Menú

El Manchester City golea al Arsenal en la Copa de la Liga y deja a Arteta con la soga al cuello (1-4)

El Manchester City tumba al Arsenal en el Emirates Stadium, en cuartos de final de la Carabao Cup (Copa de la Liga).

0
El Manchester City tumba al Arsenal en el Emirates Stadium, en cuartos de final de la Carabao Cup (Copa de la Liga).
Los jugadores del Manchester City celebran el gol de Gabriel Jesús. | EFE

El Manchester City desgarra la herida de un Arsenal que se desangra por los cuatro costados y que queda eliminado de la Carabao Cup (Copa de la Liga inglesa) al perder por 1-4 este martes en los cuartos de final.

Mikel Arteta, antiguo alumno de Pep Guardiola en el City, queda marcado por un partido más sin ganar, que hace que el equipo gunner no huela un triunfo —sin contar la Europa League— desde el pasado 1 de noviembre, cuando ganaron al Manchester United en Old Trafford. Tras una travesía desastrosa en la Premier, apaciguada por los triunfos en Europa, el Arsenal llegó a esta Copa de la Liga con la intención de demostrar la solidez en eliminatorias de la pasada FA Cup, donde ya eliminó al City en semifinales.

Pero se chocó con la realidad, con un equipo que es inferior en prácticamente cada parcela del campo a un City que pelea por todos los títulos. Arteta tiene a su disposición muchos jugadores que no están a la altura de la situación y de eso se aprovechó un City que durante los primeros 15 minutos amasó el 90% de la posesión.

Para entonces ya ganaba 1-0, gracias un gol de Gabriel Jesús de cabeza que acentuó la pasividad defensiva de los de rojo, quienes solo entraron en el partido cuando uno de los innumerables centros que utilizan como forma de ataque encontró la cabeza de Alexandre Lacazette.

Pero eso no escondió los problemas de un equipo que se desarmó en la segunda parte, cuando el City superó la inercia del gol. Mahrez, con una falta que se tragó Alex Runarsson, y Phil Foden, picando la pelota delante del islandés pese a estar en fuera de juego —no hay VAR en esta competición—, sentenciaron a un Arsenal para el que la mejor noticia es que las gradas del Emirates estaban vacías y no había aficionado capaz de abuchearles.

El cuarto gol visitante lo firmó Aymeric Laporte de cabeza, en un estadio que con público no hubiera permitido sangrías como esta. En diciembre, el Arsenal está ya fuera de la Copa de la Liga, más cerca del descenso que de Europa y prácticamente con la única alegría de la Europa League.

En Deportes

    0
    comentarios