Menú

Copa del Rey

Ekambi destroza al Almería y el Sevilla pasa con lo justo

La Real Sociedad elimina al Celta y el Girona, verdugo del Alavés, regresa a unos octavos de final 69 años después.

Libertad Digital
0
Ekambi (i), autor de cuatro goles contra el Almería. | EFE

La Real Sociedad ha ganado al Celta por segunda vez en diez días —la otra fue en Liga—, esta vez para sellar el pase a octavos de final de la Copa del Rey sin excesivo sufrimiento (2-0), con dos auténticos golazos de Mikel Oyarzabal y el belga Adnan Januzaj. El conjunto vigués se presentó sobre el césped de Anoeta con muchas novedades en un once en el que no estaban sus pesos pesados, como Iago Aspas, Maxi Gómez y Brais Méndez.

Además, el Sevilla, vigente subcampeón de Copa, hizo lo justo para clasificarse al ganar por 1-0 a un voluntarioso Villanovense, con el que había empatado 0-0 en la ida, merced a un solitario gol del portugués André Silva. El equipo de Pablo Machín hizo valer su superioridad ante un flojo rival en ataque en un partido muy discreto, en el que hizo lo justo para encadenar su octavo triunfo entre todas las competiciones en su estadio y que decidió Silva, tras recoger el rechace de un penalti que él mismo lanzó y paró Isma Gil, con su octavo gol de la temporada.

La goleada de la jornada ha corrido a cargo del Villarreal, que ha pasado encima del Almería con un contundente 8-0, merced a una actuación estelar del camerunés Toko Ekambi, autor de cuatro goles. Una eliminatoria que ha contado con nada menos que 14 goles entre los dos encuentros tras el 3-3 de la ida. A los goles de Ekambi se unieron los dos de Carlos Bacca y los de Gerard Moreno y Dani Raba. El conjunto almeriense empezó bien pero se fue diluyendo paulatinamente, hasta el punto de dar muchas facilidades en defensa ante un adversario que no tuvo piedad de los rojiblancos.

Casi siete décadas después, el Girona volverá a disputar los octavos de final de la Copa tras derrotar al Alavés por 2-1 en Montilivi. Un resultado que, unido al 2-2 de la ida, da al conjunto catalán el billete para una ronda en la que no competía desde la temporada 1948/49. Aunque fueron los vitorianos los que se adelantaron en el marcador, con el tanto de Pedro Alcalá en propia meta, los de Eusebio Sacristán acabarían remontando el partido, y la eliminatoria, con los goles de Àlex Granell y Portu en apenas siete minutos.

En uno de los últimos encuentros de la jornada, el Real Valladolid sellaba su pase a octavos tras un mal partido resuelto con los goles de Óscar Plano y de Daniele Verde —autor de tres tantos en la eliminatoria— ante un Mallorca que se adelantó por medio de Abdón pero que acabaría capitulando por 2-1, idéntico resultado al de la ida.

Lo más popular

0
comentarios

Servicios