Menú

El Atlético entona el 'Viva México' ante la Juventus (2-2)

Un gol de Héctor Herrera en el minuto 90 empató un partido que los locales no merecieron perder y que la Juve tuvo claramente a favor con un 0-2.

0
Un gol de Héctor Herrera en el minuto 90 empató un partido que los locales no merecieron perder y que la Juve tuvo claramente a favor con un 0-2.
Herrera saltó al césped y marcó el empate | EFE

Se vio ante el Eibar, pero había que constatar ante un gigante si este Atlético de Madrid, renovado hasta la médula para la temporada 2019/2020, tiene un gen competitivo que dé positivo en todos los análisis. Visto lo visto frente a la Juventus, el 3-2 liguero no fue un falso positivo y sí una clara pista de que el Cholo va ganando nuevos guerreros para su causa. En la competición doméstica pasaron del 0-2 al 3-2 y con la Vecchia Signora del 0-2 al 2-2. El duelo ante Cristiano era una prueba de fuego y el Atlético, pese a no ganar, la pasó con nota.

El héroe del día fue ese guerrero azteca, inédito hasta la fecha, que recibió la llamada del Atlético en verano para aportar calidad y sobre todo experiencia cuando los nervios estén a flor de piel. Se llama Héctor, se apellida Herrera, tiene pasaporte mexicano y su salida en los minutos finales de la segunda parte le ha hecho pasar de 0 a 100 con la afición colchonera. ¿Es pronto para asegurar eso? Viendo lo que pasó en el estadio con su gol, se lo dice un testigo de ello, no.

El ex del Oporto salió al campo, pensó, relajó la taquicardia de sus compañeros y con 1-2 en el marcador y jugando como si llevase todo la vida en Madrid fue el encargado de poner pausa, mesura, temple y, lo más importante, gol. Es complicado entrar de mejor manera al campo y salir por la puerta grande como lo hizo Herrera de un estadio como el Metropolitano. Pues bien, Herrera lo hizo y la Juventus se quedó sin la victoria en el último suspiro. Cholo, ya tienes un nuevo comandante.

Primer acto colchonero, pegada italiana y remontada

Lo que cambia el Atlético de Madrid con un pivote dotado de buena salida de balón es algo que se debe tener muy en cuenta, porque igual que ante la Real Sociedad los hombres del Cholo estuvieron rotos por el medio, ante la Juventus fue todo lo contrario. La sola presencia de Thomas equilibró el centro del campo del Atlético y a partir de ahí todas las líneas se sintieron cómodas. Saúl tuvo mayor libertad y movilidad, Koke más de lo mismo y cuando el equipo de Simeone se sintió a salvo, afinado y bien posicionado, empezó a generar juego.

¿Cómo y a qué jugó el Atlético de Madrid en la primera parte del partido? Sencillo y fácil si tienes equilibrio: presión, intensidad y en cuanto el rival pierde la posición balones largos a los flancos para que Trippier y Renan Lodi se pusieran las botas. Con esa forma de jugar, los rojiblancos merecieron irse al descanso con un gol a favor luciendo en el luminoso. Opciones tuvo de irse con ventaja, desde luego, pero las buenas acciones de Joao Félix y de un Giménez imperial a balón parado se fueron al limbo por falta de contundencia en la ejecución.

En el equipo de Cristiano se echó precisamente de menos más ocasiones generadas para Ronaldo. Salvo los 10 primeros minutos en los que la Juve se sintió poderosa por nombre y plantilla, el resto de la primera parte fue rojiblanca y apenas se vieron pequeñas incursiones atacantes de Higuaín o Cristiano. Oblak paró balones fáciles y poco a poco el guión del partido se asemejó al visto el año pasado en un partido que dominó claramente el Atlético de Madrid.

La primera parte fue de color rojiblanco y la segunda tuvo absolutamente de todo porque si en San Sebastián el Atlético mereció por justicia el 2-0 que la Real le endosó ante la Juventus, aún no saben cómo, se vieron con un 0-2 en contra que ni mucho menos reflejaba lo visto en el terreno de juego. Cuadrado primero, con un golazo por la escuadra tras un contragolpe, y Matuidi después, con un cabezazo mal defendido por la zaga madrileña, pusieron a la Juventus con la tarta de la victoria en la boca. Sí, digo bien, con la tarta ya metida en la boca, porque era difícil que a un equipo italiano le empatasen con un 0-2 a favor y además logrando los goles en acciones a balón parados. Para colmo, el último llegó en el minuto 90. Eso contra la Juventus pasa poco, pero el Atlético lleva dos partidos en casa creyendo hasta el final y es ahí donde se reconoce el ADN cholista.

Fue un 2-2 justo, pero al Atlético le costó un mundo llegar hasta dicho resultado. Lemar empieza a tener una cara de Nico Gaitán que asusta, es decir, fichaje de relumbrón, precio aún más alto que el del argentino, cara de miedo y sensación de no saber nunca qué hace, por qué lo hace y cómo lo hace. Quizá ya va siendo hora de que el Cholo Simeone valore si tanta oportunidad desperdiciada merece mucho mayor premio que las oportunidades que sí aprovecha Vitolo y que no obtienen recompensa. El canario, otro día más y con jugadores como Diego Costa y Joao Félix perdidos de tanto correr, fue junto a Correa y Héctor Herrera los revulsivos que el técnico rojiblanco puso en el campo y que nuevamente le dieron resultado.

El 2-2 dejan al Atlético de Madrid y al Wanda Metropolitano contentos a medias porque de camino al pitido final hubo merecimiento para ganar en la primera parte, un penalti por mano al limbo con 1-2 y un jugadón de Cristiano que no fue el 2-3 de milagro. Lo dicho anteriormente, pasó de todo.

En resumen, y para finalizar, la Champions ha vuelto al Metropolitano y con acento mexicano de por medio, el Atlético cree hasta el final.

Ficha técnica:

Atlético de Madrid; 2: Oblak; Trippier, Savic, Giménez, Lodi (Vitolo, m. 75); Koke, Saúl, Thomas (Héctor Herrera, m. 75), Lemar (Correa, m. 60); Joao Félix y Diego Costa.
Juventus; 2: Szczesny; Danilo, Bonucci, De Ligt, Alex Sandro; Juan Cuadrado, Khedira (Bentancur, m. 69), Pjanic (Ramsey, m. 86), Matuidi; Higuaín (Dybala, m. 79) y Cristiano Ronaldo.

Goles: 0-1, m. 48: Cuadrado, con un colocado disparo cruzado a la escuadra de Jan Oblak. 0-2, m. 65: Matuidi cabecea un centro de Alex Sandro en un contragolpe. 1-2, m. 70: Savic cabecea una asistencia de Giménez. 2-2, m. 90: Herrera cabecea un saque de esquina.
Árbitro: Danny Makkelie (Holanda). Amonestó al local Diego Costa (m. 82) y a los visitantes Matuidi (m. 14) y Cuadrado (m. 70).
Incidencias: partido correspondiente a la primera jornada del grupo D de la Liga de Campeones, disputado en el estadio Wanda Metropolitano ante unos 67.000 espectadores.

En Deportes

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios