Menú

El Athletic aprieta aún más la 'soga' en el cuello del Atlético (2-0)

Los goles de Iñaki Williams y Kodro dejan a los rojiblancos casi fuera de la lucha por la Liga. Los madrileños pidieron dos penaltis con 0-0.

0

El Atlético de Madrid ha perdido, salvo milagro, Liga y Champions en menos de una semana y eso para un equipo que sigue creciendo a pasos agigantados con Simeone y que ha recuperado todo lo bueno y todo lo malo que conlleva ser un grande, es una evidente crisis deportiva. De la preocupación a la inmolación hay un paso importante y en el club rojiblanco parece que se mantiene la calma pese a todo lo vivido estos días, sin embargo, el partido de San Mamés ha sido un clavo más en el ataúd del Atlético 2018/2019.

La temporada se hará muy larga para el equipo de Simeone que quizá deba empezar a pensar ya en cómo redefinirse para el curso que viene. Sin dejar de pelear los 30 puntos que restan hasta el final, el Atlético debe sentarse y pensar en el presente y, sobre todo, en el futuro. De poco sirve quejarse de elementos ajenos como los arbitrajes aunque haya motivos para hacerlo, porque eso no ayudará en la temporada 2019/2020.

Una vez más, el Cholo tendrá que reinventar a su Atlético de Madrid y, mientras pone las tablas de madera a su nueva embarcación, tendrá que convencer a los suyos de que ninguno o ninguna se bajen del barco. Los buitres de los exteriores, de momento, ya vuelan alrededor de Simeone. Lo bueno es que ya le son familiares y nunca terminan de bajar al suelo.

En Bilbao llovió sobre mojado

Cuando un equipo grande está en crisis es difícil que las cosas salgan bien y si hay alguna posibilidad de que los enanos crezcan más de 10 metros y se multipliquen por cientos en cuestión de días y horas, ten por seguro que ambas cosas van a pasar. En Bilbao se demostró por qué es tan difícil salir de las crisis deportivas. No sólo hace falta un lavado de imagen propia sino que, además, tienen que acompañar al equipo en cuestión factores como la suerte e, incluso, el arbitraje.

En San Mamés, el Atlético de Simeone no firmó un partido de redención ni mucho menos, pero sí hizo lo que debía hacer en un estadio como el del Athletic Club. En la batalla que supone jugar siempre en Bilbao, el equipo del Cholo se aclimató bien, dejó de lado lo ocurrido en Turín y probó con el tridente Griezmann, Costa y Morata para encontrar el fútbol ofensivo que lleva tiempo brillando por su ausencia y que no recuperó en el norte de España.

Bien es cierto que no se vio al nuevo tridente rojiblanco funcionar y que el primer tiro a puerta fue en el minuto 90 y con 2-0 en el marcador, pero en tiempos de crisis, como ocurre en el tenis, se puede pasar de un 6-4 definitivo a un 5-5 simplemente con que la pelota golpee en la red y caiga de un lado o del otro. En San Mamés, ni uno sólo de los 'puntos morales' cayeron del lado madrileño y el colegiado Jaime Latre también fue el culpable de tensar de más la red para que eso no ocurriese.

Dos penaltis sin señalar

El Atlético y los penaltis no se llevan bien esta temporada y para muestra... Iba a decir un botón, pero no, porque para muestra sólo hay que revisar las jugadas que tengan a Morata como protagonista. Es un imán para los penaltis no señalados. En Sevilla ante el Betis, penalti no pitado. En Madrid ante el eterno rival, penalti no pitado. Y en Bilbao ante el Athletic, penalti claro sobre Morata que, adivinen, no fue pitado.

Es innegable que al Atlético le cuesta mucho marcar un gol, pero de ahí a restarle opciones de marcarlo hay un mundo y en San Mamés dos acciones se fueron al limbo sin pitido inicial del árbitro y sin ayuda posterior del VAR. En la primera parte, Yeray rebañó un balón limpio a Griezmann, sin embargo, la jugada sigue y el defensor del Athletic vuelve a soltar el pie impactando en la pierna del galo. A la primera, penalti sin pitar. A la segunda, es decir, con el VAR, pena máxima sin señalar. Con esa acción aún coleando, el Atlético salió mucho mejor a la segunda parte que su rival y, cuando mejor estaba, Morata arma la pierna dentro del área y justo cuando va a sacar el disparo, San José mete la bota para evitar el tiro y se lleva la patada del delantero. Nada, según el colegiado. Nada, según el VAR. Las risas de Godín fueron las de todos los atléticos.

Detalles. Árboles que pueden evitar ver el bosque de una crisis importante del Atlético. Pero aparte de detalles y de árboles metafóricos los penaltis son penaltis y los rojiblancos no tuvieron opción de tirarlos. A partir de ahí, el Athletic mejoró, se encontró más cómodo y Giménez cometió el famoso error que precedió al 1-0 de Iñaki Williams en el minuto 73. En el 85, Kodro puso la sentencia y la crisis del Atlético pasó de ser importante a ser leonina en San Mamés.

En una misma semana, adiós a la Liga y arrivederci a la Champions. De marzo a mayo, el Atlético tendrá mucho que remar. Por el camino, Simeone deberá volver a construir el barco.

Ficha técnica:

2 - Athletic: Herrerín; De Marcos, Núñez, Yeray, Yuri; Dani García, San José; Ibai (Lekue, m.88), Raúl García (Kenan Kodro, m.84), Muniain (Córdoba, m.72); y Williams.

0 - Atlético de Madrid: Oblak; Juanfran (Correa, m.80), Giménez, Godín, Saúl; Thomas, Rodrigo, Koke; Griezmann, Diego Costa y Morata.

Goles: 1-0, m.73: Williams. 2-0, m.85: Kenan Kodro.

Árbitro: Santiago Jaime Latre (Comité Aragonés). Expulsó al preparador físico el Atlético, Oscar el 'Profe' Ortega, en el minuto 73. Mostró tarjeta amarilla a los locales Raúl García (m.37), San José (m.67) y Yeray (m.81), y al visitante Rodrigo (m.45).

Árbitro VAR: Alejandro José Hernández Hernández (Comité de Las Palmas).

Incidencias: Partido correspondiente a la vigésima octava jornada de LaLiga Santander disputado en San Mamés ante 39.659, según datos oficiales.

En Deportes

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios