Menú

Europa League

El Sevilla supera al Inter en una gran final y conquista la sexta Europa League de su historia (3-2)

Pleno de los andaluces al ganar seis títulos en otras tantas finales. Doblete de De Jong y golazo de chilena de Diego Carlos en una final eléctrica.

0
Pleno de los andaluces al ganar seis títulos en otras tantas finales. Doblete de De Jong y golazo de chilena de Diego Carlos en una final eléctrica.
Los jugadores del Sevilla posan con el trofeo de la Europa League conquistado ante el Inter de Milán. | EFE

No diga Europa League, diga Sevilla. El club andaluz mantiene su idilio con esta competición, que ha ganado por sexta vez en su historia después de seis finales disputadas. Se dice pronto. Los nervionenses han derrotado en esta ocasión a todo un equipazo como es el Inter de Milán, un conjunto construido a golpe de talonario (Lukaku, Alexis Sánchez, Diego Godín, Eriksen...) para agrandar su leyenda en el segundo torneo europeo a nivel de clubes. 2006, 2007, 2014, 2015, 2016... y ahora un nuevo título continental en este extraño 2020, un año marcado por la pandemia del coronavirus.

No hubo público en las gradas del Stadion Köln de Colonia (Alemania), pero los empleados del Sevilla se dejaron notar de lo lindo frente a un Inter que, poco a poco, con el paso del tiempo, acabaría hincando la rodilla. Terminarían los nerazzurri rindiéndose a la realidad, esa que dice que el Sevilla FC es el rey de la Europa League y que no hay guapo quien le tosa en esta competición.

Tras el parón por el confinamiento, lo comprobaron en sus carnes la Roma (octavos de final), el Wolverhampton Wanderers (cuartos), el Manchester United (semifinales) y ahora el Inter de Antonio Conte. El cuadro sevillano, que este año se ha reforzado con muchas caras nuevas, con un nuevo entrenador como Julen Lopetegui y el regreso de Monchi a la dirección deportiva, fue de menos a más en una final para enmarcar. Encajó un gol muy pronto, pero se sobrepuso a las adversidades para dejar bien alto el pabellón del fútbol español en Europa, después de las eliminaciones del Barcelona, Atlético y Real Madrid en la Liga de Campeones. Los hispalenses estarán el próximo curso en la Champions y partirán como cabezas de serie en el sorteo por su condición de campeones de la Europa League.

La apuesta por De Jong funcionó

Se medían esta noche en Colonia dos equipos dispuestos a darlo todo sobre el campo. En el Sevilla, Lopetegui sorprendió con la entrada al campo del holandés Luuk De Jong por En-Nesyri, mientras que Conte salió con el once esperado. Empezó avisando el equipo español con un tímido disparo de Fernando, pero los italianos no tardaron en emplear su mejor arma, el contraataque, para empezar golpeando. Sólo se habían cumplido cuatro minutos cuando Lukaku se fue en potencia de Diego Carlos, que le derribó dentro del área y cometió su tercer penalti seguido en esta fase final —ya lo hizo ante el Wolves y el United—. Una pena máxima que el goleador belga convirtió de tiro ajustado en su gol número 34 esta temporada y en el 0-1. El partido se le ponía muy cuesta arriba al cuadro andaluz, pero reaccionó rápido, moviendo bien el balón al ritmo de un Ever Banega que ha jugado su último partido con la camiseta del Sevilla —la próxima temporada jugará en el Al Shabab de Arabia Saudí—, y a los 11 minutos igualó la contienda gracias a un cabezazo inapelable de De Jong tras un centro medido desde la derecha de Jesús Navas.

El partido era frenético, de ida y vuelta con llegadas constantes a las áreas de Handanovic y un Bono que ha demostrado que sigue en estado de gracia. El Inter pidió sin éxito un penalti por manos de Diego Carlos que no concedió el árbitro holandés Makkelie, tras la revisión del VAR, y buscó siempre la velocidad de Lukaku, aunque no tuvo opciones claras ante el control sevillista. Si el belga creaba peligro a la contra con su velocidad, en la otra cara de la moneda estuvo un Lautaro Martínez —objeto de deseo del FC Barcelona— que estuvo desaparecido y apagado en todo momento.

El Sevilla intentó tener más el balón a la espera de alguna buena ocasión, y ésta llegó a los 33 minutos con otro golazo de Luuk De Jong —le salió bien la apuesta a Lopetegui—, cabeceando en parábola, en el segundo palo, un buen lanzamiento de falta de Banega. Pero la alegría le duró muy poco a los nervionenses, pues el Inter empataría el partido sólo dos minutos después: el excolchonero Diego Godín, en el área pequeña, conectó un gran cabezazo entre una maraña de jugadores tras una falta botada por Brozovic.

El partido seguía a un ritmo trepidante y el Sevilla lo intentó por medio de Lucas Ocampos, aunque el argentino se topó con Handanovic.

Lógico bajón tras el descanso

El ritmo de juego bajó tras el paso por vestuarios —lógico tras el gran esfuerzo realizado por ambos equipos en una primera mitad frenética—. Tanto el Sevilla como el Inter optaron por no asumir riesgos, pero los italianos, fuertes atrás, buscaron rápidos contraataques. En uno de ellos, Lukaku tuvo una clarísima ocasión de haber firmado el 2-3 en el mano a mano, pero se topó con un Bono providencial en su salida. El meta marroquí, héroe de la semifinal ante el United, salvó de nuevo a su equipo en una gran intervención.

Previamente, Diego Carlos despejó providencialmente un tiro de Gagliardini que llevaba marchamo de gol y Reguilón trató de sorprender con un remate que se estrelló en el lateral de la red a los 57 minutos.

Una chilena que vale un título

El esfuerzo empezó a hacer mella en ambos equipos y Lopetegui tuvo que sustituir a Ocampos, tocado en una rodilla, por Munir. Ashley Young lanzó con peligro una falta que despejó con los puños Bono y, sólo unos segundos después, Banega puso un magnífico balón al área en una falta y el rechace lo recogió Diego Carlos para marcar el 3-2 con una espectacular chilena. El brasileño tuvo la ayuda de Lukaku, que en su intento de despeje desvió al fondo de la red un balón que parecía que se iba fuera.

Antonio Conte quiso reaccionar haciendo un triple cambio, al meter en el campo a Eriksen, Victor Moses y Alexis Sánchez, pero no le dio resultado. El Sevilla supo pertrecharse bien atrás y frenar las tímidas acometidas de los interistas en la recta final del choque. De hecho, lo que pudo llegar fue el 4-2. Jules Koundé, que realizó un magnífico partido en todas las facetas del juego, conectó un cabezazo dentro del área que se marchó alto y, poco después, evitó el gol del empate al salvar un remate de Alexis en la misma raya de gol.

Al Sevilla empezaba a ponérsele cara de campeón. El Inter lo intentó con timidez y los andaluces dejaron pasar el tiempo para conquistar el sexto título de Europa League de su historia.


Ficha técnica

Sevilla FC, 3: Bono; Jesús Navas, Koundé, Diego Carlos (Gudelj, m.86), Reguilón; Joan Jordán, Fernando, Banega; Suso (Franco Vázquez, m.77), Ocampos (Munir, m.70); y De Jong (En-Nesyri, m.85)
Inter de Milán, 2: Handanovic; Godín (Candreva, m.90), De Vrij, Bastoni; D'Ambrosio (Moses, m.78), Barella, Brozovic, Gagliardini (Eriksen, m.78), Young; Lautaro (Alexis Sánchez, m.78) y Lukaku

Goles: 0-1, m.4: Lukaku, de penalti; 2-0, m.11: De Jong; 2-1, m.33: De Jong; 2-2, m.35: Godín; 3-2, m.74: Diego Carlos
Árbitro: Danny Makkelie (Países Bajos). Mostró tarjeta amarilla a Diego Carlos (m.4) y Banega (m.44), del Sevilla; y a Antonio Conte (m.18), Barella (m.41), Basconi (m.55) y Gagliardini (m.73), del Inter
Incidencias: Final de la Europa League 2019/20 disputada a puerta cerrada en el Estadio de Colonia (Alemania). Césped en perfectas condiciones

0
comentarios

Servicios