Menú

Premier League

Adama Traoré: de objeto de deseo de las bandas callejeras a estrella de la Premier League

El extremo del Wolverhampton, que apura sus opciones de ir a la Eurocopa en la lista de Luis Enrique, cuenta sus duros inicios en Hospitalet.

0
El extremo del Wolverhampton, que apura sus opciones de ir a la Eurocopa en la lista de Luis Enrique, cuenta sus duros inicios en Hospitalet.
Adama Traoré, en un partido con el Wolverhampton Wanderers. | EFE

"He estado en peleas, claro. En mi colegio había bandas. Y se peleaban entre ellas constantemente. He visto pistolas y también he visto peleas con bates, cuchillos, botellas, de todo...". Es el duro relato de Adama Traoré Diarra (25 de enero de 1996, Hospitalet de Llobregat, Barcelona) al diario Sport sobre cómo fue su adolescencia en esta localidad situada al oeste de la ciudad condal.

Hoy es una estrella de la Premier League en las filas del Wolverhampton Wanderers, adonde recaló en verano de 2018 procedente del Middlesbrough. Pero Adama, que juega como delantero —habitualmente como extremo derecho—, no tuvo una infancia nada fácil en Hospitalet, el segundo municipio más poblado de Cataluña con cerca de 300.000 habitantes y de donde son naturales otras personalidades ilustres como Ferrán Adriá, José Corbacho, Nuria Espert, Joan Saura, Víctor Valdés o Jordi Alba, por citar algunos nombres.

Criado en el barrio con mayor densidad de Europa

Hijo de padres malienses que llegaron a Cataluña en los años 80 por motivos de trabajo, Adama se crió en los Bloques Florida, el enclave más emblemático del barrio de La Florida de Hospitalet, que es el de mayor densidad de población de toda Europa con unas 35.000 personas viviendo en 380.000 metros cuadrados. Una barriada que se alzó en plena posguerra en España (año 1955) para dar cobijo, en pisos de unos 35 metros cuadrados, a los ciudadanos que vivían en barracas del Somorrostro.

En La Florida se instalaron personas de distintas etnias, muchas de ellas gitanas, y la barriada "creció sin orden, con llegada de personas de diferentes orígenes, en un auténtico aluvión a principios del siglo XXI", según relatan al diario La Vanguardia desde la Asociación de Vecinos y Vecinas de La Florida (AViV La Florida), donde las plazas y los parques siempre han brillado por su ausencia.

En ese contexto, en esa barriada y en otras de las más peligrosas de Cataluña (entre ellas el Raval, en Barcelona capital), florecían pandillas como la Mara 18 y la Mara 13, dos bandas callejeras enfrentadas y creadas a imagen y semejanza de las peligrosas bandas de Centroamérica, dejando a su reguero numerosas peleas de extrema violencia en las calles y en locales de ocio nocturno. En el caso de estas dos pandillas callejeras, fuentes de los Mossos d'Esquadra sostienen que la Mara 18 y la Mara 13 están integradas por unas 250 personas en Cataluña. De sus miembros, tres de cada cuatro se encuentran entre Hospitalet, Barcelona y el Bajo Llobregat.

"Veía pistolas, peleas con bates, cuchillos..."

Y esas mismas bandas fueron las que quisieron reclutar a Adama y a su hermano mayor Moha (29 de noviembre de 1994), que juega como delantero en el Hércules. Pero los dos jóvenes se centraban en el fútbol: Adama era conocido en el barrio y por entonces ya jugaba en la cantera del Barcelona, tras haber llegado a La Masía con ocho años de edad. "Mi hermano y yo empezamos a jugar al fútbol en las calles en una pista como de fútbol sala. En la zona donde yo crecí había bastantes peleas, bastantes bandas, problemas... Mi hermano, mis amigos y yo jugábamos al fútbol y nos centrábamos en el fútbol. Daba igual qué banda viniera porque el fútbol lo unía todo", relata Adama Traoré en la entrevista a Sport.

"Muchas veces fuimos tentados por las bandas. Mi hermano, un amigo dominicano, yo... a todos nos tentaban. En ese momento pertenecer a una banda era algo popular, pero nosotros teníamos una mentalidad diferente porque queríamos ser futbolistas, no queríamos estar en ninguna banda, en ningún tipo de peleas", cuenta el atacante, una de las sensaciones de la Premier League este curso con cinco goles y diez asistencias en 39 partidos entre todas las competiciones.

"He estado en peleas, sí, claro. En mi colegio había bandas. Y se peleaban entre ellas constantemente. He visto pistolas y también he visto peleas con bates, cuchillos, botellas, de todo...", relata Adama Traoré en una entrevista que Sport publica a pocas horas del partido que su equipo de los Wolves jugará esta tarde frente al Espanyol, de vuelta de dieciseisavos de final de la Europa League (4-0 en la ida), en el RCDE Stadium. Un recinto deportivo situado en Cornellá-El Prat, a apenas 4 kilómetros de donde Adama pasó su infancia.

De posar con Mali a ser llamado por España

Adama Traoré es un delantero que, tras haber pasado por la selección española en distintas categorías inferiores (sub-16, sub-17, sub-19 y sub-21), llegó a ser convocado con la absoluta por Robert Moreno, de cara a los últimos partidos de la fase de clasificación para la Eurocopa 2020 contra Malta y Rumanía, para cubrir la ausencia por lesión del valencianista Rodrigo Moreno. Sin embargo, un día después de la citación, Adama se lesionó en un partido de la Premier contra el Aston Villa y el entonces seleccionador llamó a Pablo Sarabia (PSG) en su lugar.

Una convocatoria, la de la selección española absoluta, que le llegaba pocos días después de haber posado incluso con la camiseta del equipo nacional de Mali (como anécdota, cabe decir que en la selección maliense hay otros futbolistas llamados Adama Traoré que nada tienen que ver con el delantero de los Wolves).

"Es cierto que la Federación de Mali había mostrado su interés por contar conmigo. Mis padres nacieron allí y me siento ligado a ese país. Pero nací en España, he jugado con mi selección en todas la categorías inferiores y espero hacerlo en la absoluta", explicó antes de la llamada de Robert Moreno, aunque ahora su debut como internacional absoluto tendrá que esperar. Viendo su enorme rendimiento este curso, tal vez le llegue el turno en la próxima convocatoria de Luis Enrique de cara a los amistosos de marzo contra Alemania (día 26 en el Wanda Metropolitano) y Holanda (día 29 en el Johan Cruyff Arena de Ámsterdam), con vistas a la Eurocopa 2020.

Adama Traoré estuvo varias temporadas en el filial del Barça y llegó a debutar en el primer equipo de la mano de Gerardo Tata Martino, el 23 de noviembre de 2013 en un partido de Liga ante el Granada, con 17 años y 302 días.

Debido a su falta de oportunidades en el conjunto azulgrana, Adama Traoré decidió probar suerte en la Premier League y el 14 de agosto de 2015 se confirmó su fichaje por el Aston Villa, por 10 millones de euros. Un año después, tras el descenso de los villanos, se marchó al Middlesbrough y en la temporada 2017/18, antes de recalar en su equipo actual de los Wolverhampton Wanderers —en un traspaso cifrado en 20 millones de euros—, fue una pieza clave del Boro jugando 40 partidos en los que firmó cinco goles y 12 asistencias, siendo considerado el mejor regateador de Europa al encabezar la lista en primer lugar con un 70% de acierto en 194 intentos de desborde.

El 'Hulk' de la Premier League formado en La Masía

Lo cierto es que Adama Traoré ha experimentado un impresionante cambio físico desde que llegó a la Premier League: salió del Barcelona siendo un chico delgado y actualmente luce una figura extremadamente musculada, como Hulk, que no le ha hecho perder su gran velocidad —considerado uno de los futbolistas más rápidos del mundo, con picos que alcanzan los 36,5 kilómetros por hora— y su calidad, destacando su definición en los remates a puerta. Pese a todo, él dice que esta evolución se debe a una cuestión "genética". "No hago pesas. Ya sé que es difícil de creer, pero no hago pesas. Es genética. Estoy bastante grande para ser futbolista. Hago ejercicios, pero no tanto volumen porque me pongo grande muy rápido", indicó el jugador a mediados de enero pasado, poco antes de cumplir los 24 años, en entrevista al programa Jugones de Atresmedia.

Traoré (1,78 metros y 72 kilos) ha desarrollado su musculatura realizando algunos trabajos con Global Performance, un centro de Alto Rendimiento Deportivo que se encuentra ubicado en Barcelona, y esta empresa se ha encargado de colgar en internet algunos vídeos sobre la preparación física del futbolista del Wolverhampton.

Un Adama Traoré que, a pesar de su pasado barcelonista, no tendría inconveniente alguno en pasarse al eterno rival. "No tendré ningún problema si me llama el Real Madrid", dijo el extremo español, de origen maliense, en una entrevista a As la semana pasada.

0
comentarios

Servicios