Menú

Copa del Rey

El Valencia sorprende al Barcelona y conquista su octava Copa del Rey (1-2)

Nuevo varapalo para los culés tras la debacle de Anfield. El Valencia, con goles de Gameiro y Rodrigo, conquista la Copa en el año de su centenario.

0
El Valencia sorprende al Barcelona y conquista su octava Copa del Rey (1-2)
Los jugadores y los técnicos del Valencia posan con la Copa del Rey. | EFE

Como canta Rubén Blades en Pedro Navaja, "la vida te da sorpresas". Porque sobre el papel era el gran favorito, pero se le escapó el título. Y a la sexta fue la vencida. O la perdida, mejor dicho. Tras haber ganado cuatro veces la Copa del Rey de manera consecutiva, el Barcelona se estrelló esta noche en el Benito Villamarín contra un gran Valencia (1-2). Es el de Marcelino García Toral un equipo que ha ido claramente de menos a más esta temporada y, una semana después de conseguir su objetivo de clasificarse para la próxima Champions, los chés han vuelto a ganar un título once años después.

En 2008, el conjunto que entonces dirigía Ronald Koeman se impuso por 3-1 al Getafe en el Vicente Calderón. Ahora, en 2019, el Valencia conquista una nueva Copa, y ya van ocho, para romper la hegemonía de un Barça que venía de dominar claramente el torneo en la última década, con seis títulos en diez ediciones. Los chés ganan el torneo en el año de su centenario y, de paso, hurgan en la herida de un Barcelona que sufre un nuevo revés: dos semanas y media después de la debacle de Anfield contra el Liverpool, los culés ven cómo el doblete se ha esfumado al perder la Copa del Rey.

Llegaban a la gran final del Villamarín dos equipos con estados de ánimo dispares: el Barça, herido y con la obligación de resarcirse de su dolorosa eliminación en la Champions, frente a un Valencia crecido. Los azulgranas, con bajas como las de Luis Suárez, Dembélé y Ter Stegen, se medían a un Valencia donde Marcelino no pudo contar con Cheryshev. Valverde, por parte, recuperó a sus tocados: Semedo, Coutinho y Arthur Melo, los tres titulares.

El duelo comenzó como se preveía, con mucha intensidad y con el Barcelona como absoluto dueño del balón, aunque sin hallar las vías para superar el ordenado repliegue de un Valencia que lo fiaba todo a la contra. Y así fue cómo, nada más empezar el partido, llegó la primera ocasión del cuadro ché, muy clara. Sólo habían pasado cinco minutos cuando Rodrigo se presentó solo arriba y, tras recortar a Cillessen remató a puerta, aunque vio cómo Piqué sacaba la pelota en la misma raya de gol. Una ocasión que demostró que el Valencia podía hacerle mucho daño a un Barça con la moral tocada.

El cuadro azulgrana pareció recuperarse y por momentos se le veía cómodo, aunque todo fue un espejismo porque, a pesar de tener la pelota en su poder, no conseguía superar la zona de tres cuartos. El Valencia, en cambio, necesitaba muy poco para hacer daño y, llegado el ecuador de la primera parte, se puso por delante en el marcador. Fue en una jugada que nació de un gran pase en largo de Gabriel Paulista hacia Gayá, que asistió a Kevin Gameiro, con recorte a Jordi Alba incluido, para que el francés hiciera subir el 0-1 al marcador.

Un gran tanto que hizo soñar al valencianismo, que diez minutos después vio cómo la diferencia en el marcador era mayor. Carlos Soler puso un centro perfecto desde la derecha, tras ganarle la partida a Jordi Alba, y Rodrigo remató de cabeza para batir a Cillessen. El Valencia se frotaba los ojos, pero era verdad lo que estaba viendo: la Copa estaba cada vez más cerca. El Barça trató de responder, pero Messi fue el único que dio el do de pecho. El argentino probó fortuna antes del descanso con un latigazo desde fuera del área, pero un inmenso Jaume Doménech adivinó sus intenciones y evitó el gol con una gran parada.

En la reanudación, Valverde movió el banquillo —no le quedaba otra— con la entrada al campo de Malcom por Semedo y de Arturo Vidal, que jugó muy adelantado, por Arthur Melo. No tenía más remedio que apretar el Barça, y lo hizo con claridad en el primer cuarto de hora, con Messi más incisivo.

El argentino tiró de orgullo y generó las acciones más peligrosas de los azulgranas, especialmente la que protagonizó en el 56' al mandar un balón al palo derecho de la portería de Jaume Doménech. El rechacé lo cogió Arturo Vidal, pero su remate posterior se fue arriba. El Valencia, a lo suyo, seguía con mucha intensidad y solidez. En el centro del campo, Coquelin firmó un partido de escándalo, comiéndose entre él y Dani Parejo a la medular azulgrana: el francés se ganó la ovación del respetable en más de una ocasión, como cuando le quitó una pelota a Messi tirándose al suelo, mientras que el madrileño se lesionó y tuvo que salir del campo entre lágrimas, entrando Kondogbia en su lugar.

Fue uno de los tres cambios defensivos que hizo Marcelino —los otros dos fueron Piccini y Diakhaby por Gameiro y Rodrigo, respectivamente— para amarrar el resultado. Porque tocaba sufrir. Y el Valencia sufrió. Tras avisar Piqué con un tiro que salió fuera a pase de Malcom, fue Messi quien lograría el 1-2 a poco más de un cuarto de hora para para final al remachar un balón que había dado en un palo tras el remate de cabeza de Lenglet a la salida del córner.

El Barça veía que la prórroga era posible y apretó en busca de un empate que buscó por todos los medios, incluso con Piqué de delantero centro. Pero el Valencia se defendió como gato panza arriba e incluso en el descuento fue Guedes quien tuvo dos ocasiones claras para haber sentenciado la contienda. No llegó el tercero, pero sí una victoria que permite al conjunto ché volver a ganar un título once años después. Los azulgranas, por su parte, salen con la moral más tocada aún y con el técnico Ernesto Valverde más cuestionado que nunca. Pese a la ratificación del presidente Bartomeu hace apenas unos días, todo apunta a que el Txingurri no se sentará en el banquillo del Camp Nou la próxima temporada.


Ficha técnica

FC Barcelona, 1: Cillessen; Semedo (Malcom, m.46), Piqué, Lenglet, Jordi Alba; Arthur (Arturo Vidal, m.46), Busquets, Sergi Roberto, Rakitic (Aleñá, m.76); Messi y Coutinho
Valencia, 2: Jaume Doménech; Wass, Garay, Paulista, Gayà; Carlos Soler, Coquelin, Parejo (Parejo, m.65), Guedes; Rodrigo (Diakhaby, m.88) y Gameiro (Piccini, m.72)

Goles: 0-1, m.21: Gameiro; 0-2, m.31: Rodrigo Moreno; 1-2, m.72: Messi
Árbitro: Undiano Mallenco (comité navarro), quien se despidió del arbitraje profesional. Amonestó a Busquets (m.61) y Arturo Vidal (m.89), del Barcelona; y a Gayà (m.53) y Kondogbia (m.70), del Valencia
Incidencias: Final de la Copa del Rey disputada en el estadio Benito Villamarín de Sevilla ante unos 54.000 espectadores. Césped en perfecto estado. Presidió el partido desde el palco de autoridades el rey Felipe VI

Lo más popular

0
comentarios

Servicios

Máster EXE: Digital Marketing & Innovation
España Baila Flamenco