Menú

El Real Madrid reacciona tarde en San Mamés (1-1)

El Athletic se adelantó con gol de Muniain. Isco puso la igualada en el segundo tiempo nada más salir al terreno de juego.  

0
El Athletic se adelantó con gol de Muniain. Isco puso la igualada en el segundo tiempo nada más salir al terreno de juego.  
Ramos e Iñaki Williams en San Mamés. | EFE

Primer partido grande del Real Madrid en la presente temporada liguera y primer tropiezo. No es un mal resultado empatar en San Mamés y menos en la jornada cuatro. Aún así, el problema para cualquier equipo que quiera ganar una Liga al Barcelona, campeón en siete de los últimos diez campeonatos domésticos disputados, es que los inicios del cuadro azulgrana son con pleno de puntos o rozando el mismo y eso no deja lugar a los errores aunque estos sean mínimos.

En una jornada en la que el vigente campeón visitaba Anoeta, el Atlético recibía al Eibar y el Real Madrid visitaba San Mamés se barajaban muchas opciones y cada equipo veía opciones de recortar o ganar puntos de ventaja. Finalmente, más de lo mismo. El Barcelona ganó y sus rivales no lo hicieron.

San Mamés dejó al Real Madrid sin dos puntos en un choque en el que pudo pasar de todo. El Athletic jugó muy bien, puso gallardía y rugió de lo lindo en casa. Incluso cuando el depósito de gasolina rojiblanco estaba en la reserva le puso muchos problemas al conjunto blanco. El equipo de Lopetegui entró al partido más tarde que su rival y siempre dio la sensación de ir con una marcha menos hasta el gol del empate de Isco en el minuto 63. Reaccionaron tarde pese a tener luego mucho tiempo para terminar de remontar y lo acabaron pagando.

La primera parte fue más rojiblanca que blanca, pero ya en ese acto inicial fue apareciendo poco a poco la figura de uno de los protagonistas del partido, el portero Unai Simón. El cancerbero, sucesor natural de Kepa por edad y por estilo, estuvo perfecto bajo palos en esos partidos que diferencian a grandes guardametas de los que son del montón. Con esa seguridad bajo palos, el cuadro de Berizzo se mostró muy incisivo en los 45 minutos iniciales y mantuvo a raya al Real Madrid que echó mucho de menos una nota media de notable por parte de Bale y Benzema.

Lopetegui apostó de inicio por Ceballos y dejó en el banquillo a Casemiro. Asensio se mantuvo e Isco también tuvo que esperar para salir en la segunda parte. Sin Aduriz, el Athletic apostó por la velocidad de Susaeta e Iñaki Williams con Raúl García batallando contra todo y frente a todos, algo que suele enfadar mucho dentro del campo y en el césped de las redes sociales. Muniain se unió a la fiesta y San Mamés disfrutó de la verticalidad de los suyos viendo también como sus laterales le daban mucha profundidad al equipo de Berizzo.

A la media hora de partido llegó el tanto de Muniain y fue ahí cuando el Athletic tuvo opciones de rematar o, como mínimo, de poner una losa más pesada sobre la espalda del Real Madrid. No castigaron los locales y el conjunto de Lopetegui esperó a la segunda parte para imponer su frescura a nivel físico.

El Athletic aguantó sin gasolina

Lopetegui tardó poco en mover el once y nada más saltar al terreno de juego en la segunda parte, el Real Madrid ya contaba con Casemiro en la medular. El brasileño dio equilibrio y aún más oxígeno a la barra de energía del equipo blanco. En el lado bilbaíno, el ritmo bajó y en esas apareció en escena Isco para salir y besar el santo. Centro de Bale, cabezazo del malagueño y empate. Restaban aún 30 minutos de juego.

La lesión de Muniain, que tuvo lugar antes del gol de Isco, dejó a San Mamés con la incertidumbre de saber si sus hombres podrían aguantar más de media hora ante el vigente campeón de Europa. Fue en ese instante de duda cuando la figura de Unai Simón se hizo gigante. Ramos a bocajarro tras una falta de Bale y Asensio sólo en el mano a mano ante el portero pueden dar parte de lo que hizo el guardameta local para arruinar el día al Real Madrid. Había portero con Kepa. Ojo, lo hay con Unai Simón.

Los últimos 15 minutos fueron un ir y venir continuo de ambos equipos con ocasiones para los dos y con el mismo resultado a nivel de efectividad: cero. Cuestionable o no puede ser el cambio de Lucas por Bale y la ausencia de Mariano sobre el césped.

San Mamés se rindió a los suyos por el esfuerzo ofrecido mientras el Real Madrid salió de Bilbao por debajo del Barcelona. El norte juzgaba hoy a dos de los grandes y el único que sobrevivió a él fue el equipo azulgrana.

Ficha técnica:

1.- Athletic Club: Unai Simón, De Marcos, Yeray, Iñigo Martínez, Yuri; Dani García, Beñat (Mikel Rico, m.81), Muniain (Capa, m.53); Susaeta, Raúl García y Williams (San José, m.76).

1.- Real Madrid: Courtois; Carvajal, Varane, Sergio Ramos, Marcelo; Kroos, Modric (Isco, m.61), Dani Ceballos (Casemiro, m.46); Marco Asensio, Bale (Lucas Vázquez, m.75) y Benzema.

Goles: 1-0, m.31: Muniain. 1-1. m.63: Isco.

Árbitro: González González (Comité Castilla y León). Mostró tarjeta amarilla a Yeray (m.44), Dani García (m.59), Capa (m.67), Yuri (m.72), Beñat (m.78) y Unai Simón (m.91), del Athletic, y a Carvajal (m.84) y Lucas Vázquez (m.87), del Real Madrid.

Incidencias: partido de la cuarta jornada de LaLiga Santander. 46.413 espectadores en San Mamés, según datos oficiales.

En Deportes

    0
    comentarios

    Servicios