Menú

España se mete en la Final Four de la Liga de Naciones con una goleada histórica a Alemania (6-0)

Hat-trick de Ferran. También marcaron Morata, Rodri y Oyarzabal para un equipo que se mete en la Final Four con más facilidad de la esperada.

0
Hat-trick de Ferran. También marcaron Morata, Rodri y Oyarzabal para un equipo que se mete en la Final Four con más facilidad de la esperada.
Ferran Torres (c) celebra con Morata (i) y Gayá uno de sus tres goles a la selección alemana. | EFE

Pues va a ser que Gary Lineker no tiene razón. No esta vez. "El fútbol es un deporte que inventaron los ingleses, juegan once contra once, y siempre gana Alemania", aseguró en 1990 el exjugador del Barcelona. Lo dicho, va a ser que no. Esta Alemania es una burda caricatura del equipo siempre competitivo que ha ganado cuatro Copas del Mundo y en casi todas sus épocas ha sido un muro infranqueable, una selección que sencillamente arrasa, juegue bien o mal. El actual conjunto de Joachim Löw dista mucho de su mejor versión, obviamente, y esta noche en La Cartuja se ha llevado un serio correctivo (6-0) de una España que ha logrado el billete para la Final Four de la Liga de Naciones con mucha más facilidad de la esperada.

La selección de Luis Enrique, que venía de ofrecer una pobre imagen en Basilea ante Suiza (1-1), le puede ganar a la Mannschaft, faltaría más, pero ni los más optimistas soñaban con que le pintase la cara de esta forma a un equipo que cuenta en sus filas con jugadores de la talla de Neuer, Kroos, Gnabry, Sané, Gündogan, Timo Werner... Faltaba Kimmich, uno de los referentes del conjunto germano, pero aún así, por nombres, sigue teniendo un equipazo, a estrellas que juegan en clubes de la elite europea.

Pero se topó con la mejor España en mucho tiempo, con un conjunto, el tres veces campeón de Europa y una del mundo, que ha firmado su mejor partido en años. Luis Enrique ha estado dándole muchas vueltas de tuerca a este equipo, y por fin parece que va dando con la tecla. Unai Simón de nuevo en la portería —y ya van tres partidos consecutivos tras haber debutado en Ámsterdam y tener continuidad en Basilea y esta noche en Sevilla— y un nueve puro como Álvaro Morata, referencia en una delantera que completaron Dani Olmo y el trigoleador Ferran Torres, que no pararon de correr. Tras ellos, en la sala de máquinas, Koke Resurrección como creador de juego y Rodri, stopper ante la baja de Busquets por lesión. Junto a ellos jugó Fabián Ruiz, que tuvo que entrar muy pronto al campo por la temprana lesión de Sergio Canales.

Fue el primer contratiempo para España en una noche en la que la tensión de podía cortar con un cuchillo. Los de Luis Enrique necesitaban ganar sí o sí para seguir adelante en esta Liga de Naciones, y Alemania, que venía de remontar ante Ucrania con un doblete de Timo Werner (3-1), no era precisamente un convidado de piedra, sino más bien un lobo feroz. Pero ese lobo fue hoy un manso corderito al que España devoró desde prácticamente el pitido inicial.

Con una gran disciplina defensiva y recuperando la puntería en ataque, los locales firmaron una primera mitad para enmarcar en la que aparcaron el debate sobre la eficacia de cara al marco rival —y nunca mejor dicho si la que está enfrente es Alemania—. Tras el contratiempo protagonizado por Canales, España se creció y Morata estrenó el marcador al cuarto de hora con un gran gol de cabeza a la salida de un córner botado por Fabián.

El delantero de la Juventus, que vive uno de los mejores momentos de su carrera, estaba híper motivado y sólo cinco minutos después vio cómo el árbitro sueco Andreas Ekberg le anulaba injustamente un gol por un fuera de juego que no era. Pero cabe recordar que en esta Liga de Naciones no hay VAR, por lo que España se quedaba de momento sin un 2-0 que debió subir al marcador: increíble esta ausencia de tecnología en pleno siglo XXI.

España fue creciendo en todas las zonas y, en el centro del campo, Fabián, Koke y Rodri se comieron a Kroos, Goretzka y Gündogan, incapaces de tener la pelota para abastecer con balones al espacio a su eléctrico trío ofensivo formado por Werner, Gnabry y Leroy Sané. Neuer había sido protagonista en los primeros compases del choque al desviar a córner una falta lanzada por Sergio Ramos, que quiso redimirse tras fallar dos penaltis en Basilea, y luego se agigantó en un mano a mano con Ferran Torres, imparable para Max. Sin embargo, el meta del Bayern no pudo evitar que el segundo subiera al marcador en el 33'.

La lesión de Ramos no altera el guión

Otra jugada que comenzó por el lado derecho esta vez acabó en el izquierdo. Gayá, de vuelta tras el contratiempo sufrido en Holanda, puso un medido centro que Dani Olmo cabeceó al larguero. El rechace le cayó a Ferran, que remató de manera inapelable a la red. Alemania no pudo reaccionar porque enseguida llegó el tercero, en otro saque de esquina, esta vez rematado a la perfección por Rodri Hernández. La contundencia en el marcador al descanso y la alegría en el fútbol local sólo se vieron empañadas por una nueva lesión, la de Sergio Ramos, que tuvo que ser sustituido por Eric García.

España ganaba a Alemania por 3-0 al descanso y empezaba a acariciar el billete para la Final Four con las yemas de los dedos. La Mannschaft buscó ser más agresiva arriba, pero también dejaba muchos espacios atrás y eso lo aprovechó España para hurgar aún más en la herida. Dani Olmo y Morata tuvieron dos buenas ocasiones en sus botas para haber logrado el 4-0, que finalmente acabaría rubricando Ferran Torres gracias a la generosidad de Gayá.

Ahí se acabó definitivamente el partido: Alemania estaba entregada a una selección española que no se conformó con ese marcador y buscó la manita. Así, el citizen Ferran redondeó su gran noche con el hat-trick y la manita para España. Un 5-0 que no despertó el orgullo de Alemania y cuyo objetivo pasó a ser no encajar el sexto, como demostró Joachim Löw con su cambio ultradefensivo, sacando del campo a un delantero, Timo Werner, para meter a un defensa, Henrichs.

Pudo haber llegado el 5-1 con un trallazo de Gnabry desde fuera del área que se estrelló en el larguero, en la única acción de peligro que firmó el cuadro germano en todo el partido. Pero hubiera sido demasiado premio para una Mannschaft que nunca compareció en La Cartuja. Y lo que sí llegó fue el sexto, ya en las postrimerías del partido, con la firma de Oyarzabal. Ni siquiera Alemania logró esa meta de no encajar un sexto gol. Ni siquiera eso.

La noche salió a pedir de boca: tres puntos con una goleada histórica a Alemania y billete para la Final Four del próximo mes de octubre. Hacía nada menos que 89 años (1931) que un equipo ganaba por seis goles de diferencia al cuadro germano, que entonces se llevó otro contundente 6-0 frente a Austria.


Ficha técnica

España, 6: Unai Simón; Sergi Roberto, Sergio Ramos (Eric García, m.43), Pau Torres, Gayá; Canales (Fabián, m.12), Rodri, Koke; Dani Olmo (Gerard Moreno, m.73), Morata (Oyarzábal, m.73) y Ferran Torres (Asensio, m.73)
Alemania, 0: Neuer; Ginter, Süle (Tah, m.46), Koch, Max; Goretzka (Neuhaus, m.61), Kroos, Gündogan; Sané (Waldschmidt, m.61), Werner (Henrichs, m.77) y Gnabry

Goles: 1-0, m.17: Morata; 2-0, m.33: Ferran Torres; 3-0, m.38: Rodri; 4-0, m.55: Ferran Torres; 5-0, m.71: Ferran Torres; 6-0, m.88: Oyarzabal
Árbitro: Andreas Ekberg (Suecia). Mostró tarjeta amarilla a los alemanes Koch (m.37), Tah (m.67) y Gnabry (m.84)
Incidencias: Partido de la sexta y última jornada del grupo 4 de la Liga de Naciones, grupo A, disputado en el estadio de La Cartuja de Sevilla, a puerta cerrada por los protocolos sanitarios debido a la pandemia de coronavirus

En Deportes

    0
    comentarios

    Servicios