Menú

Victoria cómoda del Real Madrid ante el Espanyol con los goles de Varane y Benzema (2-0)

Varane inauguró el marcador y Benzema lo cerró pese a una desacertada actuación del delantero. Vinicius, el más activo. Mendy, expulsado.

0
Varane inauguró el marcador y Benzema lo cerró pese a una desacertada actuación del delantero. Vinicius, el más activo. Mendy, expulsado.
Benzema celebra el segundo gol. | EFE

Se cumplió la lógica en el Santiago Bernabéu. Se enfrentaban el equipo más en forma de LaLiga, el Real Madrid, y la decepción de la temporada, un Espanyol que huele, y mucho, a segunda. 2 a 0 para los blancos o, más bien, los de verde. Quizá alguno dirá, y con razón, que se cumplió parte de lo esperado, que el Madrid ganara, porque ni hubo goleada ni esa ofensa superioridad que se podía intuir viendo las dinámicas de los dos equipos. Fue un partido discreto en líneas generales y, aun así, si no hubo más diferencia en el marcador fue porque Diego López recordó a sus mejores tiempos en el Bernabéu, aquellos en los que precisamente Benzema estaba más cuestionado con Mourinho. Aquel delantero poco se parece al actual que en un mal día termina con un gol y una asistencia. Estuvo desacertado, fallando ocasiones muy claras, pases relativamente sencillos para él y, aun así, como los mejores futbolistas, tuvo la calidad para ser el más decisivo y aparecer en las jugadas más destacadas de los resúmenes.

Que el Madrid sumara los tres puntos también beneficia a Vinicius porque así se hablará menos de un tópico que crece con motivos: es muy bueno, aporta mucho, pero falla absolutamente todo cuando está ante el portero rival. Ese el lado negativo que dicen que se puede mejorar. Porque Vinicius también tiene un lado muy positivo. El brasileño lleva un mes sin jugar casi. En muchos partidos se queda fuera de la convocatoria y, pese a ello, sigue demostrando, de primeras, que no es un jugador que se hunda o que se esconda y, segundo, que tiene muchas cualidades muy valoradas en el fútbol. Fue el principal atractivo en el Bernabéu. En un partido bastante plano, Vinicius intentaba y conseguía cosas distintas. Desborda a rivales como pocos. Da la sensación de que va a poder con todos… salvo con el portero. Hay pocos que tengan su velocidad y habilidad para regatear a jugadores. De hecho, Rodrygo, de quien muchos hablan mejor que su compatriota, está apagándose en los últimos partidos. Marcó tres goles al Galatasaray y, desde entonces, ha estado bastante discreto ante Real Sociedad, Alavés y ahora ante el Espanyol. Cuidado a las conclusiones precipitadas o exageradas. Cada uno tiene sus virtudes y defectos. Son distintos. Uno, Vinicius, busca superar con velocidad, y el otro, Rodrygo, más con arrancadas. El primero, es más útil en jugadas rápidas, y el segundo, en transiciones donde se busca más la asociación ya que da más tiempo para que lleguen sus compañeros a ocupar campo rival.

Zidane, por lesiones y porque llegan Mestalla y Camp Nou, empieza a hacer revoluciones en el once titular como bordó en la temporada del doblete. Hasta seis cambios hizo respecto al último partido de LaLiga. Pudo tener influencia en el ritmo del partido. Muy lento, falto de velocidad que es lo que demandaba el contexto. El Espanyol, con toda lógica viendo el momento que atraviesa, se plantó con cinco defensas y tres mediocentros. Muy metidos atrás, tampoco tuvieron muchas complicaciones para mantener el empate hasta casi el final de la primera parte. Pese a ello, Diego López tuvo que ganarse el sueldo.

Valverde le obligó a sacar una gran mano, pero fueron Vinicius y Benzema quienes monopolizaron las mejores ocasiones. Más el francés, que falló hasta un mano a mano casi desde 30 metros.

Quien abrió el marcador fue un defensa, y no fue a balón parado. Varane aprovechó un desorden en la defensa perica para marcar con un disparo cruzado. Un tanto clave y que evidencia la importancia que está adquiriendo Valverde para Zidane. El Espanyol intentó salir corriendo tras un saque de esquina a favor del Real Madrid pero no lo permitió el centrocampista uruguayo sacando la escoba con un robo clave. Pasan los partidos y a diferencia de otros jugadores jóvenes, como los citados Rodrygo y Vinicius, Valverde no da signos de flaqueza. Es tan regular como necesario en este Real Madrid. En defensa y en ataque porque sigue rompiendo lineas, porque sigue permitiendo que sus compañeros presionen más arriba, porque sigue robando muchos balones, porque se mueve más nadie… por muchos motivos, Valverde da muestras para pensar que hay un tremendo futbolista pero para ya, no para dentro de unos años.

El Espanyol, pese a su escaso bagaje ofensivo, tuvo al Bernabéu en vilo porque hasta el minuto 79 no marcó Benzema el segundo tanto. Una gran acción individual del delantero que aguantó él solo ante tres defensas esperando la llegada de algún compañero. Esa ayuda se la dio Valverde con una asistencia sensacional. Calleri tuvo un cabezazo que desvió bien Courtois y una gran acción de Casemiro en defensa cuando le quitó a Darder la cartera cuando este iba a disparar casi en el área pequeña… pero poco más. Jugaron con el marcador, con llegar a los últimos minutos con vida y a que pasara algo. Y pasó, o casi pasó. Vinicius vio una tarjeta amarilla y pudo ver la segunda. Es la principal queja de los catalanes y tienen razón en protestar. El Real Madrid se quedó con diez pero por la expulsión de Mendy y ya con 2 a 0 en el marcador. Con amarilla, vio la segunda en una falta innecesaria y que plantea un problema a Zidane. En Mestalla no estará Mendy ni Marcelo.

El técnico francés dio una pista de lo que puede hacer al poner al poner a Militao en esa posición en los últimos minutos. Y tiene mucho sentido porque el ex del Oporto ya dio un recital en Anfield en esa posición frenando a Salah. Ojo también a la situación de Casemiro que no vio tarjeta amarilla y si viera una ante el Valencia se perdería el encuentro ante el Camp Nou. Son quebraderos de cabeza para Zidane que, por otro lado, tiene motivos para estar feliz. Su equipo sigue ganando y son ya cinco victorias en los últimos seis partidos de LaLiga.

Ficha técnica:

2 - Real Madrid: Courtois; Carvajal, Varane, Sergio Ramos, Mendy; Casemiro, Kroos (Modric, m.70), Valverde; Rodrygo (Brahim, m.84), Benzema y Vinicius (Militao, m.83).

0 – Espanyol: Diego López, Víctor Gómez, David López, Bernardo, Calero, Didac; Marc Roca, Darder, Granero (Pol Lozano, m.72); Wu Lei (Campuzano, m.65), Calleri (Melendo, m.83).

Goles: 1-0, m.38: Varane. 2-0, m-79: Benzema.

Árbitro: Jaime Latre (Comité Aragonés). Amonestó a Vinicius (m.17), Mendy, Valverde (m.73) y expulsó a Mendy por doble amarilla (m-63 y m.82) por el Real Madrid y a Granero (m.15), Calero (m.60), y Darder (m.90+1) por el Espanyol.

Incidencias: Encuentro correspondiente a la decimosexta jornada de LaLiga Santader disputado en el estadio Santiago Bernabéu ante 64.125 espectadores.

En Deportes

    0
    comentarios