Menú

Roberto Carlos: "Ronaldo y yo avisamos a Luxemburgo de que si nos quitaba el vino y la cerveza tendría problemas"

El exjugador brasileño cuenta varias intimidades del vestuario del Real Madrid en los últimos años que él pasó allí.

El exjugador brasileño cuenta varias intimidades del vestuario del Real Madrid en los últimos años que él pasó allí.
Roberto Carlos, en una imagen reciente. | Cordon Press

Sincero y puede que incluso demasiado. Roberto Carlos, leyenda del Real Madrid y de la selección de Brasil en el lateral izquierdo, concedió una entrevista al exportero luso Vitor Baía para el Canal 11 de Portugal y allí ha desvelado varios secretos de vestuario que sorprenderán a propios y extraños.

Primer tema importante, la relación con los entrenadores. Según Roberto Carlos con Vicente del Bosque todo era más sencillo: "Era más un amigo. No necesitas reglas con él. El jugador sabe lo que tiene que hacer. Nos entendía perfectamente. Los entrenamientos de lunes y a veces de los martes eran a las 17:00 de la tarde. No los ponía a las 11:00 de la mañana porque casi nadie llegaba".

Si con Del Bosque todo eran sonrisas con Vanderlei Luxemburgo, entrenador del Real Madrid en la temporada 2002/2003. Roberto Carlos sabía que no duraría mucho y el motivo trascendía lo meramente deportivo: "Con Luxemburgo pasó lo mismo. Teníamos la costumbre de llegar a la concentración, dejar las maletas en la habitación y, antes de la cena, tomar nuestra cerveza y nuestro vino. Encima de la mesa siempre había dos botellas de vino. Ronaldo y yo le dijimos: 'Profesor, la gente aquí tiene sus costumbres, lo vas a ver, pero intenta no cambiarlas. No quites las botellas de vino de la mesa y la cerveza antes de la cena porque, si no, vamos a tener problemas. Pues quitó primero las cervezas y luego las botellas de vino. Duró tres meses. El mundo del fútbol es pequeño, las noticias van llegando a la directiva y 'ciao'".

El exjugador carioca no se cortó un pelo a la hora de hablar de las excentricidades que vivió durante su época como galáctico y metió en esa misma terna a otros exfutbolistas como Beckham, Figo o el propio Zidane. Los viajes privados, otro tema sobre la mesa.

"Yo hoy pienso ¿cómo es posible que hiciéramos tantas tonterías? Acababa cada partido y era todo avión privado. Nos encontrábamos en la terminal privada de Barajas. Era Beckham que iba no sé a dónde, Figo, Zidane que iba a tal lugar, Ronaldo, yo... y teníamos que entrenar pasado mañana. Yo rezaba para que los partidos fuesen los sábados para poder ir a la Fórmula Uno los domingos. Eran vuelos privados para todos lados. Una locura", comentó Roberto Carlos.

Temas

En Deportes

    0
    comentarios