Menú

Mundial de Fútbol

[an error occurred while processing this directive]

Francia supera a Croacia y gana su segundo Mundial dos décadas después (4-2)

Tremendo castigo de los bleus a un rival que fue valiente. El árbitro quiso ser demasiado protagonista y la final tuvo varias polémicas.

0
Francia, campeona del Mundo | EFE

Francia ha sido la mejor en este Mundial de Rusia. Un equipo súper completo, con una defensa descomunal, un centro del campo con mucho músculo y dos artistas arriba como son Kylian Mbappé, el jovencísimo delantero del París Saint-Germain llamado a dominar el fútbol mundial en los próximos años, y Antoine Griezmann. Pero lo cierto es que los bleus no han sido mejores que Croacia en la gran final disputada en el Estadio Luzhniki de Moscú. Muy valiente, sin complejos, el equipo balcánico de Zlatko Dalic, que incluso por momentos llegó a comerse al conjunto galo sobre el terreno de juego. Pero al final se cumplió la ley del más fuerte: Francia, que hizo gala de una tremenda eficacia, ha ganado su segundo Mundial, y Croacia se ha acabado quedando con la miel en los labios. Y es que las finales no se merecen, se ganan.

Esta selección bleu de Griezmann, Mbappé, Pogba y compañía toma así el relevo de los Zidane, Thuram, Desailly... Aquel equipo estaba capitaneado por el actual seleccionador, Didier Deschamps, que se convierte así en el tercer hombre de la historia que gana el Mundial como futbolista y como entrenador tras el brasileño Mário Lobo Zagallo y al alemán Franz Beckenbauer.

Croacia gustó en el Luzhniki. De hecho, hasta podría decirse que fue mejor que los galos, sobre todo en la primera parte. Los Vatreni jugaron sus armas ante un rival que se acabarían aliando con la fortuna para ponerse por delante al descanso y ampliar su renta tras el paso por vestuarios. El dato lo dice todo: Croacia tuvo siete ocasiones en la primera parte y sólo marcó un gol, mientras que Francia sólo gozó de una y firmó dos tantos. Increíble pero cierto. Y es que los bleus se beneficiaron de un gol en propia meta de Mandzukic, tras una falta que no fue, y un gol de penalti señalado a través del VAR. No lo pitó en primera instancia el argentino Néstor Pitana, que quiso tener un protagonismo que no le correspondía, pero luego sí lo indicó tras revisar el vídeo. ¡Bendito VAR, qué beneficios le está aportando al fútbol! Tras el descanso, Pogba y Mbappé castigaron a una Croacia que, aún así, logró acortar distancias con el tanto de Mandzukic, con regalo de Lloris incluido.

Tanto Deschamps como Dalic cumplieron con el guión previsto, poniendo en liza sus equipos de gala. Croacia, valiente, ya había hecho historia alcanzando esta final, superando así a la generación dorada del 98 con los Suker, Boban, Prosinecki y compañía, pero quería agrandarla con este equipo liderado por ese increíble futbolista llamado Luka Modric elegido después Balón de Oro del Mundial—, bien secundado por Perisic, Rakitic, Rebic, Mandzukic… Francia se presentaba como favorita, por su mayor calidad y porque su rival ha llegado a esta final después de haber disputado tres prórrogas ante Dinamarca, Rusia e Inglaterra. Pese a esa mayor fatiga, los Vatreni fueron valientes y siempre dieron la cara.

De hecho, empezaron fuertes los balcánicos, llegando con peligro al área de Lloris, pero fue Francia la que se adelantó en el marcador. Griezmann botó una falta que no fue y un desafortunado cabezazo hacia atrás de Mandzukic, el hombre que situó a Croacia en la lucha por la gloria con su gol en el tiempo extra ante los ingleses, se metió el primer gol en propia meta en la historia de las finales y adelantó a Francia.

Croacia está sobrada de orgullo y corazón. Pero también tiene mucha calidad. Y en diez minutos logró empatar el partido con un gran gol de Ivan Perisic: recorte con la derecha y bello remate con la zurda, ajustado al palo, imposible para la estirada de Lloris. Empate a uno y de nuevo todo por decidir.

Pero Francia volvería a golpear antes del descanso. De nuevo a balón parado. Griezmann botó un córner y Perisic desvió de nuevo a saque de esquina. Los franceses reclamaron mano del jugador del Inter. Pitana no pitó nada en primera instancia, pero desde el VAR le avisaron que algo había pasado. El colegiado argentino atendió la situación y acabó por decretar la pena máxima, la primera en una final en la historia del videoarbitraje. Griezmann no lo desaprovechó ante un parapenaltis como Subasic para volver a poner a los bleus por delante. Sin hacer nada extraordinario, Francia volvía a tomar la delantera y castigaba a una Croacia que, aún así aún, soñaba con volver a empatar el partido.

Así, nada más volver de vestuarios, Rebic avisó de sus intenciones con un remate de primeras ante el que se lució Lloris. Apareció entonces Mbappé para terminar por decidir la final: una galopada del crack del PSG fue abortada primero por Subasic, pero la nueva cabalgada de Kylian, poco después, acabó en el gol de Pogba. 3-1, con media hora por delante. Y sólo cinco minutos después, el gol del propio Mbappé, sorprendiendo al meta del Mónaco con un disparo desde fuera del área. Croacia estaba, ahora ya sí, a merced de los franceses. La final estaba decantada mucho antes de lo esperado.

Sin embargo, un clamoroso error de Lloris ante Mandzukic, que nunca perdona una carrera y un intento de presión, permitió al delantero de la Juventus dar una mínima luz de esperanza al cuadro balcánico. Esa fe inquebrantable de los croatas es la que mantuvo vivo el partido hasta el final. Otro equipo habría arrojado la toalla mucho antes, pero Croacia no se rindió nunca. Acabaría derrotado en esta finalísima de Moscú, sí, pero lo hizo con honor.

Francia, por su parte, ha logrado resarcirse tras perder hace dos años su Eurocopa ante Portugal. Los bleus son un bloque sólido que acompañan con dosis de gran calidad y eficacia. Son los nuevos reyes del mundo, tomando el relevo de una selección alemana que, contra todo pronóstico, en este Mundial ni siquiera pudo pasar de la primera fase. Como dice La Marsellesa... le jour de gloire est arrivé!


Ficha técnica

Francia, 4: Lloris; Pavard, Varane, Umtiti, Lucas Hernandez; Kante (Nzonzi, m.54), Pogba, Matuidi (Tolisso, m.73); Griezmann, Mbappe y Giroud (Fekir, m.81)
Croacia, 2: Subasic; Vrsaljko, Lovren, Vida, Strinic (Pjaca, m.82); Brozovic, Modric, Rakitic; Rebic (Kramaric, m.71), Perisic y Mandzukic

Goles: 1-0, m.18: Mandzukic, en propia meta; 1-1, m.28: Perisic; 2-1, m.39: Griezmann, de penalti; 3-1, m.59: Pogba; 4-1, m.65: Mbappé; 4-2, M.69: Mandzukic
Árbitro: Néstor Pitana (Argentina). Mostró tarjeta amarilla a los franceses Kanté (m.27) y Lucas Hernandez (m.41) y al croata Vrsaljko (m.92)
Incidencias: Final del Mundial de Rusia 2018 disputada en el estadio Luzhniki de Moscú ante 78.011 espectadores. Lleno completo. El presidente de Rusia, Vladimir Putin, encabezó la presencia de autoridades en el estadio de Luzhniki junto a Kolinda Grabar-Kitarovic, presidenta de Croacia, y Emanuel Macron, primer ministro de Francia

Lo más popular

0
comentarios

Servicios

Máster EXE: Digital Marketing & Innovation