Menú

Lily Parr, la primera gran estrella del fútbol femenino

La FA llegó a 'prohibir' el fútbol femenino ante la fama que estaba alcanzando. Pero Parr nunca se rindió...hasta convertirse en un icono.

0
Lily Parr, la primera gran estrella del fútbol femenino
Imagen de Lily Parr con la camiseta del Dick, Kerr’s Ladies. | Wikipedia

El fútbol femenino es un deporte ya más que consolidado en todo el planeta. No hay más que ver este Mundial de Francia, en el que no se dejan de batir datos de audiencia, y en el que se espera que la final sea el evento deportivo femenino más seguido de la historia.

Por eso hoy desde aquí queremos echar una mirada atrás. No a hace unas décadas, cuando el fútbol femenino despegaba en diferentes rincones. Si no mucho más atrás, cuando incluso en un país pionero como es Gran Bretaña el fútbol femenino estaba prohibido. Y, con esa mirada atrás, recuperar la figura de una de las deportistas más trascendetales de la historia: Lily Parr

Una pionera brillante

El 26 de abril de 1905 nacía en St Helens, muy cerca de Liverpool, Lilian Parr. Con tres hermanos mayores, no es de extrañar que desde pequeña practicara diferentes deportes supuestamente destinados a los hombres, en lugar de otras actividades consideradas entonces más 'apropiadas' para las mujeres. Así, Lily comenzó jugando al rugby, aunque finalmente terminó decantándose por el fútbol.

Alta y corpulenta, sus buenas facultades atléticas y la gran capacidad para golpear la pelota que había adquirido con la práctica del rugby la convirtieron pronto en una magnífica jugadora, que llamaría la atención de los mejores equipos de la zona. Era sorprendente la facilidad que tenía para marcar goles, con un disparo que, afirman, pocos hombres de la época podían igualar.

En 1919, y con tan solo 14 años, ficha por el Dick, Kerr’s Ladies, considerado por todos como el mejor equipo de fútbol femenino del país. Un equipo fundado durante la I Guerra Mundial para las trabajadoras de la empresa Dick, Kerr & Co., de Preston, y que disputaba partidos con el objetivo de recaudar fondos para la Asociación Nacional de Soldados y Marinos Licenciados y Discapacitados.

El Dick, Kerr’s Ladies alcanzó entre la década de 1910 y 1920 una gran popularidad, llenando los estadios en los que disputaba sus partidos. En Goodison Park, por ejemplo, se congregaron 53.000 espectadores para ver el duelo que las enfrentaba contra un combinado de jugadoras francesas. Fue el récord de asistencia a un partido femenino durante casi un siglo, hasta que en 1999 90.185 espectadores asistieron a la final de la Copa del Mundo en el Rose Bowl de Pasadena, California.

Con todo ello, el dinero que recaudaba el equipo no era poca cosa: durante una exhibición de cuatro partidos por todo el país acumuló unas 5.000 libras para obras benéficas, lo que equivaldría a unos 200.000€ actuales.

Y Lily Parr era la gran estrella de aquel conjunto. En el partido mencionado ante la selección de Francia, anotó los cinco goles con los que el Dick, Kerr’s Ladies se impuso (5 a 1). Y en otro partido ante "Mejores de Gran Bretaña" logró otros cinco goles en la victoria de su equipo por 9 a 1.

Un problema para la época

Como remarcábamos, la capacidad de atracción del Dick, Kerr's Ladies era enorme. Y con él, la popularidad del fútbol femenino en el país iba creciendo enormemente. De hecho, de cada vez aparecían más equipos en distintas ciudades. Y eso, claro, en los años 20, no estaba muy bien visto por la sociedad británica... Así que la Federación de Fútbol inglesa decidió actuar: emitió un comunicado mediante el cual prohibía a las mujeres jugar al fútbol en los campos ingleses afiliados a la organización:

"Habiendo recibido quejas sobre el fútbol jugado por mujeres, el Consejo se siente impelido a expresar enérgicamente la opinión de que el fútbol no es apropiado para las damas, y no se debe animar a éstas a practicarlo".

Esto es, no prohibía a los equipos de fútbol femenino jugar al fútbol, pero sí les obligaba a hacerlo de manera clandestina, generalmente en campos de fútbol muy pequeños -por no decir improvisados- puesto que prácticamente todos los estadios formaban parte de la Federación.

No obstante, el Kerr’s hizo caso omiso a aquella declaración de que el fútbol no era "apropiado para las damas", y tomó una decisión contra la que la FA no podía hacer nada: se marchó de gira a Estados Unidos, siendo así el primer equipo femenino que cruzaba el charco para jugar al fútbol. Disputaría nueve partidos en suelo americano, alguno de ellos contra equipos masculinos. Y Lily Parr siguió destacando, hasta el punto de que la prensa estadounidense la calificó como "la mujer futbolista más brillante del mundo".

A su regreso, el Dick, Kerr's Ladies se encontró nuevos problemas. A la imposibilidad de acceder a los grandes estadios se añadió poco después que la empresa fue adquirida por la compañía English Electric. Los nuevos propietarios no tardarían en deshacer el equipo. Pero las jugadoras no se rindieron tampoco ante esa adversidad y, fuera del seno de la empresa, refundaron el equipo con prácticamente la misma plantilla, y un nuevo nombre: Preston Ladies. Lily Parr seguía siendo su estrella.

En 1937 conseguirían el título oficioso de "campeón de Gran Bretaña y del Mundo", después de imponerse al Edinburgh Ladies por 5-1. Tras aquella victoria Frankland, que hacía las veces de director del equipo, afirmaría que "desde que nació este equipo, hemos disputado 437 partidos, con 424 victorias, 7 derrotas y 6 empates, hemos marcado 2.863 goles y hemos encajado sólo 207. Y en total hemos recaudado más de 100.000 libras para obras benéficas en este país y en tierras extranjeras". Es decir, de ser cierta la cifra, estaríamos hablando de más de 4 millones de euros actuales.

Con el estallido de la II Guerra Mundial los partidos, que ya se habían reducido considerablemente, pasaron a ser prácticamente inexistentes. Pero mientras existió el equipo Lily Parr siguió jugando, y marcando, hasta que en 1950 se retiró. En su último partido, ya con 45 años de edad, volvería a anotar en la victoria de Inglaterra sobre Escocia por 11 a 1. Evidentemente, no existen registros oficiales, pero se afirma que a lo largo de su carrera Parr llegó a acumular más de 900 goles.

El legado de Lily Parr

Tras su retirada, Parr continuó trabajando en el Hospital y Manicomio de Whittingham, donde se jubilaría a principios de la década de 1960. Tras más de diez años luchando contra un cáncer, fallecería en 1978, con 73 años. Tiempo suficiente para ver con sus propios ojos cómo en 1971 la FA revocaba su prohibición a las mujeres a jugar al fútbol en los estadios afiliados a la asociación. 50 años después de su imposición...

Desde su muerte, Parr se convirtió en un icono para aquellos que luchaban -y luchan- por el crecimiento del fútbol femenino. Por su carrera de obstáculos, luchando siempre contra la estereotipación y contra el machismo de su sociedad. Y por el éxito conseguido. En 2002, se convirtió en la única mujer que figuró entre los primeros futbolistas designados para formar parte del Salón de la Fama del Museo Nacional del Fútbol Inglés.

Pero Parr fue mucho más que goles. Parr cambió la percepción de las mujeres en el juego, y por ello siempre será recordada. A ello ha querido también contribuir el Manchester’s National Football Museum, quien en estos días ha convertido a Lily Parr en la primera futbolista a la que se dedica una estatua, inaugurada este lunes 3 de junio, aprovechando la disputa del Mundial de Fútbol Femenino.

Un Mundial que constata también el crecimiento del fútbol femenino en España, con una clasificación histórica de nuestras futbolistas para la segunda fase por primera vez, y con unos datos de audiencia en el país que constatan que el crecimiento se está viviendo no sólo en el terreno deportivo.

Ndr: A pesar de que esta es una de las historias que siempre nos gusta contar aquí, de aquellas que luchan contra viento y marea y terminan abriendo el camino a tantas y tantas generaciones posteriores, queremos también lamentar que, a día de hoy, todavía hay muchos países como aquella Inglaterra de principios del Siglo XX. Países que aún no permiten a sus mujeres jugar al fútbol o, con suerte, países donde no está prohibido, pero apenas es residual porque, como decía el comunicado de la FA de 1921, "el fútbol no es apropiado para las damas". Lamentablemente, sigue habiendo -y se siguen necesitando- muchas Lily Parr.

En Deportes

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation
    España Baila Flamenco