Menú

Javi Calleja: "Hay mucho futbolista de escuela y se echa de menos al jugador de calle"

El ex del Villarreal, nuevo protagonista del serial de entrevistas a entrenadores de Libertad Digital.

0
El ex del Villarreal, nuevo protagonista del serial de entrevistas a entrenadores de Libertad Digital.
Javi Calleja con el Villarreal. | Cordon Press

Libertad Digital sigue con su serial de entrevistas a entrenadores tras los episodios con Pacheta, Paco Jémez, Asier Garitano, Irene Ferreras, Míchel González, Julio Velázquez, José Luis Oltra, Martín Lasarte y Miroslav Djukic.

En nuestro décimo episodio de este serial hemos contado con el exentrenador del Villarreal, Javi Calleja. Como jugador pasó por la cantera del Real Madrid y estuvo también en Alcalá, Onda, Villarreal, Málaga y Osasuna. En su papel como entrenador, su carrera, de momento, solo tiene el color amarillo del submarino, tanto en el primer equipo como en el Juvenil y en el Villarreal B.

Pregunta: ¿Ve mucho fútbol ahora que no tiene equipo o controla la dosis futbolísticas?

Respuesta: Soy de los que ve mucho fútbol (risas). Me paso todo el fin de semana viendo la liga española y también algún partido internacional. Es importante estar pendiente de lo que ocurre también fuera, aparte de seguir nuestra liga. Todo lo que tenga que ver con mi profesión es importante.

P: Escuchando su respuesta, no descarta entrenar en el extranjero, ¿verdad?

R: Por supuesto que no me cierro las puertas a nada. Hay ligas muy atractivas y lo que me importa y lo que me interesa de verdad es la calidad del proyecto que se me pueda presentar. Si es algo que me motiva y me ilusiona me es indiferente que sea en el extranjero o aquí en España.

P: Nos comentaba Djukic en la última entrevista del serial que los partidos ahora ya no se ganan por 4-3 o 5-4 sino por 1-0. ¿Se ha vuelto el fútbol excesivamente táctico?

R: Un recurso que han tenido muchos equipos esta temporada ha sido el ser más conservadores en sus planteamientos. Intentar mantener la portería a cero y arriesgar menos que otras temporadas donde se veían a equipos más valientes o que arriesgaban más a través del fútbol combinativo. Ahora hay cierta tendencia a mantener una estructura muy fija, no encajar goles y a partir de ahí buscar el momento para hacer daño al rival, ya sea a balón parado o con alguna ocasión aislada. Eso hace que se vean menos goles. Pero bueno, yo soy un detractor grande de todo eso y es verdad que echo de menos equipos que arriesguen un pelín más.

P: ¿Se están volviendo los futbolistas de esta generación demasiado autómatas? ¿Se están olvidando de la improvisación para hacer tácticamente lo que les pide su entrenador sin cuestionarse el por qué?

R: Llevo viendo esto que me comentas mucho tiempo. Hay mucho futbolista de escuela y se echa de menos al futbolista de calle. Ahora se marcan unas pautas muy claras de trabajo, los jugadores también tienen muy estudiado lo que puede hacer el rival y se les da todo muy masticado. Pero al final el fútbol necesita del jugador con talento que no se basa solo en el libreto que le marcan sino que puede improvisar e imponer su calidad. Tienen que saltarse un poco las normas. Los jugadores más desequilibrantes suelen ser los que a veces pasan de la táctica. Nosotros tenemos que ayudarles a explotar todo ese talento, darles ciertas pautas, pero también dejarles que puedan ser protagonistas en la toma de decisiones.

P: ¿Cómo es Javi Calleja en una semana de trabajo? ¿Se centra en el rival, en su equipo o en ambos?

R: Ahora que está muy de moda el ajedrez es cierto que los entrenadores tenemos que buscar todas las jugadas y alternativas que pueden ocurrir dentro de un partido de fútbol. Pero no es que sepamos exactamente todo lo que va a pasar porque esto no es algo matemático. Hay que estudiar lo que puede pasar, tomar decisiones constantes y acordar con tu equipo de trabajo lo que vamos a hacer y cómo lo vamos a hacer. Dominio, presión, factores psicológicos… Hay que tener en cuenta todo. Me considero un entrenador metódico, que intenta conocer lo mejor posible al rival y que intuye bien lo que puede suceder durante los partidos. Por supuesto me considero un técnico que quiere dar a su equipo un estilo de juego concreto, una personalidad dentro de juego y que seamos un equipo de iniciativa, no de reacción.

P: ¿Dedica mucho tiempo a analizar los partidos tras jugarlos o pasa página y se centra en el siguiente choque?

R: Me gusta mucho analizar las cosas y saber por qué han pasado. Incluso aunque ganemos me gusta analizar lo que ha ocurrido. Puedes salir enfadado habiendo ganado o al revés, salir satisfecho pese a sumar una derrota. A principio de cada semana intento ver qué hemos hecho en el partido anterior buscando nuestras carencias y nuestras virtudes. Eso no es vivir del pasado sino mejorar lo que hacemos día a día de cara al futuro. Eso sí, no hay que detenerse en el pasado porque si lo haces nunca evolucionas.

P: A ningún técnico le gusta hablar de un sistema concreto o cerrado, pero ¿cree que la aparición o la tendencia actual hacia el 5-3-2 es una nueva evolución que empieza a salirse de los habituales 4-4-2 o 4-3-3?

R: Con el calendario que tenemos tan cargado es difícil que un entrenador pueda trabajar en varios sistemas para utilizar durante los partidos. Por eso al final nos acabamos acomodando en uno en particular. Por ejemplo, el 5-3-2 que has comentado se utiliza muchas veces porque el rival te juega con dos delanteros y tú con tres centrales buscas superioridad en esa parte del campo, tanto para defender como para construir. Los sistemas son dinámicos y uno tiene que ser consciente de que tomando una simple decisión todo puede cambiar en un instante. Un sistema, cuanto más cuadriculado sea, más posibilidades hay de combatirlo y por eso se debe buscar algo más flexible. Hay que saber los puntos de partida del mismo y luego hacer que los jugadores estén cómodos en las posibles variaciones que pueda tener este sistema durante los partidos.

P: ¿Tiene la sensación de que a nivel general, periodistas, aficionados y dueños de los clubes solo piensan en que su equipo ha perdido y nunca valoran que el rival les ha podido ganar?

R: Totalmente. Al final esto es una realidad en el fútbol y la gente no valora que hay un equipo rival que además puede jugar muy bien y ganarte. Todos solemos pensar que nuestros equipos tienen a los mejores y se suele infravalorar lo que tiene el rival. Se valora poco esa lucha constante por imponerse al rival. Suena a cliché, pero es que solo puede ganar uno en este juego y cuando se pierde se suele mirar más hacia uno mismo que hacia lo que ha hecho el otro equipo. También entiendo que el entrenador tenga esa imagen de ser el responsable de todo. Sobre todo para lo malo, porque para lo bueno el foco suele ir a los jugadores, pero somos los que tomamos las decisiones, los que creamos una forma de jugar y si eso no funciona somos los máximos responsables.

P: ¿Ya se veía como entrenador cuando era futbolista? ¿Tuvo alguna influencia en la figura de algún entrenador en concreto?

R: He tenido la suerte de trabajar con Camacho, Mendilibar o Pellegrini. En el día a día con el que más me he divertido fue con Juan Carlos Garrido en el filial del Villarreal, por poneros otro ejemplo. Al final somos la suma de todos ellos. Imagino que hay entrenadores que siendo jugadores han tenido algún técnico que les haya marcado mucho y que gracias a esa persona quisieron seguir este camino en los banquillos. En mi caso cuando empecé en la cantera del Real Madrid veía a técnicos en el fútbol base que estaban muy bien preparados y eso me hizo prestar atención a este mundo. Pero es cierto que el lugar que más influencia ha tenido en mí ha sido el filial del Villarreal. Allí me he rodeado siempre de profesionales con mucha pasión y con mucho conocimiento del juego y eso me ha hecho luchar por el sueño que tenía de llegar lo más arriba posible.

En Deportes

    0
    comentarios