Menú

Mundial de Fútbol

[an error occurred while processing this directive]

Una gran Bélgica deja sin Mundial a Brasil y a Neymar (1-2)

Los diablos rojos ganaban por 0-2 al descanso del mejor partido del Mundial. La canarinha acortó distancias, pero se acabó estrellando con Courtois.

LD / Efe
0
Fellaini consuela a Neymar al final del partido. | Cordon Press

La generación de oro de Bélgica ha dado este viernes en Kazán muestras de todo su potencial derrotando a Brasil, toda una pentacampeona del mundo, por 1-2 para avanzar con paso firme a semifinales del Mundial de Rusia 2018. En una exhibición de poderío ofensivo, con Hazard, De Bruyne y Lukaku al mando, el equipo del español Roberto Martínez se impuso a la gran favorita al título y se jugará el pase a la final contra sus vecinos de Francia, que previamente había derrotado a Uruguay en el primer partido de cuartos de final (0-2).

La batalla táctica de los entrenadores cayó del lado de Martínez, cuestionado por muchos a su llegada al país y venerado ahora tras dejar en la cuneta a la Canarinha y meter a los Diablos Rojos entre los cuatro mejores del mundo por segunda vez en su historia –Bélgica fue cuarta en México 1986–.

El plan B que salvó a última hora a Bélgica ante Japón (3-2) se convirtió ahora en el plan A. Martínez mantuvo en el once a Fellaini y a Chadli, héroes en el choque de octavos, en detrimento de Mertens y Carrasco, pero con una variante táctica: juntó a Fellaini con Witsel en el centro del campo y colocó a De Bruyne con libertad más cerca de Hazard y Lukaku. Fortaleció la línea de volantes y potenció las virtudes de los cuatro de arriba. No hubo novedades en la nómina brasileña más allá de las conocidas del ya recuperado Marcelo por Filipe Luis en el lateral izquierdo y de Fernandinho en lugar del sancionado –y hoy extrañado– Casemiro en el centro del campo.

Brasil arrancó en tromba pero se fue diluyendo. Tras dos ocasiones de gol que incomprensiblemente marraron Thiago Silva y Paulinho, despertó la mejor versión colectiva de Bélgica. La chispa la originó un tanto fortuito, obra de Fernandinho, que al intentar despejar un saque de esquina botado por Hazard introdujo con el hombro la pelota en su propia portería. Los de Tite, peligrosos antes del gol, se convirtieron en predecibles. Con Neymar apagado, Coutinho perseguido por Fellaini y Gabriel Jesús aislado, el conjunto europeo dejó el balón al rival e hizo del contragolpe su mejor arma.

Con Hazard y De Bruyne libres y con espacios y Lukaku arrancando desde la derecha, como hizo en varias ocasiones cuando Martínez era técnico del Everton, Bélgica golpeó de nuevo. Esta vez fue De Bruyne, pero el mérito fue de Lukaku, que en una transición tras recuperación se quitó de encima a todos los rivales que se le pusieron en su camino, abrió a la derecha y ahí el jugador del Manchester City soltó un zarpazo que se coló por el palo derecho de Alisson. Brasil no daba síntomas de recuperación mientras era cada vez más evidente el acierto de Martínez de sumar a Fellaini a la nómina titular y colocar a De Bruyne con libertad casi como falso nueve.

Apareció entonces Courtois, al que no se le había visto desde los primeros minutos, y al filo del descanso evitó que Brasil recortara diferencias con dos paradas salvadoras, primero tras un disparo de Marcelo –despejó y el balón tocó en el palo– y prácticamente en la siguiente jugada con un latigazo de Coutinho que le obligó a volar.

Movió fichas tras el descanso Tite en busca de la reacción de los suyos. Firmino reemplazó a Paulinho y Douglas Costa entró por Gabriel Jesús, y Brasil mejoró. Los belgas pagaron el esfuerzo de la primera mitad mientras que su rival se iba al ataque en busca del gol que lo metiera en el partido. Este llegó a falta de un cuarto de hora para el final, justo después de que Hazard se quedara cerca de matar el partido en el enésimo contragolpe de los suyos, cuando Coutinho puso un medido pase al punto de penalti y Renato Augusto, que acababa de ingresar en el terreno de juego, cabeceó libre de marca al palo largo de Courtois.

Sin mediocampistas para dominar el juego, el partido se convirtió en un correcalles. Brasil fallaba lo indecible –floja la definición de los sudamericanos hoy–, y Martínez apostó entonces por dar músculo a la defensa y al centro del campo con Vermaelen y Tielemans. Lo intentó a la desesperada Brasil en los minutos finales, y a punto estuvo de forzar la prórroga con un lanzamiento desde la frontal de Neymar al que milagrosamente llegó Courtois. No hubo tiempo para más, la generación dorada de Bélgica se hizo mayor a costa de la pentacampeona y se plantó entre los cuatro mejores del mundo, donde ya le espera Francia.


Ficha técnica

Brasil, 1: Alisson; Fagner, Miranda, Thiago Silva, Marcelo; Fernandinho, Paulinho (Renato Augusto, m.73); Willian (Firmino, m.46), Neymar, Coutinho; y Gabriel Jesús (Douglas Costa, m.57)
Bélgica, 2: Courtois; Alderweireld, Kompany, Vertonghen; Meunier, Witsel, De Bruyne, Fellaini, Chadli (Vermaelen, m.82); Hazard; y Lukaku (Tielemans, m.86)

Goles: 0-1, m.13: Fernandinho, en propia meta; 0-2, m.31: De Bruyne; 1-2, m.76: Renato Augusto
Árbitro:Milorad Mazic (Serbia). Amonestó a Fernandinho (m.85) y Fagner (m.89), de Brasil; y a Alderweireld (m.47) y Meunier (m.70), de Bélgica
Incidencias:Segundo partido de cuartos de final del Mundial de Rusia 2018 disputado en el Kazán Arena ante 42.873 espectadores

Lo más popular

0
comentarios

Servicios

Máster EXE: Digital Marketing & Innovation
España Baila Flamenco