Menú

España muestra en Wembley las nuevas armas de Luis Enrique (1-2)

El combinado español remontó el gol de Inglaterra con tantos de Saúl y Rodrigo logrando los tres primeros puntos en la Liga de las Naciones.

0
El combinado español remontó el gol de Inglaterra con tantos de Saúl y Rodrigo logrando los tres primeros puntos en la Liga de las Naciones.
Rodrigo marcó el 1-2. | EFE

España ha cambiado, y menos mal que lo ha hecho, porque la matrícula del combinado nacional ya la tenían copiada y perfectamente analizada desde Portugal a Irán pasando por Marruecos y llegando finalmente a la fría Rusia. El mundo del fútbol en su plenitud ya sabía a qué jugaba España y mientras el resto de equipos avanzaban en sus respectivos estilos o al menos los variaban, los nuestros seguían jugando en 2018 como lo hacían en 2010. Mejor dicho, lo intentaban.

En sólo 45 minutos en Wembley se pudieron ver sensaciones muy diferentes a las vividas durante el pasado Mundial. Luis Enrique quiere sacar provecho de la calidad y también del toque preciso de jugadores como Isco o Thiago, pero sin olvidarse de que la pelota tiene que acabar en la portería rival. Si no lo hace, el balón se marea y la afición ídem.

Para mejorar las prestaciones españolas, Luis Enrique quiere carne fresca y hambre, mucha hambre de títulos. Saúl, Iago Aspas, Rodrigo, Marcos Alonso... España necesitaba un cambio y para que éste dé resultados hay que tener fichas nuevas y a su vez moverlas de forma diferente por el tablero. La Liga de las Naciones ha servido para ver los primeros movimientos de la partida.

Remontada en suelo inglés

No empezaron bien las cosas en territorio británico ya que a los once minutos de partido Rashford puso por delante al equipo de Southgate haciendo honor a una de las famosas armas inglesas. El balón parado es la primera, pero la segunda es el contragolpe y así marcaron el 1-0 los hombres de Southgate. España buscó presionar y recuperar con rapidez, otro retoque más made in Lucho, y se encontró con la contra perfecta que remató el delantero del United a pase de Shaw. Golazo británico.

Inglaterra golpeó primero aunque la alegría sólo le duró un minuto. Pocos segundos después de sacar de centro, Saúl empezó su espectáculo particular y anotó el tanto del empate aprovechando su capacidad para llegar desde la segunda línea y el buen balón de Rodrigo servido desde el flanco diestro. El centrocampista del Atlético de Madrid no jugó ni un sólo minuto en el Mundial. Con Luis Enrique sólo tardó 13 minutos en marcar su primer gol con España. ¡Lo que nos perdimos en Rusia!

1-1 de Saúl y 1-2 de Rodrigo para rematar la faena. El delantero del Valencia también está en esa fase de su carrera en la que se le caen los goles. Asistió en el primero y marcó el segundo. Centro de Thiago y tanto a balón parado, es decir, le dieron de su propia medicina a Inglaterra y además en Wembley. La España de Luis Enrique también tiene personalidad.

Dominio español y susto final

Dos momentos de tensión se vivieron en la segunda parte entre Inglaterra y España. El primero llegó en forma de lesión con un golpe terrible de Shaw contra el suelo que acabó con el jugador del United inmovilizado por precaución de cuello para arriba. El pequeño parón que sufrió el partido no despistó a España que siguió dominando la pelota y sumó varias oportunidades a su casillero.

Inglaterra tardó mucho en darse cuenta de que jugando en casa no podía dar la sensación de vivir siempre a merced del rival, pero el problema inglés pasa por su centro del campo. No existe. Ocupa los espacios con jugadores, nada más. Ofensiva y defensivamente casi nada de su juego pasa por la medular. Pese a ello, el paso de los minutos bajó la velocidad de España y aumentó la de Inglaterra llegando a sufrir demasiado en los instantes finales de partido. Ojo, Harry Kane, desaparecido en combate. No fue la noche ni mucho menos del bota de oro del Mundial.

Luis Enrique puso en el campo a Sergi Roberto, Asensio e Íñigo Martínez y dio las gracias al cielo por las oportunidades clarísimas que Rashford mandó al limbo con De Gea de por medio. El portero español mejoró en cuanto a seguridad, pero en los segundos finales estuvo cerca de protagonizar otro error para olvidar. Menos mal que el colegiado entendió que Welbeck le había hecho la cama al portero español porque un gol en contra por no sujetar con fuerza el balón habría reabierto aún más el debate bajo palos. El árbitro acertó y el 1-2 fue inamovible.

España arranca la era Luis Enrique con victoria y con otra cara. Wembley, nada más y nada menos, ha sido el primer escenario en el que mostrar el renovado rostro del combinado nacional. Croacia en Elche será el segundo test para el España.

En Deportes

    0
    comentarios

    Servicios