 35 minutos por delante y el Madrid estaba obligado a marcar. Pero lo cierto es que los blancos quedaron aturdidos y no había atisbo de que pudieran reaccionar. Quisieron hacerlo en el ecuador de la segunda parte, cuando Zidane quitó del campo a Marcos Llorente y Achraf para dar entrada a Modric y Carvajal, dos titularísimos. Garitano también movió ficha al meter a Raúl García por Amrabat. Quitaba el técnico vasco a un delantero peleón, que ha sido un torbellino en la eliminatoria, para meter a un jugador de contención.

Pero lo cierto es que los cambios de Zidane tampoco surtieron el efecto esperado. Aunque el Madrid encontró más movilidad arriba con Modric, faltaban ideas ante un Leganés siempre bien ordenado y con las líneas muy juntas. Los únicos recursos del campeón de Liga eran toques sin mucho sentido y centros precipitados, de ahí que los pepineros no sufrieran en exceso. Algo más apretó el Madrid en la recta final, ya con Borja Mayoral en el campo —el canterano entró en sustitución de Isco que apenas aportó nada— gozando de tres buenas ocasiones: un remate raso de Benzema atrapado por Champagne tras un pase atrás de Lucas, un cabezazo de Mayoral que salió desviado y un testarazo de Ramos, tras nuevo centro de Lucas Vázquez, que el meta pepinero desvió a córner.

De nuevo apelando a la heroica. Pero en este Madrid no funciona casi nada. Probablemente Bale, pero hoy el galés no estaba ni en el banquillo. Zidane vio la eliminatoria ganada tras el choque de Butarque, pero faltaban 90 minutos en el Bernabéu. El técnico francés se llevó un tremendo baño táctico por parte de Garitano. Y el Leganés asaltó el templo blanco, por primera vez en sus 89 años de existencia, para colarse entre los cuatro mejores del torneo. Ya había hecho historia metiéndose en cuartos, y ahora la agranda con este billete para semifinales. A costa de un Real Madrid desastroso que, a día de hoy, no tiene mucha pinta de eliminar al PSG. Por mucho que la Champions sea su competición predilecta y en ella se mueva históricamente el actual campeón como pez en el agua...


Ficha técnica

Real Madrid, 1: Casilla; Achraf (Carvajal, m.69), Nacho, Sergio Ramos, Theo; Marcos Llorente (Modric, m.69), Kovacic, Isco (Borja Mayoral, m.77); Lucas Vázquez, Marco Asensio y Benzema
CD Leganés, 2: Champagne; Tito, Siovas (Mantovani, m.58), Bustinza, Diego Rico; Brasanac, Eraso; El Zhar (Naranjo, m.80), Amrabat (Raúl García, m.70), Gabriel; y Beauvue

Goles: 0-1, m.31: Eraso; 1-1, m.46: Benzema; 1-2, m.55: Gabriel
Árbitro: Gil Manzano (Comité extremeño). Mostró tarjeta amarilla a Sergio Ramos (m.79), del Real Madrid; y a Tito (m.27) y Champagne (m.75), del Leganés
Incidencias: Partido de vuelta de cuartos de final de la Copa del Rey disputado en el estadio Santiago Bernabéu ante 46.409 espectadores

Lo más popular

0
comentarios

Servicios