Menú
Con tu apoyo hay más Libertad
  • Sin Publicidad
  • Acceso a Ideas
  • La Ilustración Liberal
  • Eventos

El Atlético remonta y sonríe en el 'campo de minas' de Mónaco (1-2)

El conjunto rojiblanco se sobrepuso al mal estado del césped y al 1-0 inicial para ganar a domicilio con goles de Diego Costa y Giménez. 

0
Giménez dio los tres puntos al Atlético. | EFE

El Atlético de Madrid llegó a Mónaco con una de las peores situaciones posibles en este inicio de temporada y sin margen de error. Cinco puntos de doce en la Liga no eran ni mucho menos la mejor carta de presentación para estrenar participación en la Champions y más en un año en el que la final se juega en el Wanda Metropolitano. Sin embargo, el equipo de Simeone mantiene una de las señas de identidad que les ha vuelto a colocar en lo más alto del fútbol europeo: la resistencia. Hay críticas, sí, pero también coraje y a partir de ahí siempre hay una base sólida a la que agarrarse.

Para ganar en Mónaco, el Atlético tuvo que pelear contra su rival y contra ellos mismos. Por si fueran pocos esos fantasmas ajenos y propios con los que llegaban los rojiblancos al Estadio Louis II, el césped del coliseo monegasco se convirtió en un campo de minas que a falta de armas reales casi tuvo conejos en cada uno de los innumerables boquetes que ofreció el tapete local. Menos mal que Antoine Griezmann combinó el traje de artista con el de obrero para reinar en tales condiciones porque la expresión "campo trampa" que tanto se usa en fútbol fue literal en Mónaco.

¿Complicada la situación viendo los elementos citados? Pues todavía faltaba algo más en la ecuación y tampoco fue bueno para el Atlético de Madrid ya que a día de hoy el mismísimo Spiderman se podría resbalar si vistiese la elástica rojiblanca. Saúl sucedió a Godín en ese aspecto y con un error del '8' colchonero, el Mónaco se puso por delante. 1-0 en contra, conejos y minas por doquier, fantasmas de errores y años pasados en Champions... Mónaco fue una dura prueba para la fe rojiblanca, pero el Atlético la superó con nota y con un Griezmann que bien vale el dinero invertido en su renovación.

Griezmann lideró en el peor momento rojiblanco

Igual que el año pasado se le exigió y se le pidieron cuentas a Griezmann cuando no dio el punto de liderazgo que su equipo necesitaba en el peor momento de la temporada, a día de hoy hay que voltear esa apreciación y decir todo lo contrario. Al César, lo que es del César porque en el lamentable césped del Principado, el Principito fue el líder y el faro que su equipo necesitaba. El galo no se escondió para dejar la responsabilidad a otros. Griezmann alzó la cabeza, pidió el balón, lo llevó y lo movió cómo y cuándo quiso y se echó a los suyos a la espalda para transformar conejos en magia y trampas en oportunidades.

Con el '7' colchonero enchufado y luciendo el brazalete invisible en el brazo, el Atlético logró sobreponerse al error inicial de Saúl que acabó con un gol repleto de rebotes de Grandsir. Cómo no, el tanto fue el reflejo perfecto de lo que sucede con el cuadro español esta temporada. Pocos minutos antes del 1-0 a los 19 minutos de juego, gol anulado a Godín y ocasión clara de Diego Costa. Primera oportunidad del Mónaco y premio. Cuando las cosas no quieren salir, no salen y punto.

El equipo de Leonardo Jardim se puso por delante sin haber hecho nada mejor que su rival, pero tuvo la mala fortuna de despertar a Griezmann que antes y después del gol local fue la brújula de su equipo. Diego Costa agradeció el partidazo de su compañero firmando el 1-1 a la media hora del choque tras un gran pase de Antoine y una buena definición del ariete en el mano a mano. Fue empatar y todo el Atlético creció en confianza. Koke acompañó en su faena a Griezmann y entre los dos movieron al equipo del Cholo, que vio desde la grada cómo su equipo mejoraba a cada minuto que pasaba.

La cabeza de Giménez es oro puro

El 1-1 tranquilizó las cabezas de las masas rojiblancas y otra testa terminó de rematar la remontada antes del descanso, justo cuando todos pensaban ya en cargar pilas en los vestuarios con el empate en el marcador. Fue la frente de Giménez la que abrió la senda del triunfo colchonero y además lo hizo en el descuento. El uruguayo agredió al balón con un cabezazo made in José María que dejó sentado al mismísimo Falcao. Al colombiano le pasó un avión por encima y poco pudo hacer para detener al central colchonero que aparte de ganar el partido también se ganó la titularidad.

La afición rojiblanca pide a Giménez por encima de Savic con un argumento simple. Si ambos están a la par en defensa, pero el uruguayo marca cada dos por tres en jugadas de estrategia, el duelo es para el charrúa y él debe ser el titular. En Mónaco, como tantas veces con Uruguay y con el propio Atlético, Giménez se ganó un sitio fijo en el once. Esos goles, mejor dicho, esas agresiones al esférico cuando no se juega bien dan puntos y a día de hoy, visto lo visto y a falta de encontrar la mejor versión de su equipo, el Cholo no puede prescindir de ellos. Giménez y su cabeza son como Rodrigo en el centro o Griezmann en ataque: inamovibles e indispensables.

El 1-2 rojiblanco dejó cuesta abajo la segunda parte y ahí el equipo de Simeone no concedió más sustos en contra. El Mónaco lo intento sin suerte y el Atlético, siempre equilibrado por Rodrigo y con la mejora progresiva de hombres como Saúl o Correa, mantuvo la calma para sostener el marcador y llevarse los tres puntos del Principado. Ni siquiera fue necesario tirar de Lemar, que sólo saltó al que fuese su estadio para ayudar a controlar los tiempos del choque.

Sonrisas en el 'campo de minas' de Mónaco y la Champions, ésta vez sí, empieza bien para el Atlético de Madrid.

Ficha técnica:

1 - Mónaco: Benaglio; Sidibé, Glik, Jemerson, Henrichs; Grandsir (Sylla, m. 77), Tielemans, N'Doram, Aholou (Adama Traoré, m. 69), Chadli (Mboula, m. 58); y Falcao.

2 - Atlético de Madrid: Oblak; Juanfran, Giménez, Godín, Lucas; Correa (Lemar, m. 70), Rodri, Saúl, Koke; Griezmann y Diego Costa.

Goles: 1-0, m. 19: Gandsir, tras un rechace de Correa en el área. 1-1, m. 32: Diego Costa bate a Benaglio en el duelo individual tras una asistencia de Griezmann. 1-2, m. 46+: Giménez, con un testarazo frontal en un saque de esquina de Koke.

Árbitro: William Collum (Escocia). Amonestó a los locales Falcao (m. 11), Sidibé (m. 53) y Adama Traoré (m. 78) y al visitante Giménez (m. 48).

Incidencias: partido correspondiente a la primera jornada del grupo A de la Liga de Campeones, disputado en el estadio Luis II de Mónaco ante unos 14.000 espectadores.

En Deportes

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios