Menú

Copa del Rey

Zidane y la Real Sociedad dejan al Real Madrid sin otra Copa del Rey (3-4)

Noche memorable para la Real, que se aprovechó de los errores de Zidane. Isak, con dos goles, machaca a una defensa vulnerable con Marcelo y Nacho.

0
Noche memorable para la Real, que se aprovechó de los errores de Zidane. Isak, con dos goles, machaca a una defensa vulnerable con Marcelo y Nacho.
Isak celebra junto a Oyarzabal uno de sus dos goles al Real Madrid. | EFE

Zinedine Zidane nunca ha ganado la Copa del Rey, ni como futbolista ni como entrenador, y si sigue subestimando tanto a sus rivales, seguirá teniendo un vacío en su impecable expediente.

El técnico francés del Real Madrid se inmoló con una inexplicable alineación ante la Real Sociedad, y a diferencia del derbi del pasado sábado contra el Atlético de Madrid en el Bernabéu, no corrigió parte de sus errores a tiempo, sólo cuando el Real Madrid perdía ya por tres goles. Y aun así, con 1-4 en el marcador, con el estadio pitando a los suyos, se mascó una prórroga que hubiera sido recordada por mucho tiempo. Es lo que tiene no competir hasta la última media hora.

El líder de LaLiga no es el equipo menos goleado de Europa por casualidad, como tampoco es casualidad que esta tarde, en su propio estadio, pasen a encajar cuatro tantos en 70 minutos. Zidane arriesgó y se quemó por completo. Cambió el 75% de su defensa. Si ya estás obligado a poner a Nacho por la lesión de Carvajal, es innecesario meter a Militao, retratado ante Isak, y sobre todo a Marcelo, quien, visto su pésimo nivel, quizá haya podido jugar su último partido de la temporada. Y por si esto no fuera suficiente, hay que sumarle que la defensa no iba a tener la ayuda de Casemiro, con gripe. Zidane, en lugar de uno de los mejores mediocentros del mundo como es Modric, puso a James en el centro del campo. Fue como si el técnico galo no conociera a su equipo y como si no hubiera visto nunca a la Real. Sobrestimó a varios de sus jugadores e infravaloró a su rival.

La Real Sociedad tiene demasiada calidad como para que el Real Madrid, además de las lagunas colectivas, se pase todo el partido regalando ocasiones en los costados de Nacho y Marcelo. Los dos laterales no estuvieron a la altura del partido, pero Zidane no les ayudó sabiendo que ya habían avisado ambos de que no están ni para ser suplentes. El técnico quitó una carta, la de Casemiro, y se cayó el castillo de naipes. Es no tener las coberturas del brasileño, es no tener a Valverde en su sitio, es no tener la seguridad de Mendy, es no tener el control del centro del campo con Modric. Se fió todo a un ida y vuelta con tres centrocampistas, y siendo uno James, y contra esta Real Sociedad, es como pegarte un tiro en el pie. Sin Casemiro, Zidane debió fortalecer más al equipo e hizo lo contrario. Fue el escenario ideal para que Isak, Odegaard y Merino disfrutaran con su fútbol asociativo en busca del espacio que tan bien caza el delantero sueco. Hasta el intento de remontada, el Madrid recordó al de la pasada temporada. Vinicius y poco más.

El primer tanto fue de Odegaard, aunque el 95% fue de Areola. Doble fallo del portero. Primero con un disparo sencillo que despeja a la frontal y segundo al no cerrar las piernas. Se nos olvidaba que en la Copa tampoco está el Zamora de LaLiga. No es 'la ley del ex' porque Odegaard pertenece al Real Madrid. El joven noruego es un regalo doble para la Real Sociedad. Primero, por cederles a uno de los mejores futbolistas, y segundo, por permitirles que juegue ante el equipo que le paga. Demostró que tiene nivel de sobra para jugar con la camiseta blanca. Hasta que recibió una patada que le mermó, su encuentro fue extraordinario. Dejó una asistencia antológica en un tanto anulado de Isak. Un pase con la firma de Messi, Guti y pocos más.

El mejor aliado de Odegaard fue Mikel Merino. La presión del Real Madrid fue inútil, en gran parte por el mediocentro de la Real Sociedad. Constantemente se deshacía de rivales, con o sin pelota, para conectar con un Isak que, ante la rebeldía de Willian José, tuvo la oportunidad de mostrarse al mundo entero. Se fue del Bernabéu por la puerta grande. Dos orejas y rabo tras una faena que será un antes y un después para su carrera. En la primera parte se las apañó para crearse múltiples ocasiones que no terminó bien. En la segunda afinó la puntería y dejó dos golazos. Y sí, en ambos fallaron los dos laterales del Real Madrid. No sirvió de nada que Zidane cambiara a James por Modric.

A los pocos minutos de la reanudación, gol anulado a Isak. Segundos después, el 0-2. Perdón, el señor 0-2 porque el delantero de casi dos metros demostró por qué le comparan con Ibrahimovic al cazar una volea muy arriba que metió por la escuadra. Barrenetxea, que había salido por Januzaj, le hizo un roto a Nacho y Marcelo no estaba ni en la foto. Pero el roto que hacía Marcelo continuaba. Como si no supiera que estaban perdiendo la Copa del Rey por su lado. Otra vez una jugada de la Real por la zona de su responsabilidad y otra vez que se despista, se relaja y deja solo a Isaak, que si bien es cierto que recibe del cielo un rechace, es igual de verdad que Marcelo ni sabía que tenía un jugador rival cerca. El disparo fue imparable, reventando la escuadra. Otro gol muy de Ibrahimovic.

Marcelo recortó distancias más tarde tras un error de Remiro, pero está muy lejos de poder compensar en ataque todo lo que resta en defensa. Y tanto que, a los pocos minutos de marcar, la Real Sociedad metió el cuarto en otra jugada mal defendida por el lateral brasileño. Esta vez centró Isak y anotó libre de marca Merino desde el punto de penalti. Militao y Ramos tampoco ayudaron esta noche. Con la soga al cuello sí espabiló Zidane, que tocó la corneta. Quitó a Valverde y Brahim para dar entrada a Rodrygo y Jovic. Ataque total. En la última media hora, el Real Madrid sí demostró que quería la Copa. Producido por el contexto del marcador pero hay que reconocer que, a espíritu de remontada, no les gana nadie. Con todo en su contra, Rodrygo marcó el 2-4, a Vinicius le anularon un tanto por fuera de juego, Nacho anotó el 3-4 en el descuento e incluso Sergio Ramos tuvo el empate en la última jugada.


Ficha técnica

Real Madrid, 3: Areola; Nacho, Militao, Sergio Ramos, Marcelo; Valverde (Rodrygo, m.76), Kroos, James (Modric, m.46); Vinicius, Brahim (Jovic, m.76) y Benzema
Real Sociedad, 4: Remiro; Gorosabel, Aritz Elustondo, Le Normand, Monreal; Zubeldia, Mikel Merino, Odegaard (Guevara, m.64), Januzaj (Barrenetxea, m.46); Isak (Aihen, m.70) y Oyarzabal

Goles: 0-1, m.22: Odegaard; 0-2, m.54: Isak; 0-3, m.56: Isak; 1-3, m.59: Marcelo; 1-4, m.68: Mikel Merino; 2-4, m.81: Rodrygo; 3-4, m.93: Nacho
Árbitro: Mateu Lahoz (Comité valenciano). Amonestó a Le Normand (m.19), Zubeldia (m.66) y Oyarzabal (m.94), de la Real Sociedad; y a Militao (m.77) y Vinicius (m.95), del Real Madrid. Expulsó a Gorosabel en el minuto 95
Incidencias: Partido de cuartos de final de Copa del Rey 2019/20 disputado en el estadio Santiago Bernabéu ante 64.012 espectadores

0
comentarios

Servicios