Menú
Con tu apoyo hay más Libertad
  • Sin Publicidad
  • Acceso a Ideas
  • La Ilustración Liberal
  • Eventos

Timo piramidal: un exfutbolista estafa 15 millones de euros a más de 700 inversores

Raúl Cano estafó, supuestamente, unos 15 millones de euros a 774 inversores a través de un testaferro para "comprar cocaína". 

LD/ Agencias
0
Raúl Cano, una máquina de estafar dinero | Twitter

El exfutbolista Raúl Cano, que estafó supuestamente unos 15 millones de euros a 774 inversores, vendió su empresa ARC por un euro en julio de 2017, cuando se vio en apuros, a un testaferro que cobró 500 euros por estampar su firma y accedió a ello porque "necesitaba el dinero para comer y consumir cocaína".

Así consta en el sumario del caso, al que ha tenido acceso, que explica cómo engañó a cientos de inversores con una estafa piramidal mediante la empresa ARC, inscrita en diciembre de 2015 y vendida a un testaferro en julio de 2017.

El comprador fue Raúl G.G., detenido en febrero junto con Cano y puesto en libertad, un hombre con antecedentes policiales por delitos menores como robo con fuerza, tráfico de drogas, hurto de vehículo y falsedad documental, lo cual, según la UDEF está muy alejado del perfil de un posible inversor.

La venta de la empresa por un euro es, para la Policía, un "claro indicador" de que Cano quería evitar posibles responsabilidades civiles y penales.

En su declaración ante la Policía, el supuesto testaferro explicó que no conocía a Cano, pero alguien le propuso que firmara a cambio de 500 euros. Dijo no recordar quién era esa persona y que si la viera quizá no la reconocería. Explicó que no sabía que estuviera adquiriendo empresa alguna y que solo le ofrecieron "firmar una documentación" a cambio del dinero.

Accedió "por necesidad", dijo, ya que necesitaba el dinero "para comer y consumir cocaína", aunque nunca pisó las oficinas de ARC. Sobre la presunta estafa de 15 millones, respondió que no sabía de qué le hablaban.

La versión que el exfutbolista del Alcorcón dio a la Policía tras su detención fue que "por la empresa se interesó un tal Carlos" y que el día de la ejecución de la compraventa "se personó una persona llamada Raúl G.G. que fue la que efectivamente firmó el contrato", acompañado de un asesor del que dijo desconocer su nombre.

En ese acto se comprometieron a darle "más datos del tal Carlos" y justificó que la operación fuera por 1 euro porque "fue una venta a activo por pasivo".

La empresa ARC, que estuvo domiciliada en el exclusivo parque empresarial La Finca de Pozuelo de Alarcón (Madrid), llegó a captar a al menos 774 clientes que invirtieron alrededor de 15 millones de euros con la promesa de suculentos dividendos por inversiones en el mercado de futuros, concretamente en divisas.

Sin embargo,según los investigadores, esos beneficios nunca se generaron y las supuestas rentas se pagaban con el dinero que invertían nuevos clientes, en lo que supone el esquema clásico de una estafa piramidal que ahora investiga un juzgado de Madrid.

Cano negó estas acusaciones ante los agentes y dijo que él no prometió ninguna rentabilidad concreta. "Lo que se ofrecía al cliente era la realización de inversiones, sin que se ofreciera ningún tipo de beneficio o rentabilidad a priori", dijo a la Policía.

Según su versión, ganaba 45.000 euros anuales en nómina, y su mujer, contratada para gestionar redes sociales, cobraba 70.000 euros al año.

La empresa tenía una web en la que se informaba a los clientes del beneficio que estaba dando su dinero, pero Cano aseguró que dio instrucciones para que se dijera que era un beneficio "flotante".

Los agentes le recordaron que hasta octubre de 2016 no pudo operar en trading en bolsa y le cuestionaron de dónde sacaba entonces el beneficio que prometía, a lo que contestó que "del fondo de reserva" de la empresa.

Las víctimas personadas (unas 500), afirmaron en sus declaraciones que se les prometían beneficios con "inversiones muy seguras".

Una mujer explicó que nunca se les dijo que las cantidades "eran flotantes" y que las condiciones eran que la cantidad inicial y la rentabilidad no se podían rescatar hasta que pasara un año, pero sí podían sacar la rentabilidad a los seis meses.

Sin embargo, cuando ella reclamó esa ventana de rescate de los beneficios, le explicaron que su petición estaba fuera de plazo porque había que pedirlo con un mes de antelación.

En Deportes

    Recomendado

    Lo más popular

    1. El Gobierno baraja castigar fiscalmente a los 9 millones de españoles que tienen planes de pensiones
    2. El Gobierno blinda a Dolores Delgado y consigue esquivar sus escándalos
    3. Vox se querella contra Pedro Sánchez ante el Supremo por el plagio en su tesis
    4. El PSOE cae pero los titubeos de Pablo Casado le hacen más daño al PP, según una encuesta
    5. Jesús Bonilla, arruinado: perdió todo con la quiebra de Lehman Brothers
    0
    comentarios

    Servicios