Menú

España mantiene el pleno en Rumanía en el debut oficial de Robert Moreno (1-2)

Ramos, de penalti, y Alcácer marcaron los tantos de España. La recta final, marcada por la polémica roja a Llorente y dos paradones de Kepa.

0
Ramos, de penalti, y Alcácer marcaron los tantos de España. La recta final, marcada por la polémica roja a Llorente y dos paradones de Kepa.
Sergio Ramos protesta una decisión arbitral ante Denis Aytekin. | EFE

Denis Aytekin. Cómo no. El árbitro alemán, que hace dos años y medio saltó a la fama por su escandaloso arbitraje en el partido Barcelona-PSG (los azulgranas firmaron una victoria, por 6-1, que les permitió alcanzar los cuartos de final de la Champions), ha vuelto a hacer de las suyas y se ha erigido en polémico protagonista del partido que las selecciones de Rumanía y España han disputado esta noche en Bucarest (1-2), de clasificación para la Eurocopa 2020.

Al final, ni el debut oficial de Robert Moreno, el gran tanto de Paco Alcácer o el estreno de Pablo Sarabia como internacional absoluto... sino Aytekin. El colegiado de origen turco expulsó de forma muy polémica a Diego Llorente en la recta final al interpretar que cometió falta sobre Puscas, cuando el delantero rumano encaraba prácticamente solo la portería de Kepa, aunque el central de la Real Sociedad tocó balón.

La noche de despropósitos de Aytekin comenzó al mostrar una tarjeta amarilla a Sergio Ramos por hacer el gesto de las gafas en la celebración de su gol de penalti, que abría el marcador. En cambio, no amonestó a Puscas por un codazo Sergio Busquets, en los últimos minutos de la primera parte, que dejó al centrocampista del Barcelona sangrando por la boca. Para colmo de despropósitos, expulsó a Diego Llorente, a diez minutos del final, mostrándole la tarjeta roja directa al entender que hizo falta a Puscas, pero no vio que el central madrileño tocó balón. Entre la errática actuación del trencilla alemán y que no hay VAR en esta fase de clasificación, la noche fue de aúpa en Bucarest.

Protagonismo también, pero a nivel positivo, para Kepa Arrizabalaga. El meta vasco sólo tuvo trabajo al final y el poco que tuvo, lo solventó a las mil maravillas. En el tiempo de descuento, para más señas. Primero desvió un remate de Puscas y luego se lució con un paradón para desviar un testarazo del propio ariete rumano del Reading que a buen seguro hubiera significado el 2-2 en el marcador y, a buen seguro, la pérdida de los dos puntos para España en esta fase de clasificación para la Eurocopa 2020.

Al final, el equipo español logró su objetivo en un Estadio Nacional de Bucarest abarrotado, ante cerca de 55.000 aficionados rumanos y, además de mantener el pleno con 15 puntos de 15 posibles, de paso firma el primer triunfo de su historia en Rumanía.

Novedades de Robert en el once

La noche empezó muy bien en tierras rumanas. España, con jugadores como Navas, Fabián Ruiza, Rodrigo y Alcácer en el once inicial, empezó mostrando calidad y firmeza en una de las salidas más complicadas de esta fase de clasificación. Enfrente estaba la Rumanía de Cosmin Contra, un viejo conocido del fútbol español al haber militado en equipos como el Alavés, Getafe o Atlético de Madrid. Es Rumanía un equipo que, pese a no tener estrellas mundiales, sí es una roca para los rivales, especialmente cuando juega en casa. Y es que Rumanía se protegió al incluir Contra por sorpresa a un tercer central en una línea defensiva de cinco. Un planteamiento que históricamente se le atraganta a una España que siempre sale por la posesión.

El meta Tatarusanu fue clave en la primera parte, el mejor en los primeros 45 minutos. No se había cumplido el primer minuto y ya había sacado un mano a mano a Alcácer. De nuevo Alcácer, Sergio Ramos y Jordi Alba gozaron de buenas ocasiones para haber firmado el 0-1 en los compases iniciales del choque, pero se toparon con las certeras intervenciones del meta del Olympique de Lyon. España cumplía la premisa de Robert Moreno: acababa jugadas y divertía con su fútbol. Se sentía muy dominador, pero el gol seguía sin llegar por culpa del cancerbero local.

Parecía España levantar algo del pie del acelerador, lo que permitió a los rumanos empezar a merodear el área de Kepa, hasta que un pisotón a Dani Ceballos en el área rival fue interpretado como penalti por Aytekin. Ramos engañó al portero y extendió su cara goleadora para superar a Míchel y entrar entre los diez máximos goleadores de la selección. Fabián se movía bien entre líneas y se asociaba arriba con Rodrigo, que caía a la derecha para poner un pase tenso, perfecto, a la llegada de Alcácer. La rompía y se encontraba con su pesadilla. Otra gran intervención de Tatarusanu salvadora. De no ser por él, Rumanía se habría llevado un saco de goles al descanso.

Del recital al barullo

Nada más comenzar la segunda parte, Ceballos se disfrazó de Laudrup para dejar uno de sus pases al espacio. Lo aprovechó Jordi Alba, que le puso el pase de la muerte a un Paco Alcácer que sólo tuvo que empujarla a puerta vacía para firmar el 0-2. España se gustaba. Fabián acariciaba el tercero buscando la escuadra, cuando de la nada llegó el tanto que resucitó a Rumanía. El primer tiro a puerta fue gol. Puscas la puso de cabeza y Florin Andone, ex del Córdoba y el Deportivo de La Coruña, remató con todo, cuando sólo llevaba cuatro minutos en el campo, para acortar distancias.

Tocaba sufrir ante una Rumanía que apretaba e iba al límite del reglamento con entradas muy duras. Para colmo, Aytekin expulsaba a Diego Llorente con roja directa. Restaban once minutos y España se defendió con todo, dando entrada Robert Moreno a Mario Hermoso, en lugar de Rodrigo, para apuntalar la defensa. Antes, había saltado Ianis Hagi, el hijo del mítico Gica que tan buen papel hizo en el reciente Europeo sub-21. Robert, por su parte, había dado entrada a Pablo Sarabia, el flamante fichaje del París Saint-Germain que por fin ha podido debutar con la selección absoluta.

Al margen de la controvertida decisión de Aytekin con la expulsión de Llorente, la recta final del choque estuvo marcada por dos grandes paradones de Kepa Arrizabalaga que permiten al jugador del Chelsea asentarse en la portería de la selección española. Ya se produjo el sorpasso del vasco sobre el siempre cuestionado David de Gea y, si nada raro se produce, Kepa será el guardameta titular de España en esta fase de clasificación.


Ficha técnica

Rumanía, 1: Tatarusanu; Benzar, Nedelcearu, Chiriches, Grigore, Tosca; Ciprian Deac, Stanciu (Hagi, m.63), Marin; Puscas y Keseru (Andone, m.56)
España, 2: Kepa; Jesús Navas, Sergio Ramos, Diego Llorente, Jordi Alba; Busquets, Saúl, Ceballos (Sarabia, m.77); Fabián, Rodrigo (Oyarzabal, m.71) y Alcácer (Mario Hermoso, m.85)

Goles: 0-1, m.29: Ramos de penalti; 0-2, m.47: Alcácer; 1-2, m.59: Andone
Árbitro: Deniz Aytekin (Alemania). Amonestó a Marin (m.30), de Rumanía; y a Sergio Ramos (m.29), Saúl (m.76) y Kepa (m.93), de España. Expulsó a Diego Llorente con roja directa (m.79).
Incidencias: Partido de la quinta jornada de la fase de clasificación para la Eurocopa 2020, grupo F, disputado en el Estadio Nacional de Bucarest ante cerca de 55.000 espectadores. Se guardó un minuto de silencio en memoria de Xana Martínez, la hija del exseleccionador Luis Enrique recientemente fallecida

En Deportes

    0
    comentarios

    Servicios