Menú

El eterno dilema en el Atlético de Madrid de Simeone: Correa sí o Correa no

El jugador argentino tiene defensores y detractores en el Wanda Metropolitano. Para unos es un gran revulsivo y para otros no acaba de despuntar.

0
Ángel Correa marcó ante el Betis. | EFE

Ángel Correa no es un futbolista cualquiera en el Atlético de Madrid partiendo de la base de que pocos jugadores pueden decir que han jugado más de 150 partidos con la elástica rojiblanca. Además lo ha hecho con Diego Pablo Simeone en la etapa más importante del club y, para muchos, la más exigente.

No es fácil mantenerse en la plantilla con el Cholo y Correa lo ha conseguido aunque casi siempre lo ha hecho como revulsivo y no como titular. En Libertad Digital analizamos los datos y los intangibles que Ángel Correa ha logrado como colchonero en las cuatro temporadas que acumula en el club.

El jugador número 12

Es la etiqueta que más se le ha colocado a Correa desde que llegó al Atlético de Madrid en la temporada 2014/2015 con apenas 18 años. Quitando su primer curso en el que no pudo participar por sus problemas de corazón, el argentino siempre ha contado para Diego Pablo Simeone. Es un jugador de rotación, pero también ha sido titular en muchos partidos. Siempre ha vivido en ese delgada línea que separa al titular del suplente. Este año, por ejemplo, no fue de la partida en la final de la Supercopa de Europa ante el Real Madrid, pero sí en Mestalla en la jornada número 1. Ante el Valencia marcó el primer gol liguero del año para su equipo.

La imagen que se tiene de Correa es más como revulsivo que como indiscutible, pero, ¿cuántos partidos ha jugado Ángel como suplente? La respuesta es 79, siete más que las 72 veces que ha partido en el once inicial. ¿Ha marcado más goles como jugador número doce o como titular? Trece desde el banquillo y catorce partiendo de inicio. Esa ligera diferencia que hay en todas sus estadísticas hace que sea muy complicado saber cuándo se le puede sacar mayor rendimiento.

Importante a nivel de goles y asistencias

Para un jugador que no posee el cartel de delantero goleador y que no tiene un hueco fijo en el once inicial el hecho de marcar 27 goles y dar 26 asistencias en 151 partidos no son cifras ni mucho menos malas. Correa suma mucho en el aspecto estadístico y esta temporada sus goles ante Valencia y Betis le han dado al Atlético de Madrid cuatro de los 16 puntos que acumulan los rojiblancos en su casillero a estas alturas de año.

Los intangibles

El pero en los datos es que Correa alterna partidos con incidencia clara en el juego y en el resultado con otros en los que ni siquiera aparece o, si lo hace, es cometiendo errores de decisión. Esa capacidad de desborde que tanto ha elogiado Simeone contrasta con los fallos en los movimientos que a veces comete su número '10'.

Correa tiene demasiados grises durante los partidos. Es capaz de romper una defensa con un simple movimiento, pero también de obligar al equipo a correr hacia atrás por elegir mal el lado al que girar o el pase que debe dar. Si no tiene el día, Ángel tiende a ir desapareciendo en el terreno de juego y no por falta de intensidad o por desconexión mental sino por falta de feeling con sus acciones.

Cada año juega más

Sólo tiene 23 años y su margen de mejora es altísimo. También hay que tener en cuenta que juega en uno de los equipos que más dificultades plantea para futbolistas de ruptura y desborde con cierta tendencia a la anarquía en ataque. Pero igual que se pone en el lado positivo sus datos en goles y asistencias hay que hacer lo mismo con su progresión con minutos y aportación. ¿Ha mejorado? ¿Suma o resta en el global de sus participaciones?

Estos son los números de Correa en sus tres temporadas completas más la actual con el Atlético:

15/16: 36 partidos, 1.379 minutos, 12 partidos como titular, 24 desde el banquillo y ocho goles.

16/17: 47 partidos, 1.923 minutos, 17 partidos como titular, 30 desde el banquillo y ocho goles.

17/18: 56 partidos, 3.261 minutos, 38 partidos como titular, 18 desde el banquillo y nueve goles.

18/19: 12 partidos, 601 minutos, 5 partidos como titular, 7 desde el banquillo y dos goles.

La tendencia indica que Ángel es cada vez más importante para Simeone, pero no termina de entrar con regularidad en el equipo titular. Para ver ese detalle nos fijamos en su posición en el Top-11 de jugadores utilizados cada año por Simeone contando los minutos disputados.

15/16: 15º

16/17: 14º

17/18: 9º

18/19: 13º

Cada año va a más, pero sólo una vez, la temporada pasada, logró estar entre los once primeros. Esta temporada está fuera del Top-11. Todas sus cifras siempre dejan el dilema en el aire ya que en muchas sigue sin despuntar y en otras es evidente que mejora al equipo. Otro ejemplo más: su aportación ofensiva al equipo.

Irregular competencia en el puesto

Correa puede jugar prácticamente por todo el frente del ataque del Atlético de Madrid desde la bandas pasando por la mediapunta y también como segundo delantero. Quizá lo único que es descartable es verlo como '9'. Teniendo en cuenta esas demarcaciones, Ángel ha tenido varios jugadores que le han hecho la competencia en esos puestos, pero ninguno, salvo las excepciones de Carrasco y, por supuesto, Griezmann, le han hecho sombra.

Griezmann: 221 partidos con 116 goles y 43 asistencias

Correa: 151 partidos con 27 goles y 26 asistencias

Carrasco: 124 partidos con 23 goles y 17 asistencias

Gaitán: 49 partidos con 4 goles y 5 asistencias

Gameiro: 82 partidos con 27 goles y 11 asistencias

Vietto: 38 partidos con 3 goles y 5 asistencias

Vitolo: 25 partidos con 3 goles y 3 asistencias

En los datos anteriores no se computan los registros de jugadores como Saúl o Koke que al estar pegados a las bandas en los esquemas de Simeone también le han restado minutos como titular a Correa. Los '9' tampoco han competido con Ángel salvo en el caso de Gameiro cuya posición no ha sido siempre la de delantero referencia como sí lo es Diego Costa o lo fueron Fernando Torres o Jackson Martínez.

Repasando todas las estadísticas tangibles e intangibles de Ángel Correa, la elección de Correa sí o Correa no sigue siendo complicada. Muchos aún dudan de qué hubiera pasado si en la final de la Champions de 2016 en Milán el Cholo hubiese puesto a Correa sobre el tapate de San Siro. Aún así, Simeone tiene claro que el jugador aporta mucho a su idea futbolística y por eso le han cerrado las puertas a posibles cesiones. Sin embargo, parte de la afición se encuentra dividida. Esta temporada, el argentino tendrá que demostrar que los pros son más que los contras.

En Deportes

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation
    España Baila Flamenco