Menú

El Atlético abandona en Villarreal la caza al Barcelona (2-1)

El conjunto castellonense remontó con dos goles de Ünal en los últimos nueve minutos. Griezmann, de penalti inexistente, abrió el marcador.

0
El conjunto castellonense remontó con dos goles de Ünal en los últimos nueve minutos. Griezmann, de penalti inexistente, abrió el marcador.
Así celebró Ünal el 2-1. | EFE

El Barcelona tiene vía libre para ser justamente el campeón de la Liga 2017/2018. Once puntos saca ya el equipo de Valverde al Atlético de Madrid al que le ha faltado durante la temporada fútbol en algunos momentos, atrevimiento en otros y madurez en instantes puntuales. En el Estadio de la Cerámica, el Villarreal aprovechó las tres cosas.

Calleja y sus hombres acabaron remontando en sólo nueve minutos el 0-1 inicial llevándose los tres puntos en un partido en el que no merecieron en ningún momento sumar una derrota que rozaron antes del doblete de Unal en la recta final del mismo. Griezmann adelantó al Atlético gracias a un regalo en forma de penalti del colegiado, pero ni por esas los rojiblancos se sintieron jerarcas del encuentro.

Falta templanza en el cuadro madrileño y cuando el rival empuja se palpa demasiado nerviosismo. Simeone volvió a recular con el marcador a favor y esa fue una de la claves de la derrota, importante, pero ni mucho menos fue la única, porque al equipo que más sangre fría ha demostrado en los últimos años careció literalmente de cabeza. Independientemente del nivel de cobardía o valentía de su entrenador, el Atlético no tuvo madurez para defender la renta o para intentar ampliarla.

Simeone quiso asumir todo el impacto en rueda de prensa: "Tengo la sensación de que el partido lo he perdido yo. Creo que me he equivocado". El Cholo cogió el escudo para tapar errores y hace bien en poner autocrítica a lo sucedido en el Estadio de la Cerámica porque él dirige la nave, sin embargo, Saúl apuntó a otro sitio: "No podemos perder así". Dos versiones para un mismo problema.

Mérito castellonense

No por los evidentes errores atléticos dentro y fuera del terreno de juego hay que obviar la personalidad que tiene el Villarreal. El Submarino Amarillo ganó el partido porque lo mereció y es así de simple. Los hombres de Calleja lucharon primero contra el gol visitante, tanto que no debió subir al marcador ya que Fernández Borbalán apreció como derribo un inexistente penalti de Jaume sobre Griezmann. Había que remar con el 0-1 y remaron.

Sólo el 0-2 que tuvo Koke en la primera parte pudo haber roto las esperanzas amarillas, pero el centrocampista atlético no acertó dejando vivo al Villarreal, totalmente desatado en la segunda parte. Fue ahí, sobre todo en la recta final, cuando el duelo de entrenadores se expuso sobre el verde. Cambios ofensivos de Calleja vs mentalidad defensiva de Simeone. Casi siempre gana el segundo, sí, pero ganó el primero.

Ünal entró siete minutos antes de que el Cholo quitase a Griezmann para meter a Gabi y el turco se encargó de remontar el partido del 82’ al 91’. Dos jugadas a balón parado y dos goles. ¿Podía ser peor para el Atlético? Expulsión de Vitolo por una pelea absurda y esa roja sumada a la quinta de Griezmann dejan al Cholo en cuadro para el próximo partido. Podía ser peor.

El resultado manda y en el estilo del Atlético, injusto o no, si aguantas el marcador tienes oficio y si no lo haces eres cobarde. En ese alambre ha vivido casi siempre bien Simeone, pero esta semana le tocará lamerse las heridas. En eso es todo un experto. Ya sólo les queda la Europa League.

En Deportes

    0
    comentarios

    Servicios