Menú

El misterio del 'fútbol de chapas' encontrado en una tumba egipcia

En la tumba de un niño se encontró un juego que podría ser el antecesor de nuestras famosas 'chapas'.

0
En la tumba de un niño se encontró un juego que podría ser el antecesor de nuestras famosas 'chapas'.
Esquema del juego encontrado en la tumba egipcia. | Rosa Pujol

Libertad Digital ha iniciado un serial de reportajes y entrevistas que traen hasta nuestros días el deporte que se practicaba en las civilizaciones antiguas. En el primer episodio hablamos de Roma con Santiago Posteguillo y descubrimos, entre otras muchas cosas, la relación entre Rafa Nadal y los tres emperadores hispanos que hubo en la historia. Ahora con Egipto y Rosa Pujol descubrimos el misterio del 'fútbol de chapas' encontrado en una tumba egipcia.

En la entrevista que tuvimos con la presidenta de la Asociación Española de Egiptología, Rosa nos habló de un juego descubierto en la tumba de un niño: "Hay muchas representaciones de niños jugando a diferentes juegos. Un ejemplo lo podemos encontrar en la tumba de un niño donde se encontraron unos elementos de piedra que hacían las veces de porterías de fútbol y otros que simulaban piezas de diferentes equipos. Yo lo dejo ahí, pero podemos estar hablando de una especie de fútbol de chapas de la época".

Para adentrarnos más en este misterioso juego encontrado y que podría ser un antecesor de las chapas que han marcado más de una infancia en España tenemos que hablar de la tumba número 100 de la necrópolis de Ballas, en la provincia de Qena. Esta tumba fue descubierta por J.E Quibell y W.M Flinders Petrie y correspondía a los restos de un niño egipcio.

En la tumba a la que nos referimos se encontraron nueve piezas en forma de pequeñas vasijas y que tenían un lado plano. Estaban hechas de alabastro y piedra veteada. Al no tener ninguna perforación, descartando así que fueran parte de un collar, se pensó en el lado plano para teorizar que las mismas se debían colocar sobre ese lado. Junto a estas nueve piezas se encontraron cuatro bolas perfectas de porfirio. Esto llevó a los excavadores a pensar en una especie de juego, algo muy a tener en cuenta al tratarse de la tumba de un niño pequeño. Además también se encontraron tres barras de piedra gris, dos verticales y una horizontal más larga, que harían las veces de portería.

Con todos estos ingredientes, los excavadores empezaron a pensar en un juego parecido a los bolos y también al famoso fútbol de chapas que todos conocemos. Es una simple teoría, pero hay elementos suficientes para sostenerla.

En Deportes

    0
    comentarios