Menú

Copa del Rey

El Atlético y una eterna maldición llamada Girona (3-3)

El Atlético fue muy superior a su rival, pero encajó tres goles en el Metropolitano que le costó perder la eliminatoria y caer en octavos.

0
Stuani celebra un gol del Girona en el Wanda Metropolitano. | EFE

Suena fuerte decir que para un equipo como el Atlético de Madrid, el Girona, que sólo lleva dos años en Primera, es una bestia negra, un ogro, una maldición o el coco, pero la realidad es la que es y lo resultados mandan. En Liga jamás han podido llevarse la victoria ante los catalanes y en Copa, siendo muy superiores tanto en la ida como en la vuelta, los hombres del Cholo desaprovecharon un 0-1 como visitantes, ese 1-1 final en Montilivi ante suplentes y además volvieron a perder en el Metropolitano una renta de 1-0 y 3-2, este último con el empate gerundense en el 87.

El partido de vuelta consistió en un querer y no poder del Atlético ante un Girona que tuvo cuatro claras y metió tres. ¿Les faltó gol a los colchoneros? Algo sí, pero metieron tres, que no es poco. El problema es que el Girona aguanta de todo cuando tiene a los rojiblancos delante y en Copa lo volvieron a demostrar mandando a la lona a los hombres del Cholo. Ni el efecto Griezmann logró en la segunda parte acabar con el ogro al que pone cara Stuani. El uruguayo siempre le marca al cuadro de Simeone y lo volvió a hacer en Madrid.

Hubo aplauso final en el Metropolitano porque el Atlético no mereció ser eliminado, sin embargo, de poco valen marcar tres goles, cinco contando los anulados por el VAR o los reconocimientos de la grada al esfuerzo de los suyos. Cuando el primer título del año se ha ido ya al limbo hay poco positivo. Liga y Champions, no queda más.

Primera parte premonitoria

Parece mentira que viendo los primeros 30 minutos del Atlético de Madrid, el final de los 45 iniciales acabase con marcador de 1-1 y no con el 1-0 con el que empezó el partido o el 2-0 que tuvieron en sus botas varios jugadores del equipo de Simeone. Pero ojo, la cosa no quedó ahí ya que con un poquito más de acierto en la recta final de la primera parte, el Girona se pudo ir al descanso con 1-2 dejando la eliminatoria patas arriba, algo que lograría en la reanudación.

Fue una primera parte que sólo tuvo un color en los 30 minutos iniciales y ese fue el del Atlético. Sin Vitolo lesionado a última hora, Rodrigo y Griezmann, las alternativas del Cholo funcionaron con Correa, el doble pivote Thomas-Saúl, y Lemar haciendo de Antoine por detrás de Kalinic. Es ese el lugar en el que brilla más el francés aunque sigue teniendo un problema importante de falta de "mala leche".

El Atlético estuvo cómodo desde el pitido inicial y con balones largos hacia Kalinic hizo un daño terrible a la defensa de tres centrales del Girona. En una de esas acciones, Godín mandó el balón para el croata, la defensa visitante se comió el centro y Kalinic abrió el marcador. Puede gustar más o menos, pero con Morata en el horizonte, el ‘9’ croata marca y además goles importantes.

Con el 1-0, el Girona de Eusebio siguió sin salir de su campo y el Atlético mantuvo el dominio generando mucho fútbol por la vía central. Correa tuvo el segundo a la media hora y el VAR anuló de forma correcta el 2-0 de Kalinic por fuera de juego. Era un partido totalmente controlado, pero hay que volver al párrafo anterior y repetir en este que Lemar tiene muy poca "mala leche". Su falta de sangre provocó un balón suelto cerca del área de Adán y la jugada acabó con una gran volea de Valery que metió al Girona de lleno en el partido.

Tras el 1-1, el Atlético empezó a calcular qué pasaría si le marcaban el segundo y tanto pensaron en eso que casi acaban encajándolo. Stuani estuvo lento en la que tuvo y los rojiblancos se libraron de un disgusto mayor. Iraizoz, por su parte, también tuvo que actuar para evitar el 2-1. El ogro llegaría en la segunda parte.

Incredulidad rojiblanca

No hay que restarle nada de mérito al Girona porque para ganar una eliminatoria siendo muy inferior a tu oponente hay que correr el doble y estar en el momento justo en el lugar adecuado. Lo que no esperaba el Atlético es que su rival siempre estuviese en el momento justo y en el lugar adecuado o viceversa. Sólo así se puede explicar el 1-2 del Girona con un golazo de cabeza de Stuani cuando peor lo estaba pasando el equipo de Eusebio y sobre todo la forma que tuvo de pasar la eliminatoria aguantando un larguero, varias ocasiones en contra, el empate de Correa en el 66’, otro tanto bien anulado por el VAR a Arias y el golazo de Antoine Griezmann en el minuto 84. Otro equipo quizá se hubiese disuelto sobre el césped, pero el Girona sabe que ante el Atlético, como mínimo, saca un empate y lo sacó.

De nada sirvieron las apariciones de Rodrigo y Griezmann para dar un salto de calidad tremendo al Atlético a la hora de recuperar y crear. Tampoco funcionó que el francés cogiera los galones, diera un puñetazo sobre la mesa y mandase a los suyos a profanar la meta de Iraizoz durante un asedio de casi media hora. El Girona esperó con 1-0 y empató. Esperó con 1-2, encajó el 2-2, el 3-2 en el 84’, no se amilanó nunca y al final, Doumbia mediante, marcó el 3-3 y dejó al Metropolitano sin saber qué había pasado. De hecho leas esta crónica a la hora que la leas y pasando horas o días, si eres colchonero/a aún es difícil saber qué pasó si viste el partido.

Palo gordo para el Atlético de Madrid, que tardará unos días en entender por qué siendo superiores han sido eliminados de la Copa del Rey. Maldiciones, ogros o la bruja piruja, da igual, porque el cuadro de Simeone dice adiós a la competición copera en octavos de final.

Ficha técnica:

3 - Atlético de Madrid: Adán; Arias, Giménez, Godín, Juanfran (Lucas, m. 65); Thomas, Saúl (Rodrigo, m. 56); Correa, Lemar, Koke (Griezmann, m. 60); y Kalinic.

3 - Girona: Gorka Iraizoz; Pedro Porro, Jonás Ramalho, Bernardo, Muniesa, Valery; Douglas Luiz, Aleix García, Granell (Pere Pons, m. 70); 'Choco' Lozano (Doumbia, m. 67) y Stuani (Borja García, m. 80).

Goles: 1-0, m. 12: Kalinic, de volea, tras un pase largo de Godín. 1-1, m. 36: Valery Fernández, de volea en el segundo palo. 1-2, m. 59: Stuani cabecea una falta lateral de Aleix García. 2-2, m. 65: Correa bate a Gorka Iraizoz tras un pase de Griezmann. 3-2, m. 83: Griezmann, de volea con la izquierda, a pase de Lemar. 3-3, m. 87: Borja García remata raso un pase desde la banda.

Árbitro: Mateu Lahoz (C. Valenciano). Amonestó al local Lucas (m. 68)

Incidencias: partido de vuelta de los octavos de final de la Copa del Rey, disputado en el estadio Wanda Metropolitano ante unos 45.221 espectadores.

Lo más popular

0
comentarios

Servicios

Máster EXE: Digital Marketing & Innovation
España Baila Flamenco