Menú

El Atlético encaja gol por séptimo partido consecutivo y Simeone habla de "año de transición"

"Estamos mejorando en el juego, pero la parte más importante, que es el gol, nos falta", decía el argentino tras la derrota ante el Barcelona.

0
"Estamos mejorando en el juego, pero la parte más importante, que es el gol, nos falta", decía el argentino tras la derrota ante el Barcelona.
Diego Pablo Simeone, durante el partido ante el Barcelona. | EFE

Leo Messi ha vuelto a ejecutar al Atlético de Madrid. Este domingo, un gol del argentino en el minuto 85, daba los tres puntos al Barcelona en el Wanda Metropolitano (0-1) para seguir siendo líderes de LaLiga. El tanto de Leo, más las providenciales paradas de Ter Stegen en la primera mitad. ¡Cuántos puntos habrán podido dar entre los dos al conjunto azulgrana en los últimos meses!

"Sólo queda aplaudir ante un golazo", decía Diego Pablo Simeone en los micrófonos de Movistar Plus a la conclusión del partido. "Cuando la jugada se precipitó para el contragolpe olía a peligro. Messi y Suárez tienen esa situación bien manejada. Cuando el partido se parte, Leo aprovecha los espacios que el rival deja y ahí es un jugador determinante", analizaba el Cholo, cuyo equipo ha encajado gol por séptimo partido consecutivo. Algo que no ocurría en el Atlético desde el año 2010 con Quique Sánchez Flores.

Cierto es que hubo una desbandada generalizada en el conjunto rojiblanco el pasado verano con salidas importantes —entre ellas la de un Antoine Griezmann que este domingo tuvo un recibimiento hostil en su regreso al Metropolitano— y que, con ello, hay muchas caras nuevas. El fichaje estrella ha sido el de Joao Félix, el nuevo ídolo de la parroquia colchonera por quien el Atlético pagó la friolera de 120 millones de euros al Benfica.

El portugués, que acaba de volver de una lesión que lo ha mantenido algo más de un mes apartado de los terrenos de juego, fue titular contra el Barça —tras haber empezado desde el banquillo en Granada y Turín—, pero acabaría siendo sustituido por Vitolo en el minuto 65.

Simeone escuchó cómo parte de su hinchada le recriminó el cambio del luso, y el Cholo se justificaba de la siguiente manera: "Sentí que hasta ese momento había dado todo y estaba cansado. Quería poner a Vitolo, un jugador al que la gente también quiere mucho. En esa función de Joao es el que mejor nos hace tener transiciones en ataque. Nosotros estamos expuestos a las críticas".

La derrota, en cualquier caso, sigue generando muchas dudas en el Atlético, que queda ahora sexto en la tabla con 25 puntos, a seis de Barcelona y Real Madrid, y con un partido más. "Reforzados hubiéramos salido con los puntos, los merecimientos son solo una caricia cuando miras la clasificación. Tenemos que seguir siendo un bloque como lo venimos siendo en los últimos partidos, buscar ser más fuertes. Esto es un pulso y hay gente que cuando les aprietan un poco tuercen la mano, esperemos que nosotros tengamos fuerza en el brazo y en la muñeca", apuntaba.

Sin embargo, las declaraciones más llamativas del Cholo llegaban cuando le preguntaban si en el Atlético falta paciencia. El técnico argentino respondía, lanzando de paso un mensaje sobre los objetivos de cara a esta temporada. "Yo soy el que menos (paciencia) tiene, pero hay que entender el cambio enorme que ha habido en el equipo, que necesita su tiempo para mejorar. Hay que entender que estamos en un año de transición. Estamos mejorando en el juego, pero la parte más importante, que es el gol, nos falta. El Madrid y el Barça no me preocupan, me preocupa el Sevilla, que ya nos saca cinco puntos", destaca Simeone, recordando que el conjunto de Julen Lopetegui es tercero en la tabla con 30, a uno de la cabeza, pero también con un partido más que azulgranas y madridistas.

"Año de transición", apunta Simeone a la hora de hablar de un equipo que es el tercero más rico del fútbol español y que aún no ha sellado la clasificación para octavos de la Champions (con 7 puntos, el cuadro colchonero necesita ganar al Lokomotiv de Moscú en casa para no depender de lo que ocurra en la última jornada en el Bayer Leverkusen-Juventus).

Sin embargo, esa palabra, la de "transición", no ha gustado demasiado en las altas esferas del club del Metropolitano. Así, el consejero delegado del Atlético, Clemente Villaverde, quiso corregir al técnico cuando le sacaban a colación esa expresión de "año de transición". "La transición nuestra es estar peleando siempre arriba por todo. Tenemos once jugadores nuevos, pero tiene que ser una transición que te permita pelear por todo", apuntaba al respecto Villaverde.

Lo cierto es que ahora mismo la transición que le falta al Atlético se llama gol. Porque la versión actual del cuadro rojiblanco es la que menos goles marca a estas alturas en LaLiga Santander desde que Simeone asumió el cargo, hace ya ocho años (navidades de 2011).

Son sólo 16 goles a favor para el Atlético en el campeonato liguero, una cifra que solo empeoran seis equipos —los que ocupan las últimas seis plazas de la clasificación—, y con mucho el peor registro anotador del equipo en la era Simeone, que en 15 jornadas tenía en los 21 goles de la pasada temporada 2018/19 su peor cifra, cuando tenía tres puntos más que en el presente curso (28 por los 25 actuales).

Muy lejos de los 40 goles que llevaba el Atlético a estas alturas en el año del título liguero (2013-14, cuando era segundo de la tabla con 40 puntos); de los 35 del año anterior —el primero con Simeone iniciando el campeonato—; los 28 de la 2016/17 o los 27 de la 2014/15.

Tan sólo la solidez defensiva, con apenas 10 goles encajados —los mismos que el año pasado en esta misma jornada número 15—, permite al Atlético mantenerse en la pelea por la cabeza de la clasificación.

En Deportes

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios